“Radio María” se difunde en el planeta

Print Friendly, PDF & Email

En Collevalenza, directores y presidentes de las 56 emisoras

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

COLLEVALENZA, martes, 27 mayo 2008 (ZENIT.org).- Se ha iniciado el lunes en Collevalenza (Perugia, Italia) el encuentro de todos los directores de las radios y los presidentes de las asociaciones que promueven y difunden «Radio María» en el mundo.

Nacida en enero de 1987 en Italia, «Radio María» se ha difundido por los cinco continentes y está hoy presente en 56 países.

Todos los directores son sacerdotes, seglares y pertenecientes a 15 órdenes religiosas diferentes. El encuentro de Collevalenza pretende profundizar en la identidad católica de «Radio María», con el objetivo de tener éxito en la labor de fortalecimiento y difusión de la fe cristiana.

Los trabajos fueron abiertos por el padre Livio Fanzaga, presbítero italiano de la orden de los Padres Escolapios, director de «Radio Maria», que se ha referido a una intervención pronunciada en Lourdes por el cardenal Ivan Dias, para explicar que el riesgo de perder la fe «se inscribe en la lucha permanente y sin excluir los reveses, entre las fuerzas del bien y las fuerzas del mal, iniciada al principio de la historia humana y que se prolongará hasta el final».

El padre Livio ha subrayado el papel de la Virgen María, decisivo para el destino del conflicto entre el bien y el mal.

El director de «Radio María» ha señalado el mal en el «relativismo que quiere crear una sociedad sin Dios» y que «erosiona los valores permanentes e inmutables del Evangelio».

Invocando el auxilio de la Inmaculada, el padre Livio ha definido las tareas de «Radio María», que debe difundir y reforzar la fe en el mundo con la oración, el testimonio y la buena catequesis.

Emanuele Ferrario, presidente de World Family, la ONG que ha ayudado a nacer las diversas «Radio María» en el mundo, recuerda que la asociación nació el 3 de junio de hace diez años para responder a las peticiones que provenían de Europa, de América y de África.

«La apuesta era la de crear una institución flexible que ayudase a estas ‘llamadas’ a nacer y crecer en el espíritu que se había creado años antes en Italia», revela Ferrario.

El presidente de World Family precisa que «no se quería crear una red, queríamos hacer algo más: queríamos crear una estructura que se pareciese a una Familia internacional, y por eso la hemos llamado World Family of Radio Maria. Una familia de voluntarios unidos por la fe en Jesús».

Ferrario explica, por tanto, el papel decisivo de los presidentes de las asociaciones que han dado vida a «Radio Maria».

«El Presidente es el primer voluntario, en él todos se miran -observa-. Identificar los valores y los ideales que nos unen e intentar aplicarlos a la propia vida, es el primer paso para crear un espíritu unitario con todos nuestros asociados miembros de las ‘Radio María'».

El presidente de World Family subraya también el espíritu de la misión, porque «una fuerte llamada misionera hace superar los obstáculos, hace volverse creativos y sobre todo pone la atención en el objetivo primordial que hemos identificado claramente desde el principio en la frase ‘donde hay un hombre, allí debe estar ‘Radio María'».

Papel decisivo en el éxito de las «Radio María» es el de los sacerdotes directores de los programas y el de los oyentes.

Ferrario explica que el sacerdote director es «la figura fundamental que confiere el perfume espiritual al carácter misionero de la asociación», así como «el garante de la eclesialidad de esta iniciativa asociativa».

Respecto a los oyentes, el presidente de World Family afirma que «todo es inútil si no nos esforzamos por activar a los oyentes como los primeros participantes y sostenedores del proyecto».

«Si somos débiles en este aspecto -añade- entonces caeremos en las tentaciones típicas de la actividad de la comunicación: el profesionalismo excesivo, la presunción, los personalismos, o peor, en la comercialización o banalización de nuestra actividad».

«Si nos empeñamos en este proyecto misionero -concluye Ferrario – es para que la Señora nos utilice para difundir su mensaje. Los oyentes deben sentirse partícipes y actores protagonistas de esta comunidad».

[Traducción del original italiano por Inmaculada Álvarez]

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }