Católicos y judíos: Avanza el diálogo

El viernes se celebró una Jornada dedicada a las mutuas relaciones en Italia

Share this Entry

ROMA, 19 enero 2003 (ZENIT.org).- Italia celebró este viernes «Jornada del diálogo entre católicos y judíos», que se ha convertido en una ocasión para realizar un balance anual sobre las relaciones entre los creyentes de las dos religiones.

Orientada a la profundización y al diálogo judeo-cristiano y cita de numerosos encuentros en todo el país, la jornada «tiene el objetivo de eliminar cualquier forma de aversión frente al pueblo hebreo», explica monseñor Sergio Goretti, obispo de Asís y durante algunos años presidente del Secretariado para el Ecumenismo y el Diálogo de la Conferencia Episcopal Italiana.

«La iniciativa nació del Concilio Vaticano II, donde la relación con el hebraísmo quedó bien aclarada –añade–. Nuestro Señor fue condenado a muerte por algunos, no por todo el pueblo judío; en segundo lugar, no se pueden atribuir a quien vive en el presente responsabilidades de personas que vivieron en el pasado».

«Debemos aprender a mirar al pueblo judío como un pueblo elegido por Dios, que tuvo una misión para la humanidad: es el pueblo al que pertenecían Cristo, los apóstoles y los primeros cristianos, que nos es querido y cercano», sugiere el obispo de Asís.

En su opinión, las bases del diálogo judeo-cristiano están bien claras: «en el corazón del cristianismo está el mandamiento de la caridad, que es la de Cristo, un amor sin límites».

Sin embargo, como constata, «hoy se detectan focos dispersos de antisemitismo muy preocupantes que el cristianismo debe rechazar categóricamente».

Para monseñor Giuseppe Chiaretti, actual presidente de la Comisión Episcopal para el Ecumenismo y el Diálogo, el conocimiento mutuo es uno de los motores del diálogo entre católicos y judíos.

«Necesitamos de los judíos para comprender el sentido de muchas expresiones que también ellos han cultivado, porque son nuestros maestros –aclaró–. Debemos redescubrirlos, tomar conciencia, mirarnos con ojos no de antigua rivalidad, sino de fraternidad recuperada, para encontrar las coincidencias».

El diálogo entre católicos y judíos tiene puntos fuertes y también débiles, según constató al celebrar esta jornada Amos Luzzatto, presidente de la Unión de las Comunidades Judías italianas.

«Existen conceptos –dijo– sobre los que me temo que muchas veces cristianos y judíos no entienden lo mismo: salvación, resurrección, mesianismo, pureza. Son términos comunes a ambas religiones».

Por otro lado, «se considera a Dios, padre. Esta relación paterno-filial debería aproximar una reflexión común entre judíos y católicos, judíos y cristianos en general», observó Luzzatto.

El diálogo, además de orientarse a que los miembros de ambas religiones se conozcan y se entiendan mejor, está llamado «a unir esfuerzos para afrontar juntos algunos problemas dramáticos e inminentes: la paz, la guerra, el hambre en el mundo, todos los aspectos que en este momento histórico reclaman un profundo empeño común», concluyó el representante judío.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")