Japón tiene hambre de la esperanza del Evangelio, afirma Benedicto XVI

Al recibir a los obispos de ese país

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 18 diciembre 2007 (ZENIT.org).- En un mundo «hambriento de la esperanza del Evangelio», la proclamación de la Buena Nueva es la prioridad de la Iglesia, afirma Benedicto XVI

Así lo explicó este sábado al dirigirse a los obispos de la Conferencia Episcopal de Japón a quienes recibió con motivo de su quinquenal visita al Papa y a sus colaboradores en peregrinación a las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo.

«El mundo necesita el mensaje de esperanza del Evangelio –subrayó–. Incluso en los países muy desarrollados como el vuestro, muchas personas se dan cuenta de que el éxito económico y la tecnología avanzada no bastan para satisfacer los anhelos del corazón».

El obispo de Roma pidió a los prelados nipones que recuerden «a las personas que la vida es algo más que la carrera profesional y el provecho».

Recordó el aniversario de los 500 años del nacimiento del apóstol de Japón, san Francisco Javier, celebrado el pasado año, e invitó a los prelados a seguir sus pasos, subrayando que «su tarea en nuestros días es buscar nuevas formas de incorporar el mensaje de Cristo a la cultura moderna de Japón».

«A pesar de que los cristianos sean sólo un pequeño porcentaje de la población –reconoció– la fe es un tesoro que debe compartirse con la entera sociedad japonesa».

«Esta es la gran esperanza que los cristianos de Japón pueden ofrecer a sus compatriotas -afirmó–; no es algo extraño a la cultura japonesa; al contrario, refuerza y da un nuevo ímpetu a todo lo que es bueno y noble en el patrimonio de vuestra querida nación».

«El merecido respeto que los japoneses muestran hacia la Iglesia, gracias a su aportación en los sectores de la enseñanza, la sanidad y muchos otros, os brinda la oportunidad de entablar con ellos un diálogo y hablarles con alegría de Cristo», aclaró.

El Papa concluyó recordando la beatificación de 188 mártires japoneses, que tendrá lugar en noviembre del próximo año, constituye «un claro signo de la fuerza y la vitalidad del testimonio cristiano en la historia de vuestra nación».

De los más de 125 millones de habitantes de Japón, los católicos no son más que medio millón.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")