Preparan biografía del “Padre Girón” con vistas a su beatificación

Print Friendly, PDF & Email

El sacerdote recibió la Medalla de Oro de Andalucía por su acción social

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

HUELVA, martes, 21 julio 2009 (ZENIT.org).- La vida y obra del sacerdote onubense Francisco Girón, el ‘Padre Girón’, está siendo recopilada para poder contar con una biografía que respalde la petición de beatificación, después de que el Obispado de Huelva decidiera abrir un expediente para lograrla.
 
Este sacerdote recibió la Medalla de Oro Andalucía en 2008 y fue, entre otros aspectos, propulsor de la ‘Casa Paco Girón’, para los jóvenes de Valdoco.

El postulador de esta beatificación, encargado de recoger los datos y testimonios, el padre Ángel Manuel Rodríguez, aseguró que busca contar con una biografía «lo más documentada posible para que cuando se inicie el proceso se tengan datos sobre su vida».
 
Francisco Girón Fernández falleció en Higuera de la Sierra, su pueblo natal, el 14 de enero de 2009, a los 86 años.
 
Son muchas las personas que le quisieron entrañablemente y guardan de él un profundo recuerdo. D. Francisco Girón -se dice en una semblanza escrita con motivo de su muerte en la página web de la diócesis- «ha sido sacerdote siempre, amigo de Dios y amigo de los hombres y mujeres que se fue cruzando a lo largo de los años de su prolongada existencia».

Abogado de profesión, antes de ser sacerdote, Francisco Girón, alternaba el ejercicio de su carrera con la dedicación a las responsabilidades de la Empresa familiar. Los preparativo sde su boda fueron interrumpidos por la llamada de Dios a dedicar su vida al servicio de la Iglesia y de los demás, en el sacerdocio.
 
Son muchas las personas que han dado gracias a Dios por aquella de decisión de ser sacerdote «que ha significado tanta cercanía, tanto amor, tanta entrega y servicio a muchas, muchísimas personas».
 
Hizo sus estudios eclesiásticos en la Pontificia Universidad de Salamanca, y el 13 de abril de 1963 fue ordenado sacerdote por el primer obispo de Huelva Pedro Cantero Cuadrado.
 
Celebró su Primera Misa en Higuera de la Sierra. En esta Eucaristía participaron, además de todo el pueblo y sus innumerables amigos, la totalidad de los alumnos del Seminario de Huelva, que iba a ser el primer destino de su vida sacerdotal como director espiritual y profesor.
 
Muchos sacerdotes de hoy y en general todos los que entonces formaban parte del Seminario recuerdan aquel día, como es así mismo inolvidable para los seminaristas y sacerdotes «el constante testimonio de la entrega de su vida sacerdotal y el ejemplo y estímulo que fue siempre para todos su sonrisa, su mirada limpia, profunda y serena, la confianza y el afecto que comunicaba a todos cuanto se acercaban a él».
 
«Su vida sacerdotal se puede expresar en pocas palabras, basta recordar sus responsabilidades dentro de la Diócesis, pero nadie, solo Dios sabe, puede explicar el inmenso bien que ha ido repartiendo en su vida para con todos, especialmente con los enfermos y los pobres que han sido sus preferencias».
 
«D. Francisco Girón ha dejado una profunda huella de sacerdote santo en la Huelva, tanto en la Ciudad y en la Sierra como en toda la provincia pues su labor ha llegado a todos los rincones de la provincia y de otros muchos lugares».
 
Dos libros escritos por él, «Lo que mis ojos han visto» y «Los Santos, mis amigos» reflejan la fisonomía espiritual y humana, la inquietud social y la profunda sinceridad de su amistad y su amor.

Ejerció numerosas responsabilidades diocesanas y pastorales. Fue muy amplia su labor en los Institutos Masculino y Femenino de Huelva como profesor en el Nocturno y director espiritual de ambos Institutos, «dejando un recuerdo imborrable en los innumerables alumnos y alumnas a los que con su habitual entrega y alegría dedicó mucho tiempo de su vida».

Tuvo, desde el principio de su sacerdocio, una dedicación plena a los Cursillos de Cristiandad.
 
Otro lugar donde ejerció una dilatada y fecunda tarea pastoral fue en la Parroquia de San Pablo, creada en 1975, de la que fue nombrado primer párroco.

Su dedicación a los pobres y su inquietud social, reconocida con la Medalla de Oro de Andalucía que el último año le fue otorgada, ha quedado plasmada en el Patronato de la Fundación Virgen del Prado en Higuera de la Sierra y Sor Ángela de la Cruz en Escacena del Campo, así como en los muchos servicios que prestan las Asociaciones Valdoco y Agua Viva de las que fue alma y vida tal como le ha reconocido Huelva designando con el nombre de «Casa de Paco Girón», unos de los centros de atención a la juventud de la obra social de Valdoco.

La diócesis ha abierto un espacio para recoger testimonios sobre este sacerdote en:
http://www.diocesisdehuelva.es/
 
Por Nieves San Martín

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }