Cristo reconcilia a la humanidad; constata Juan Pablo II

Los cristianos deben ser por tanto «profetas de paz»

Share this Entry

CASTEL GANDOLFO, miércoles, 18 agosto 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II subrayó este miércoles en la audiencia general que Cristo, al dar la vida, ha reconciliado a la humanidad, llamando a los cristianos a ser «profetas de paz y amor».

El Santo Padre dedicó su intervención ante unos tres mil peregrinos congregados en el patio de la residencia pontificia de Castel Gandolfo a comentar el Salmo 109, canto al «Mesías, rey y sacerdote», en el que ya los primeros cristianos veían una profecía de Jesús.

El pontífice confirmó esta interpretación del cántico, que se reza en las Vísperas del domingo, la oración de la Iglesia al anochecer, citando a san Agustín.

En la Cuaresma del año 412, el obispo de Hipona presentaba el Salmo como una auténtica profecía de las promesas divinas sobre Cristo.

«Todo esto debía ser profetizado y preanunciado para que no atemorizara a nadie si acontecía de repente, sino que, siendo objeto de nuestra fe, lo fuese también de una ardiente esperanza», afirmaba el padre de la Iglesia.

El Santo Padre concluyó elevando una invocación para que «Jesucristo, único rey y sacerdote perfecto y eterno» «haga de nosotros un pueblo de sacerdotes y de profetas de paz y de amor, un pueblo que cante a Cristo rey y sacerdote, quien se inmoló para reconciliar consigo, en un solo cuerpo, a toda la humanidad, creando al hombre nuevo».

Con su intervención, el Santo Padre continuó con la serie de meditaciones que está ofreciendo sobre la Liturgia de las Vísperas. Pueden leerse sus anteriores catequesis en la sección «Audiencia del miércoles» de la página web de Zenit (www.zenit.org).

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")