Washington se prepara para la Marcha Por la vida

Print Friendly, PDF & Email

Miles de estadounidenses protestan anualmente contra el aborto en este país

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

WASHINGTON, miércoles 21 de enero de 2009 (ZENIT.org).- Decenas de miles de personas han llegado a la capital de Estados Unidos para participar una vez más en la «Marcha por la vida», que se realizará en Washington mañana desde las nueve de la mañana.

Este evento se lleva a cabo desde 1974, cada 22 de enero, día en que la Corte Suprema de Justicia dio vía libre a la ley Roe versus Wade, la cual legalizó el aborto en este país. Cerca de 200 mil manifestantes alzarán su voz a favor de los no nacidos ante el Capitolio de Washington.

Este año los participantes pedirán al nuevo presidente Barack Obama que cesen las políticas que sutilmente generan una cultura de muerte en la sociedad estadounidense.

«Tenemos un nuevo presidente que tiene un poder tremendo de cambiar el rumbo pro vida de Estados Unidos. Nuestro país necesita decir que el aborto es un crimen terrible que mata humanos inocentes y tenemos que rezar para que esta nueva administración tenga la previsión de asumirlo», dijo para ZENIT, Eileen Picket, una profesora de primaria que viajó desde Connecticut para participar en este evento.

Pese al frío (se estima para mañana una temperatura de seis grados centígrados) unos 200 mil marchantes de diferentes credos, preparan pancartas y consignas para salir a las calles y clamar por la defensa de la vida en el vientre materno.

A la «Marcha por la vida» se une de manera especial la Conferencia de Obispos católicos de Estados Unidos.

Oraciones por la defensa de la vida

Como actividades previas a este evento estaba prevista este miércoles, a las 7 de la noche, en la basílica de la Inmaculada Concepción una misa solemne que dará inicio a la «Vigilia por la vida». Estará presidida por el cardenal Justin Francis Rigali, arzobispo de Filadelfia, presidente del comité de actividades provida de la conferencia de obispos de Estados Unidos.

La jornada de oración que durará toda la noche se clausurará mañana con una eucaristía celebrada por monseñor Paul Loverde, obispo de Arlington, a las 7:30 de la mañana.

Como parte de la «Marcha por la vida», se ha unido la iglesia Santa María de Metamore, en el estado de Illinois, donde se realizará el Rosario Internacional por la protección del no nacido en el que cientos de participantes meditarán sobre los misterios gozosos con algunas lecturas a favor de la vida. Las plegarias se realizarán en 14 idiomas.

Usualmente durante la marcha, cientos de participantes reparten estampitas con oraciones por la protección de los no nacidos, entre ellas una llamada la «Oración de la Evangelium Vitae«.

«Mira, Madre, el número inmenso de niños a quienes se impide nacer, de pobres a quienes se hace difícil vivir, de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana, de ancianos y enfermos muertos a causa de la indiferencia o de una presunta piedad», dice la oración que fue compuesta por Juan Pablo II.

Los principios que se defienden en la marcha

«Tengo varios miembros de mi familia que han estado muy involucrados en las primeras etapas del movimiento Pro Vida en parte de este país. Con el pasar de los años esta terrible epidemia – el aborto – ha crecido. Queremos reunir los puntos que podrían beneficiar a las madres quienes deciden escoger ‘la vida’ sobre ‘la muerte’ de sus hijos», explica Eileen Picket.

En la página de este evento www.marchforlife.org se encuentran los postulados principales que defiende: la igualdad entre todos los seres humanos y su derecho inalienable a la vida, que debe ser «preservada y protegida por la sociedad desde su concepción hasta su muerte natural».

Este evento clama para que cada ser humano sea defendido en cualquier etapa de su vida: «con todos los medios disponibles y todos los esfuerzos razonables» y asegura que la vida debe protegerse en cada ser humano «independientemente de su estado de salud y de su condición de dependencia».

Cuando haya alguna duda acerca de si existe vida humana, «ésta siempre debe ser resuelta a favor de la vida.»

En caso de que una o mas vidas estén en situación en que puedan estar en peligro mutuo de muerte deben asegurarse, «todos los medios ordinarios disponibles y los esfuerzos razonables para preservar y proteger la vida de cada ser humano», concluye el documento que convoca a la Marcha por la Vida.

Más información http://www.usccb.org/prolife/prayervigil/index.shtml

Carmen Elena Villa

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }