Ayuda a la Iglesia Necesitada abrió una sede en Bogotá

Dará apoyo a los desplazados por la violencia, pobres, niños y otras obras de caridad

Share this Entry

Ayuda a la Iglesia que Sufre (AIS), fundación de derecho Pontificio, inauguró una sede el Bogotá, con un acto litúrgico realizado el jueves 27 en la parroquia Cristo Rey de dicha ciudad, presidido por monseñor José Daniel Falla Robles, secretario de la Conferencia Episcopal de Colombia, y acompañado del padre Khalil Carlos Jarr, presidente de Mensajeros de la Paz en Oriente Medio.

La Fundación en Colombia tendrá la tarea de ayudar a desplazados, pobres, niños en condición de vulnerabilidad y otras obras de caridad. Así mismo centrará su trabajo en apoyar la formación de nuevos sacerdotes, religiosos, misioneros y laicos que quieran dedicarse a la labor pastoral de la Iglesia Católica.

Con Colombia ya son 21 países del mundo en los que se cuenta con una oficina de la Fundación del Vaticano, una organización que nació en Alemania en 1947 por iniciativa del sacerdote holandés Werenfried van Straaten.

Lo indicó el viernes 28 la web de la Conferencia Episcopal Colombiana, precisando que el obispo recordó que si bien cada país o cada conflicto tienen una situación y unas causas distintas, en algunas ocasiones es posible establecer similitudes.

«Lo que sí queda claro es que por causa del conflicto armado que padece Colombia, muchos católicos quedan excluidos de participar en actos litúrgicos y pastorales», dijo Mons. Falla Robles. Y expresó el agradecimiento de la Iglesia colombiana ante la presencia que tendrá esta organización en el país, «su apoyo servirá para aliviar el sufrimiento de tantos colombianos que a diario son golpeados por el flagelo de la violencia».

En la homilía el obispo colombiano se refirió a los cristianos que son perseguidos, y recordó que la vida no es un camino fácil, sino una cruz que vale la pena reconocer y caminar. «Jesús es el camino que se hace peregrino con nosotros», afirmó.

Por su parte el padre Khalil Jaar, empeñado con miles de personas que han huido de sus casas debido al conflicto en Oriente Medio dijo que «las necesidades de ayudar a los pobres o perseguidos por motivos religiosos en países como Irak o Siria no son muy diferentes a las de países como Colombia».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")