Los católicos de Ucrania quieren acoger al patriarca ortodoxo de Moscú

Su visita debería tener «efectos positivos» para las relaciones mutuas

Share this Entry

LVOV, 12 enero 2003 (ZENIT.org).- Si el patriarca ortodoxo de Moscú visita Ucrania, como se anunció a finales de noviembre pasado, la Iglesia católica de rito bizantino de ese país estará encantada de recibirle como a un «huesped de gran importancia».

Lo ha confirmado el cardenal Lubomyr Husar, arzobispo mayor de Lvov de los ucranios, deseando que este acontecimiento, que hasta ahora ha sido atrasado a causa de problema de salud y otros compromisos del patriarca Alejo II, pueda mejorar las relaciones entre las diferentes confesiones en Ucrania.

En una declaración pública, el líder de los católicos de rito oriental de Ucrania recuerda los efectos positivos de la visita de Juan Pablo II a su país, en junio de 2001, y desea que la visita del líder ortodoxo ruso traiga nuevos «efectos positivos».

El patriarca Alejo II es patriarca de los ortodoxos ucranianos, aunque en los últimos años han surgido dos cismas en el seno de la Iglesia ortodoxa en ese país.

En el comunicado, que ha sido retransmitido por Radio Vatiano, el cardenal Husar recuerda que «la voluntad de Cristo para nosotros es clara: que sean una cosa».

«Ciertamente el camino de la unidad es muy largo –añade el purpurado–, pero ha llegado la hora de dar los primeros pasos», «valientemente», comenzando por la «comprensión recíproca» y el «perdón».

Por último, el cardenal Husar desea que la visita del patriarca de Moscú a Ucrania contribuya a «poner orden» «en las relaciones evangélicas entre las tres ramas de la Ortodoxa ucraniana» y refuerce «la paz cristiana y social entre las poblaciones».

Ucrania tiene al más de 48 millones de habitantes. Según el Anuario Estadístico de la Iglesia Católica, los católicos constituyen el 9,3% de la población. La gran mayoría del país pertenece a la Iglesia ortodoxa rusa, aunque con un índice bajo de práctica religiosa, herencia de las décadas de represión y adoctrinamiento comunista.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")