Bolivia: Cardenal Terrazas pide solidaridad con enfermos de gripe A

Print Friendly, PDF & Email

En las parroquias se dan consejos de prevención

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

SANTA CRUZ DE LA SIERRA, miércoles, 8 julio 2009 (ZENIT.org).- El cardenal Julio Terrazas, arzobispo de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, este domingo durante su homilía, exhortó a los fieles a que sean solidarios con las personas y las familias que padecen la gripe A. Así mismo exhortó a no dejarse asustar y en cambio «trabajar por aquellos que están enfermos». Santa Cruz es la región más afectada del país por la epidemia.
 
Al comentar las lectura del día, afirmó que Cristo «es el Señor de la vida, el Señor de nuestras vidas y que la misión que tenemos que hacer no es tanto predicar sino defender la vida, trabajar por ella, hacer que la vida sea respetada, que nadie se crea dueño de los otros, que nadie disponga de la vida de los otros, que nadie engañe a los otros porque está acaparando el sentido de la vida, que pueden tener aquellos que tienen necesidades y que ya creen solucionados sus problemas porque reciben promesas o amenazas».
 
«Es un mensaje muy lindo -añadió–, en estos momentos que es importante decirlo una vez más, nos vamos encontrando con más enfermos, con más amenazas a la vida, pero seamos como el Señor, trabajemos por aquellos que están enfermos, sin asustarnos tampoco por esos trescientos o cuatrocientos hermanos con sus familias que están sufriendo de una manera patente hoy, por la enfermedad, por la gripe, hay que ser solidarios con ellos».
 
Recordó que hay que salir al paso también de otros males: «Se habla de prevención para las enfermedades, pero para los males morales y espirituales también vale, nos duele el dolor de esas trescientas personas, pero nos debe partir el alma el ver a miles y miles engañados por la inmoralidad, engañados por falsas promesas, engañados por falsas salvaciones».
 
«El Señor, después de esto, se fue a trabajar en los pueblos de los alrededores. Nosotros tenemos mucho que hacer. Los pueblos de los alrededores hoy son también esos focos de delincuencia, esos focos de inseguridad que tenemos que volver a decirlo, no ya para entrar en esa corriente tan poco cristiana, pero que se puede comprender porque no se sabe más qué hacer, de querer matar, de querer tomar la justicia en sus manos, de querer linchar, de estar pidiéndole a Dios, (los que escuchan mucho la palabra de Dios) y en su corazón están pidiéndole a Dios que sea vengativo, que termine con los malos, que nos deje espacio para respirar a nosotros, que retire a todos los que nos molestan, en nuestro camino o en el camino de los más cercanos».
 
Por otra parte, en relación a las medidas de prevención contra la enfermedad en la zona, el padre Marcial Chupinagua, portavoz de la Arquidiócesis de Santa Cruz, manifestó que no hubo una petición de las autoridades para suspender las celebraciones, sino más bien se ha pedido que los templos y las misas sean espacios donde se conciencie a las personas sobre este mal.

El padre Chupinagua recordó que la población no debe alarmarse, ni sentir pánico y más bien debe tomar previsiones. «Es más productivo que la gente tome conciencia y se muna de barbijos y de alcohol en gel», manifestó el sacerdote.  

Santa Cruz es la región más afectada del país por la epidemia. Según los últimos informes del Ministerio de Salud, sólo en Santa Cruz se han presentado 219 casos confirmados. En Bolivia hasta este domingo se registraron 319 enfermos.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }