No se sabe cuándo concluirá la fase diocesana de la causa de beatificación de Juan Pablo II

Se estudia la curación inesperada del Parkinson de una religiosa francesa

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 31 marzo 2006 (ZENIT.org).- Por el momento no es posible saber cuándo concluirá la fase diocesana de la causa de beatificación de Juan Pablo II, ha explicado el postulador del proceso, monseñor Slawomir Oder.

En un comunicado enviado a Zenit a través del Vicariato de Roma, en donde está teniendo lugar el proceso, el postulador desmiente «noticias difundidas por algunos medios de información en estos días».

«Son totalmente infundados los rumores, según los cuales, estaría a punto de concluir la fase diocesana de esta causa», comenzada en la ciudad eterna el 28 de junio de 2005 por el cardenal Camillo Ruini, obispo vicario del Papa para la diócesis de Roma, explica monseñor Oder.

El postulador revela que este sábado, 1 de abril, «concluirá en la archidiócesis de Cracovia el «proceso rogatorial» de la fase diocesana de la causa».

Este proceso, aclara, «ha consistido en escuchar a los testigos en lengua polaca que el tribunal de la diócesis de Roma ha considerado oportuno escuchar en Polonia, fuera de su sede».

En declaraciones a «Radio Vaticano» este viernes, el postulador revela que la causa tiene en estos momentos tres tareas fundamentales: «continuar con la escucha de los testigos», la investigación de la «Comisión histórica, que recoge la documentación del difunto pontífice», y el análisis de un milagro.

Según aclara el sacerdote polaco, este último se trata «de la desaparición de los síntomas de Parkinson», enfermedad que padeció Juan Pablo II, en «una joven religiosa» de Francia, que los padecía desde hacía años.

«Dos meses exactos después de la muerte del Santo Padre, tras las oraciones que elevó toda su comunidad, estos síntomas desaparecieron instantánea y completamente», informa.

Monseñor Oder no se atreve a hacer previsiones sobre cuándo podría concluir el proceso diocesano de esta causa, pues al ser un personaje conocido mundialmente, es enorme el número de testigos.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación