La liturgia es escuela de santidad, recuerda el cardenal Sodano

En un mensaje enviado en nombre del Papa a la 55ª Semana Litúrgica Nacional (Italia)

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 24 agosto 2004 (ZENIT.org).- El hecho de que ayude a transformar la existencia en oración hace de la liturgia una escuela de santidad, reconoce el cardenal Angelo Sodano –secretario de Estado vaticano– en una carta enviada en nombre de Juan Pablo II el lunes a los participantes de la 55ª Semana Litúrgica Nacional italiana.

Convocada bajo el tema «Liturgia y santidad», se trata de una de las citas más importantes para la Iglesia en Italia. Organizado por el CAL («Centro Azione Liturgica»), el encuentro –abierto a religiosos y laicos– se celebra del 23 al 27 de este mes en la localidad italiana de San Giovanni Rotondo, en la monumental iglesia de San Pío de Pietrelcina.

«A través de los signos sacramentales bebemos de las fuentes de la salvación para ser plasmados y transformados hasta conformar nuestra vida con la de Cristo», recuerda el purpurado a los participantes.

Por lo tanto, «la liturgia, poniéndonos en contacto con los sagrados misterios, nos invita» «a tender a la santidad respondiendo a la llamada evangélica a ser perfectos como nuestro Padre celestial», añade en su misiva remitida a monseñor Luca Brandolini –obispo de Sora-Aquino-Pontecorvo–, en la que transmite el saludo papal a la semana litúrgica.

Ya el Papa recordaba a los creyentes la vocación universal a la santidad y la necesidad de que todo proyecto pastoral sea considerado en la perspectiva de la santidad en su Carta apostólica Novo millennio ineunte, a cuyo contenido alude el cardenal Sodano.

En aquel documento el Santo Padre habló «de la difundida exigencia de espiritualidad que en gran parte se expresa precisamente en la necesidad de redescubrir el arte de la oración y la educación en la oración».

En este sentido, «la liturgia es escuela de santidad, porque ayuda a transformar la existencia en oración, tanto privada como comunitaria», reconoce el secretario de Estado vaticano.

De hecho, «la participación piadosa, consciente, activa, en los misterios que la liturgia celebra une a Cristo y nos hace constantemente recomenzar desde Cristo», subraya.

En este contexto la Eucaristía «da el verdadero rostro a la santidad cristiana» y es donde está «la fuente de la santidad, el secreto del apostolado y de la nueva evangelización», recalca.

Para el cardenal Sodano es significativo que la Semana Litúrgica Nacional de Italia se celebre este año en San Giovanni Rotondo, «familiar para muchísimas personas por la presencia del Padre Pío», canonizado por Juan Pablo II el 16 de junio de 2002.

Y es que «en la vida y en el misterio del humilde capuchino todo habla del vínculo que une la liturgia y especialmente los sacramentos de la Eucaristía y de la Penitencia a la santidad», explica.

De acuerdo con el purpurado, «el secreto de la total adhesión» de San Pío de Pietrelcina a Cristo «se encuentra, en efecto, en la celebración diaria de la Eucaristía y en el constante ministerio del confesionario».

«Que su ejemplo –exhorta– sea para todos estímulo y aliento para recorrer el mismo camino ascético y espiritual hasta la cima de la perfección evangélica».

La carta del cardenal Sodano concluye con el deseo del Santo Padre del éxito de los trabajos de la 55ª Semana Litúrgica Nacional, para lo cual el Papa invoca «la materna protección de María Santísima y la intercesión de San Pío de Pietrelcina».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación