El Papa destaca el servicio prestado a la Iglesia y el heroísmo del cardenal Innocenti

Presidió hoy la liturgia de exequias en el Vaticano

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 10 de septiembre de 2008 (ZENIT.org).- El Papa Benedicto XVI agradeció a Dios los dones que la Iglesia ha recibido a través del cardenal Antonio Innocenti al presidir este miércoles la liturgia de exequias por el purpurado italiano en la Basílica de San Pedro, tras la misa presidida por el cardenal Angelo Sodano.

En su homilía, el Papa destacó el servicio prestado a la Iglesia por el difunto cardenal, en los diversos encargos que desempeñó a lo largo de su vida, dentro y fuera de la Curia romana.

Benedicto XVI mostró el afecto sentido por todos hacia el purpurado, reconociendo que daba gracias «por el don de haberle conocido y por todos los beneficios que, a través suyo, el Señor ha concedido a la santa Iglesia».

En un recorrido por la vida del cardenal Innocenti, el Papa destacó su heroísmo durante la Segunda Guerra Mundial, durante la que «se distinguió por su abnegación y generosidad al ayudar a la gente y al salvar a los que eran destinados a la deportación».

«Por ello fue arrestado y condenado al fusilamiento, pero cuando ya se encontraba ante el pelotón de fusilamiento, la orden fue revocada», añadió.

Después, el entonces sacerdote entró en el servicio diplomático de la Santa Sede, sirviendo en diversos países de África, Europa y Oriente Próximo, «sin olvidar nunca su profunda y genuina inspiración sacerdotal, prodigándose en favor de sus hermanos».

De sus misiones diplomáticas, el Papa recordó su servicio como nuncio apostólico en España, «donde por dos veces acogió a mi venerado predecesor Juan Pablo II en visita pastoral».

Llamado a Roma, Benedicto XVI destacó la labor del cardenal Innocenti como Prefecto de la Congregación para el Clero, presidente de la Pontificia Comisión para la conservación del patrimonio artístico e histórico de la Iglesia, y de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei.

«El querido difunto ha tenido una larga vida, gastada al servicio del Señor», explicó el Papa, «como para Jesús, así para cuantos son llamados a seguirlo de cerca, la vida entera se convierte en un combate espiritual, que se vence correspondiendo generosamente a la gracia de Dios».

«Este es el fundamento sobre el que el cardenal Innocenti ha construido su vida», añadió el Papa.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación