Obispos de Estados Unidos: Los políticos católicos deben defender la vida

Respuesta a la declaración firmada por 55 parlamentarios demócratas

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

WASHINGTON, martes, 14 marzo 2006 (ZENIT.org).- Los políticos católicos tienen la responsabilidad de defender la vida en todos sus estadios y en todas sus situaciones, han asegurado los obispos de Estados Unidos en respuesta a una reciente declaración pública de 55 congresistas demócratas católicos.

La Conferencia Episcopal hizo pública el viernes una «Declaración sobre las responsabilidades de los católicos en la vida pública», en la que dan «la bienvenida a este y otros esfuerzos que tratan de examinar la manera en que los legisladores católicos armonizan su fe y sus opciones políticas».

«Nuestra fe tiene una unidad integral que llama a los católicos a defender la vida y la dignidad humanas dondequiera que sean amenazadas», dice la declaración.

El documento fue firmado por tres miembros de la Conferencia Episcopal: el cardenal William Keeler, presidente de la Comisión de Actividades Pro Vida, el cardenal Theodore McCarrick, presidente del Grupo de Trabajo Obispos y Políticos Católicos, y monseñor Nicholas DiMarzio, presidente de la Comisión Episcopal de Política Interior.

Los obispos subrayaron que «la constante enseñanza de la Iglesia católica es que el aborto es una grave violación del más fundamental derecho humano, el derecho a la vida que es inherente a todos los seres humanos, y que es la base de cualquier otro derecho que podamos tener».

«El ser humano es titular de tales derechos –dicen los cardenales y obispos, citando a Juan Pablo II–, en cada fase de desarrollo, desde la concepción hasta su muerte natural; y en cada condición, en salud y enfermedad, autónomo o con handicap, rico o pobre».

«Mientras que siempre es necesario trabajar para reducir el número de abortos, proporcionando alternativas y ayudando a los padres e hijos vulnerables –sigue diciendo la declaración–, las enseñanzas católicas piden a los católicos trabajar activamente para limitar y acabar con la destrucción de la vida humana no nacida».

Monseñor DiMarzio aclaró más tarde: «Como miembros de la Iglesia, todos los católicos estamos obligados a formar nuestra conciencia de acuerdo a la enseñanza moral de la Iglesia».

«Mediante el diálogo, especialmente el diálogo irreemplazable entre líderes políticos católicos y sus propios obispos, esperamos promover una mejor comprensión de la manera en que la doctrina de la Iglesia y la vida y la dignidad humana son un reto para todos nosotros».

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación