El Papa quiere que las JMJ sean un encuentro de los jóvenes con Dios

Explica a los periodistas por qué ha continuado con esta invención de Juan Pablo II

Share this Entry

A BORDO DEL VUELO PAPAL, jueves 18 de agosto de 2011 (ZENIT.org).- Benedicto XVI quiere  que las Jornadas Mundiales de la Juventud en las que participa en Madrid se conviertan en un encuentro de los jóvenes del mundo con Dios.

Así lo explicó a los periodistas que en la mañana de este jueves le acompañaban en el avión de la compañía Alitalia que le llevó al aeropuerto de Barajas.

En la tradicional rueda de prensa que ofrece con motivo de estos viajes, el pontífice reveló que decidió continuar con estos acontecimientos, inventados por Juan Pablo II, porque ve en ellos “un gran encuentro de los jóvenes del mundo con el Señor”.

“Una red universal de amistad”

 “Diría que estas JMJ son un signo, una cascada de luz, dan visibilidad a la fe, visibilidad a la presencia de Dios en el mundo, y dan así la valentía para ser creyentes. Con frecuencia, los creyentes se sienten aislados en este mundo, casi perdidos”, afirmó.

Según el pontífice, en las JMJ, los muchachos “ven que no están solos, que hay una gran red de fe, una gran comunidad de creyentes del mundo, que es hermoso vivir en esta amistad universal, y de este modo nacen amistades que superan las fronteras de las diferentes culturas, de los diferentes países”.

Y, según el pontífice, “el nacimiento de una red universal de amistad que une al mundo con Dios es una importante realidad para el futuro de la humanidad, para la vida de la humanidad de hoy”.

Un acontecimiento de años, no días

El obispo de Roma explicó a los informadores que la JMJ no es un acontecimiento que dura simplemente cuatro días.

Recordó que ha sido preparado durante años, en particular, por la Cruz de los Jóvenes que ha ido recorriendo varios países del mundo, primero, y por último España, para crear el ambiente apropiado para este evento.

Y esta preparación espiritual, añadió, permite a los jóvenes “ponerse en camino hacia los demás y, juntos, hacia Dios. Y así se crean grupos de amistad”.

“Este contacto universal abre las fronteras de las culturas y de los contrastes humanos y religiosos, y de este modo se convierte en un camino continuo, que después lleva a una nueva cumbre, una nueva JMJ”.

La próxima será en el año 2013, en Río de Janeiro.

Por este motivo, aseguro su decisión continuar “con esta gran idea del beato papa Juan Pablo II”.

“Para muchas personas será el inicio de una amistad con Dios y con los demás, de una universalidad de pensamiento, de una responsabilidad común que realmente muestra que estos días dan fruto”, concluyó.

Por Jesús Colina

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")