Entregan en Roma el premio mundial Fernando Rielo de poesía mística

La granadina María José Romero se adjudica el galardón

Share this Entry

ROMA, viernes, 14 diciembre 2007 (ZENIT.org).- No hay día más apropiado que la fiesta de san Juan de la Cruz (14 de diciembre), el mayor místico español, para entregar un premio mundial de poesía mística, y así lo ha decidido la Fundación Fernando Rielo que en su XXVII edición ha escogido Roma como lugar de entrega de este galardón, el mayor dotado económicamente en el campo de la poesía espiritual.

Este año ganadora y el premio a la mención de honor han sido dos mujeres andaluzas, una granadina y una sevillana.

El poemario «La llama en el cristal» de la poeta granadina María José Romero Medina ha sido la ganadora y ha obtenido los 7.000 euros del premio y la publicación de la obra.

Este libro de poemas ha sido el galardonado entre los 12 finalistas de 5 países, seleccionados entre 237 obras procedentes de 29 países.

La sevillana Estrella Bello Fernández ha sido premiada en cambio con una mención de honor por su obra «Atormentada luz».

La ceremonia de entrega tuvo lugar este viernes en la Embajada de España ante la Santa Sede, en Roma, en un acto que ha estado presidido por el cardenal Camilo Ruini, obispo vicario del Papa para la diócesis de Roma, como presidente del Comité de Honor.

En su intervención, el purpurado profundizó en lo que es la poesía mística, particularmente en san Juan de la Cruz, e invitó a los poetas a inspirarse en él, pero sin copiar su estilo, pues hay que encontrar nuevas vías.

«Hoy un poeta místico no debe hacer tópico del modelo sanjuanista; antes bien, encontrar otros cauces expresivos a los que se incorporen los múltiples, variados y nuevos estilos que cada generación va recreando», propuso.

El cardenal Ruini aclaró la diferencia entre poesía mística y poesía religiosa: «La poesía mística es mucho más que la poesía religiosa. Si ésta la puede hacer cualquier poeta, la poesía mística sólo puede hacerla quien tiene experiencia mística».

El presidente de la Fundación Rielo, Jesús Fernández Hernández, recordó que «la poesía mística no puede menos que ser confesional, unitiva, profética, sacerdotal, extática. Nos hace cercana y familiar la eterna bienaventuranza, y nos dice la forma de poderla vivir».

María José Romero, catedrática de Historia del Arte y residente en Madrid, al conocer su galardón, confesó que su obra «no es pretenciosa: mi lenguaje es bastante sencillo, pero lo que sí destaca en él es la autenticidad. Se basa en mis íntimas reflexiones sobre la vida en la búsqueda de Dios, en medio de la luz y de la sombra».

«Busco a Dios en la imagen inmediata de la creación, tanto en la potencia sobrecogedora del mar, que nos hace percibir el poder divino», dijo.

«Esa búsqueda no está exenta de lucha pero está cimentada en la fe. Para ello no hay puerto más seguro que María. Ella es la gran intercesora», revela la autora galardonada.

La parte musical del acto ha sido un homenaje al gran músico navarro Pablo Sarasate, cuyo primer centenario de su muerte se conmemora en el año 2008.

Con origen en el pensador y poeta Fernando Rielo (www.rielo.com), la fundación que lleva su nombre tiene por objeto principal promover mundialmente la cultura, el arte y el pensamiento, en sus diversas disciplinas, y en particular la poesía mística, así como el encuentro de las diferentes culturas y tradiciones.

Por Miriam Díez i Bosch

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación