Ambassador of Paraguay at the Saint Siege Esteban Kriskovich with a pope Francis

PHOTO.VA - OSSERVATORE ROMANO

'La visita del Papa a Paraguay tiene ya beneficios inconmensurables'

Entrevista con el embajador de la República de Paraguay ante la Santa Sede, en el marco de la visita del viaje del Santo Padre a este país

Share this Entry

Paraguay será uno de los países de América Latina que reciba al Santo Padre el próximo mes de julio. Francisco llegará a este país como “Mensajero de la alegría y de la paz” como dice el lema de la visita, donde estará del 10 al 12 de julio. La Embajada de Paraguay ante la Santa Sede ha organizado una serie de eventos como preparación al viaje papal. Este martes, tuvo lugar un concierto de arpa de la artista Daniela Lorenz con piezas típicas paraguayas.

Los próximos eventos serán el 2 de junio un concierto llamado “La música de las misiones jesuíticas en América del Sur” organizado por la Pontificia Comisión para América Latina de la Santa Sede, conjuntamente con las Embajadas de Ecuador, Bolivia y Paraguay ante la Santa Sede y el 25 de junio una Conferencia sobre «Historia de la Iglesia en el Paraguay» con monseñor Edmundo Valenzuela, arzobispo de Asunción.  

Después del concierto, ZENIT entrevistó al embajador de Paraguay, Esteban Kriskovich, quien indicó los frutos que ya está dejando la visita del Papa en este país y observó que los efectos traumáticos y negativos de la Guerra de la Triple Alianza continúan hasta nuestros días y «creemos que esta visita del papa Francisco puede contribuir para sanar esta herida».

En el marco de la preparación de la visita de la visita del Papa y en ocasión de la Conmemoración del 204° aniversario de la Independencia de la República del Paraguay, la embajada ha organizado este concierto. ¿Qué se desea transmitir con este evento?
— Kriskovich: Queremos dar a conocer la belleza de la música paraguaya que es fruto de un mestizaje, fruto del encuentro entre la cultura europea barroca cristiana de las misiones jesuíticas y franciscanas del siglo XVII y XVIII, la sensibilidad de los indígenas guaraníes que buscaban la tierra sin mal y la encontraron en las misiones, y la riqueza de la expresión de la naturaleza en sus contenidos melódicos y armónicos onomatopéyicos como los producidos por el arpa paraguaya. La música del arpa paraguaya y la guitarra en nuestro país es también fruto de esta cultura de mestizaje, con grandes artistas paraguayos como Agustín Barrios “Mangoré”, Félix Pérez Cardozo, Agustín Barboza, Digno García, Herminio Giménez, José Asunción Flores, Demetrio Ortiz, entre tantos otros que nos honran. Y en el aspecto clásico la gran enseñanza de la música que en el barroco han hecho en estas tierras los grandes maestros misioneros jesuitas Doménico Zipóli, Antonio Sepp, Martin Smidt, y otros. Hasta ahora su influencia es fuerte en los músicos paraguayos. De hecho, en la visita del Papa tocarán varias magníficas orquestas de niños y jóvenes, como la increíble orquesta de Cateura con instrumentos reciclados, y el gran trabajo de Szarán y Sonidos de la Tierra que llega a niños y jóvenes de todos los rincones del país.

Quedan menos de dos meses para la llegada del Santo Padre a Paraguay. ¿Cómo van los preparativos?
— Kriskovich: Se está realizando un trabajo excelente. Como siempre en los grandes desafíos, se notará el fruto del esfuerzo y la alta calidad del trabajo cuando se realiza con amor a la patria y con dedicación personal. La Comisión Nacional organizadora de la visita papal, conformada por autoridades de la Iglesia y el Estado, están trabajando ejemplar y excelentemente -nos lo han dicho las mismas autoridades vaticanas-. Creemos que la visita al Paraguay será el broche de oro a esta visita papal a América Latina.

¿Qué supone para Paraguay ser uno de los primeros países que visitará el primer Pontífice latinoamericano?
— Kriskovich: Es algo que nos honra y nos llena de alegría. Que nos haya elegido entre más de 180 países que le han invitado, de todo el mundo. El pueblo paraguayo está vibrando de felicidad desde que conoció la noticia. No nos queda sino agradecer esta gran deferencia del Santo Padre hacia nuestro pueblo.

El Santo Padre ha hablado de las mujeres paraguayas como las más valerosas de América Latina. ¿Podemos entender que el Santo Padre conoce bien la historia y la realidad de este país?
— Kriskovich: El Papa conoce muy bien la historia del Paraguay. La de la primera evangelización que dejó raíces profundas realizada por las misiones de los franciscanos y jesuitas, cuyas reducciones constituyeron un testimonio impresionante cultural, religioso, social, hasta que por razones políticas fueron diezmadas en el siglo XVIII. La independencia. La construcción de una nación vanguardista y desarrollada en el siglo XIX, hasta que sucumbió todo ese magnífico desarrollo con la Guerra de la Triple Alianza (de Argentina, Brasil y Uruguay, contra el Paraguay) en donde ocurrió un genocidio americano en el cual murió el 80 por ciento de la población masculina, y había la consigna de que a los paraguayos había que hacerlos desaparecer y matarlos ya en el seno de su madre. Allí es cuando la mujer paraguaya tuvo un rol fundamental en reconstruir el Paraguay, y en palabras del papa Francisco “supo asumir un país derrotado por la injusticia y los intereses internacionales, y ante esa derrota llevó adelante la Patria, la cultura y la fe”. Los efectos traumáticos y negativos de esta guerra continúan hasta nuestros días, y creemos que esta visita del papa Francisco puede contribuir para sanar esta herida.

¿Cuál cree que puede ser el mensaje y el evento más importante de Francisco en Paraguay?
— Kriskovich: Creo que todos los encuentros tienen un magnífico valor y significado.  Ninguno está de relleno. La visita al excelentísimo señor presidente de la República, don Horacio Cartes, las autoridades nacionales y el cuerpo diplomático. La misa en el Santuario de la Virgen de Caacupé, madre de todos los paraguayos, que en su fiesta reúne a más de la mitad del pueblo paraguayo. La visita al hospital pediátrico “Acosta Ñú”, llamado así porque fue la batalla de la Guerra de la Triple Alianza donde lucharon niños para defender a su patria. Las vísperas con los consagrados en este año de la vida consagrada. El encuentro con la sociedad civil, el mundo de la cultura y la educación. La música de las orquestas con instrumentos reciclados, el ballet que se presentará. La misa del domingo con el gran altar y el impresionante retablo construido con frutos de la tierra con todo un pueblo involucrado en su realización bajo la dirección del artista Koki Ruíz. El ángelus en ocasión del domingo. El encuentro por la tarde con los jóvenes en la costanera de Asunción a orillas del Río Paraguay. La visita y oración que hará en el local del supermercado Ykuá Bolaños donde murieron 500 personas en un incendio. Todos los actos tendrán para el pueblo paraguayo un gran significado.

Creo que la visita del Papa nos llamará a renovar nuestra fe, nuestra esperanza, y nuestra caridad, a nivel personal y como pueblo; nos llamará al desafío de seguir trabajando en una cultura de la paz, del encuentro, de la solidaridad; una cultura de la renovación de la mente iluminada con el mensaje cristiano para que las personas y la sociedad encuentren la vocación auténtica de realización a la cual han sido llamadas en la historia.

¿Qué frutos piensa que dejará esta histórica visita?
— Kriskovich: Los beneficios serán y son ya inconmensurables. Desde el punto de vista espiritual, será extraordinario. A nivel social y comunitario, ya se están viendo algunos frutos como la gran alegría y entusiasmo que despierta en el pueblo paraguayo y en la región su llegada. La cantidad de gente que quiere colaborar con la visita y se quiere sentir parte de la misma. Asimismo, recordemos que nuestro país será foco de atención mundial durante esos tres días que nos visite el Papa, más aún porque tiene lugar el fin de semana, con la misa y el ángelu
s del Papa el domingo 12 de julio. El Paraguay desde ahora está ya en la mira mundial en relación al proceso de preparación de la visita. A nivel de turismo y considerando el alto flujo de peregrinos y visitantes, de seguro se reportará en ese aspecto también un gran beneficio a nuestro país.

 

 

 

 

Share this Entry

Rocío Lancho García

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")