Los obispos húngaros ponen en guardia contra el “neopaganismo”

Print Friendly, PDF & Email

Carta pública de la Conferencia Episcopal de Hungría

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

BUDAPEST, martes 22 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Los obispos de Hungría han publicado una «Carta circular de la Conferencia Episcopal Húngara sobre la salvaguarda de la fe católica», subrayando cómo esta última está amenazada por algunas corrientes que están inundando la sociedad.

En el texto, que ha sido leído en todas las iglesias católicas del país el pasado domingo, los prelados explican que actualmente «vuelve con vigor una especie de paganismo» que «ataca al cristianismo».

«Hace algunos años, creíamos que la secularización constituyese casi el único peligro – admiten los obispos -. Aunque la mentalidad consumista, el ídolo del hedonismo sigue estando presente en nuestro pueblo, ahora se está reforzando también el espíritu del neopaganismo».

Durante décadas de comunismo, recuerdan los prelados, las autoridades «han intentado hacernos olvidar todo aquello que pudiese confirmar nuestra identidad húngara y cristiana. Han intentado inculcar en nosotros un complejo de inferioridad, repitiendo que Hungría había sido el último aliado de Alemania en la Segunda Guerra Mundial, y de que éramos nacionalistas y chovinistas».

En este contexto, para los obispos «es necesario y legítimo despertar una identidad justa, buscar y tomar conciencia de nuestros verdaderos valores, nuestra heredad húngara en el campo cultural, histórico y científico».

De este proceso forma parte también «confirmarnos en nuestra identidad cristiana, ya que la revelación de Cristo se encarnó también en nuestra cultura húngara, ennobleciéndola y consagrándola. Nuestra cultura milenaria húngara no es comprensible sin la fe cristiana».

Esta toma de conciencia, «importantísimo deber cristiano y húngaro», «produce también brotes equivocados», advierten los obispos.

Uno de estos es el llamado «sincretismo antiguo húngaro», que mezcla elementos de distintas religiones.

«Este fenómeno es muy peligroso porque utiliza un lenguaje religioso aparentemente cristiano e induce al error incluso a los fieles que practican su propia religión», explica la Conferencia Episcopal.

Otros peligros, prosigue el texto, son «el ocultismo, el espiritismo, y las diversas formas de idolatría», así como «el ataque a nuestra fe católica también por parte de las ideas liberales extremas que intentan forzar en nosotros la dictadura del relativismo, una visión del mundo que pone en duda la existencia de la verdad misma».

Esta corriente, observa la carta, «difunde la cultura de la muerte en lugar del respeto a la vida. Niega o relativiza la diferencia entre hombre y mujer, así como del matrimonio y la familia».

«Frente a esto, aceptamos el proyecto de Dios Creador sobre el hombre, sobre la familia, sobre la cultura y sobre la Nación – declaran los obispos húngaros -. Frente a la globalización, profesamos la catolicidad. La verdad católica no es internacional, sino supranacional, pero para poder existir concretamente, debe encarnarse en las culturas nacionales».

De la misma forma, constatan, puede atacar la fe católica también «la concepción del mundo que se formula normalmente así: ‘soy religioso a mi manera'». «Nosotros somos y permanecemos católicos sólo si nuestra fe está en armonía con la fe viva de la Iglesia», señalan.

«Pedimos a nuestros hermanos católicos que se guarden de todas estas iniciativas que conducen al error», concluyen los obispos húngaros.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }