Pope Francis during the Mass for the Opening of the Synod of Bshops

CTV

'Dios bendice al matrimonio que se ama en la unidad y en la indisolubilidad'

El papa Francisco abre el Sínodo de la Familia con una misa solemne en la basílica de San Pedro

Share this Entry

La Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos se ha abierto este domingo con una misa solemne en la basílica de San Pedro, presidida por el santo padre Francisco. Con paramentos verdes en este 27 domingo del tiempo ordinario, unos 170 padres sinodales entre cardenales, obispos y sacerdotes entraron en cortejo, mientras el Coro pontificio de la capilla Sixtina entonaba la polifonía sacra. Le seguía el papa Francisco, vistiendo casulla verde y dorada, y el palio.

Las lecturas fueron en diferentes idiomas, mientras que el Evangelio cantado en latín, narra cuando Jesús dijo: «El que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra aquella; y si una mujer se divorcia de su marido y se casa con otro, también comete adulterio».

El Papa por ello señaló que “las lecturas bíblicas de este domingo parecen elegidas a propósito para el acontecimiento de gracia que la Iglesia está viviendo, es decir, la Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre el tema de la familia que se inaugura con esta celebración eucarística”. Lecturas se centran en tres aspectos: el drama de la soledad, el amor entre el hombre y la mujer, y la familia.

Y recordando la lectura que narra de Adán en el Paraíso a quien Dios dio una compañera, señaló la soledad, «el drama que aún aflige a muchos hombres y mujeres: ancianos abandonados incluso por sus seres queridos y sus propios hijos; en los viudos y viudas; en tantos hombres y mujeres dejados por su propia esposa y por su propio marido; en tantas personas que de hecho se sienten solas, no comprendidas y no escuchadas; en los emigrantes y los refugiados que huyen de la guerra y la persecución; y en tantos jóvenes víctimas de la cultura del consumo, del usar y tirar, y de la cultura del descarte».

“Hoy se vive la paradoja de un mundo globalizado en el que vemos tantas casas de lujo y edificios de gran altura, pero cada vez menos calor de hogar y de familia” dijo Francisco. “En donde el amor duradero, fiel, recto, estable, fértil es cada vez más objeto de burla”, en donde las sociedades más avanzadas son las que tienen las más bajas tasas de natalidad y el mayor promedio de abortos, de divorcios, de suicidios y de contaminación ambiental y social.

Así Dios al darle a Adán una compañera, muestra que nada hace más feliz al hombre que «un corazón que se le asemeje, que le corresponda; para vivir la extraordinaria experiencia del amor y para ver su amor fecundo en los hijos, como dice el salmo de hoy».

Así Jesús, indica el Papa, ante la pregunta retórica que le habían dirigido enseña “que Dios bendice el amor humano, es él el que une los corazones de dos personas que se aman y los une en la unidad y en la indisolubilidad”.

El Santo Padre recordó cuando Mateo dice ‘Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre’, una exhortación a “superar el mezquino egoísmo” y “el miedo de aceptar el significado auténtico de la pareja y de la sexualidad humana en el plan de Dios”.

Invitó así a defender «la sacralidad de la vida» y a «defender la unidad y la indisolubilidad del vinculo conyugal como signo de la gracia de Dios y de la capacidad del hombre de amar en serio”.

O sea vivir su misión «en la verdad que no cambia según las modas pasajeras», sin levantar el dedo para juzgar a los demás, sin olvidar que Jesús también dijo: «No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar justos, sino pecadores».

Recordó cuando san Juan Pablo II decía: «El error y el mal deben ser condenados y combatidos constantemente; pero el hombre que cae o se equivoca debe ser comprendido y amado».

Concluyó exhortando: “La Iglesia debe buscar al hombre, acogerlo y acompañarlo, porque una Iglesia con las puertas cerradas se traiciona a sí misma y a su misión, y en vez de ser puente se convierte en barrera”. Y pidió al Señor “que nos acompañe en el Sínodo y que guíe a su Iglesia a través de la intercesión de la Santísima Virgen María y de San José, su castísimo esposo”.  

Clicar aqui para leer el texto completo de la homilía

Share this Entry

Sergio Mora

Buenos Aires, Argentina Estudios de periodismo en el Istituto Superiore di Comunicazione de Roma y examen superior de italiano para extranjeros en el Instituto Dante Alighieri de Roma. Periodista profesional de la Associazione Stampa Estera en Italia, y publicista de la Orden de periodistas de Italia. Fue corresponsal adjunto del diario español El País de 2000 a 2004, colaborador de los programas en español de la BBC y de Radio Vaticano. Fue director del mensual Expreso Latino, realizó 41 programas en Sky con Babel TV. Actualmente además de ser redactor de ZENIT colabora con diversos medios latinoamericanos.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación