ZENIT

ZENIT - HSM

DESCARGAR EL SERVICIO DIARIO DE ZENIT EN FORMATO TEXTO

Viernes 20 de noviembre de 2015

Share this Entry

El Papa en Sta. Marta critica el ‘santo soborno’ en la Iglesia

En la homilía de este viernes, el Santo Padre advierte sobre el apego al dinero y al poder. La alegría solamente viene de la fidelidad a la Alianza

El papa Francisco ha pedido que la Iglesia no se apegue al dinero y al poder y no adore el “santo soborno”, sino que su fuerza y su alegría sea la palabra de Jesús.

Haciendo referencia a la primera lectura del Libro de los Macabeos, que cuenta la alegría del pueblo por la consagración del Templo profanado por los paganos y el espíritu mundano, el Santo Padre ha reflexionado sobre la victoria de los que son perseguidos por parte del “pensamiento único”. El pueblo de Dios hace fiesta, se regocija, porque encuentra de nuevo la “propia identidad”. De este modo, ha explicado que la fiesta “es algo que la mundanidad no sabe hacer, no puede hacer”. El espíritu mundano –ha añadido– nos lleva como mucho a tener un poco de diversión, un poco de ruido, pero la alegría solamente viene de la fidelidad a la Alianza.

Asimismo, ha recordado que en el Evangelio Jesús expulsa a los mercaderes del Templo, diciendo: “Está escrito: ‘Mi casa es casa de oración’, pero vosotros la habéis convertido en una ‘cueva de bandidos’” . De este modo, ha señalado que durante la época de los Macabeos, el espíritu mundano “había suplantado el lugar de la adoración al Dios Viviente”. También ahora –ha añadido– esto sucede, aunque “de otra forma”.  

Y el Pontífice lo ha explicado así: “los jefes del Templo, los jefes de los sacerdotes –dice el Evangelio– y los escribas había cambiado las cosas un poco. Habían entrado en un proceso de degradación y había ‘ensuciado’ el Templo. ¡Habían ensuciado el Templo! El Templo es un símbolo de la Iglesia. La Iglesia siempre –¡siempre!– sufrirá la tentación de la mundanidad y la tentación de un poder que no es el poder que Jesucristo quiere para ella. Jesús no dice: ‘no, esto no se hace. Hacedlo fuera’. Dice: ‘¡Habéis hecho una cueva de ladrones aquí!’ Y cuando la Iglesia entra en este proceso de degradación el final es muy feo. ¡Muy feo!”.

A continuación, el Santo Padre ha advertido del peligro de la corrupción. “Siempre está en la Iglesia la tentación de la corrupción. Es cuando la Iglesia, en vez de estar unido a la fidelidad al Señor Jesús, al Señor de la paz, de la alegría, de la salvación, se apega al dinero y al poder. Esto sucede aquí, en este Evangelio. Estos jefes de los sacerdotes, estos escribas estaban apegados al dinero, al poder, y habían olvidado el espíritu”.  Y para justificarse y decir que eran justos, que eran buenos –ha indicado– habían cambiado el espíritu de libertad del Señor por la rigidez.

El Santo Padre ha observado que Jesús, en el capítulo 23 de Mateo, habla de esta rigidez. “La gente había perdido el sentido de Dios, también la capacidad de alegría, también la capacidad de alabanza: no sabían alabar a Dios porque estaban apegados al dinero y al poder, a una forma de mundanidad, como el otro en el Antiguo Testamento”, ha explicado.

Tal y como ha recordado el Papa, Jesús expulsa del Templo a los sacerdotes, a los escribas, a los que hacían negocios allí. “Y los jefes de los sacerdotes y los escribas estaban unidos entre ellos: ¡estaba el ‘santo soborno’ allí!  Y lo recibían, estaban apegados al dinero y veneraban esta santa”, ha advertido. De este modo, el Santo Padre ha asegurado que el Evangelio es muy fuerte. Dice: “los jefes de los sacerdotes y los escribas trataban de destruir a Jesús y así también a los jefes del pueblo”. Era lo mismo que había sucedido en el templo de Judas Macabeo. ¿Y por qué? Por este motivo con Jesús “no sabían qué hacer porque todo el pueblo le escuchaba”.

El Pontífice ha explicado que la fuerza de Jesús era su palabra, su testimonio, su amor. “Y donde está Jesús no hay sitio para la mundanidad, no hay sitio para la corrupción”, ha asegurado.

Del mismo modo, Francisco ha observado que “esta es la lucha de cada uno de nosotros, esta es la lucha cotidiana de la Iglesia: siempre Jesús, siempre con Jesús, siempre escuchando sus palabras; y nunca buscar seguridad donde están las cosas de otro dueño. Jesús nos había dicho que no se puede servir a dos señores: o Dios o las riquezas, o Dios o el poder”.

Para finalizar la homilía, el Obispo de Roma ha asegurado que nos hará bien rezar por la Iglesia. “Pensar en tantos mártires de hoy que, por no entrar en este espíritu de mundanidad, del pensamiento único, de la apostasía, sufren y mueren. ¡Hoy!”. Hoy –ha concluido– hay más mártires en la Iglesia que en los primeros tiempos. Pensemos. Nos hará bien pensar en ellos. Y también pedir la gracia para no entrar nunca, nunca en este proceso de degradación hacia la mundanidad que nos lleva a apegarnos al dinero y al poder.  

 

 

El Papa saluda en ucraniano al presidente Poroshenko

El joven Bergoglio en Buenos Aires a veces ayudaba en la misa a un sacerdote ucraniano, de quien aprendió algunas frases

El papa Francisco recibió este viernes en el Vaticano al presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, a quien saludó en ucraniano. Posteriormente, el director de la oficina de prensa de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi, explicó que el joven Bergoglio cuando era monaguillo en Buenos Aires, algunas veces ayudó en la misa a un sacerdote ucraniano del rito católico. De este modo, aprendió algunas palabras en dicho idioma. También indicó que este sacerdote urcraniano está enterrado en Roma en la basílica de Santa Sofía y que el presidente Poroshenko ha ido a rezar ante su tumba. 

La conversación privada entre el Pontífice y el presidente duró 22 minutos, y concluido el coloquio entraron en la biblioteca del Papa las diez personas que acompañaban al mandatario ucraniano, además de su esposa. El Santo Padre hablaba en italiano, mientras que el presidente en inglés, ayudados por un intérprete.

«Las conversaciones, se han desarrollado en una atmósfera de cordialidad y durante las cuales se han reiterado las buenas relaciones entre la Santa Sede y Ucrania», indica el comunicado del Vaticano. Y precisa que las conversaciones  «se han centrado principalmente en las cuestiones relacionadas con la situación del conflicto en el país», o sea, con la vecina Rusia.

El comunicado añade que existe «un deseo compartido de que con el esfuerzo de todas las partes interesadas, se privilegien las soluciones políticas, empezando por la realización plena de los Acuerdos de Minsk».

«Asimismo se ha puesto de manifiesto –prosigue la nota– la preocupación por las dificultades a la hora de enfrentar la emergencia humanitaria, con una referencia especial al acceso de las organizaciones especializadas en la zona afectada por las hostilidades y a la asistencia sanitaria». Pero también sobre el «intercambio de prisioneros, además de las repercusiones económicas y sociales del conflicto en todo el territorio».

Un encuentro, explica el comunicado que «ha brindado la ocasión para poner de relieve el importante papel de las Iglesias en la sociedad, además de la aportación de las comunidades greco-católicas y de rito latino a la vida del país». 

El presidente agradeció al Papa la oportunidad de este encuentro y le regaló un ángel de cristal con dos pedazos de ámbar, uno en el corazón y otro en la aureola. Se trata de una artesanía típica de su país. Poroshenko le dijo a Francisco que esperaba que al ver la figura del ángel, se acordara de Ucrania. 

Por su parte, el Papa le regaló la medalla de bronce con un olivo que une a una roca partida y le deseó la paz p
ara Ucrania. También le entregó una copia de la Laudato Si’ y de la Evangelii gaudium. 

Sucesivamente, el presidente Poroshenko se entrevistó con el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado, a quien acompañaba el arzobispo Paul Richard Gallagher, secretario para las relaciones con los Estados.

 

 

El Papa pide sacerdotes dedicados y no burócratas

El Santo Padre a los participantes del Congreso promovido por la Congregación para el Clero:  un sacerdote no puede perder sus raíces, debe rezar como le enseño su madre

El camino a la santidad de un sacerdote comienza en el seminario. Así lo ha indicado el papa Francisco en la audiencia con los participantes del Congreso promovido por la Congregación para el Clero con ocasión del 50º aniversario de los Decretos Conciliares “Optatam totius” y “Presbyterorum ordinis”. Decretos –ha asegurado el Papa en su discurso– que son una semilla que el Concilio sembró en el campo de la vida de la Iglesia y en estos cinco decenios han crecido, se han convertido en una planta frondosa, aunque con alguna hoja seca, pero sobre todo con muchas flores y frutos que embellecen la Iglesia hoy.

En su discurso, en el que ha improvisado en varias ocasiones con anécdotas y ejemplos de lo que iba explicando, el Santo Padre ha recordado que la vocación al sacerdocio es un regalo que Dios hace a algunos para el bien de todos. Y así, ha compartido con los presentes algunos pensamientos, precisamente a partir de la relación entre los sacerdotes y otras personas considerando estas tres ideas: “tomados entre los hombres”, “constituidos a favor de los hombres”, presentes “en medio de los otros hombres”.

El sacerdote es un hombre que nace en un cierto contexto humano. Y el Papa ha precisado que es allí donde “aprende los primeros valores, absorbe la espiritualidad del pueblo, se acostumbra a las relaciones”.  Y ha asegurado que también los sacerdotes tienen una historia, “no son hongos que nacen espontáneamente en la catedral el día de su ordenación”. Por eso ha indicado que es importante que los formadores y los mismos sacerdotes recuerden esto y “sepan tener en cuenta esa historia personal a lo largo del camino de formación”.

En este sentido Francisco ha subrayado el fundamental “centro de pastoral vocacional” que es la familia. Un buen sacerdote –ha asegurado– es antes que nada un hombre con su propia humanidad, que conoce su propia historia, con sus riquezas y sus heridas, y que ha aprendido a hacer las paces con ellas, alcanzando la serenidad de fondo, propia de un discípulo del Señor.

Al respecto, el Santo Padre ha indicado como anormal que un sacerdote esté triste, nervioso o sea duro de carácter. “Si tienes una enfermedad, estás neurótico, ve al médico. Al médico espiritual y al médico clínico. Te dará una pastilla que te hará bien. Ambos. Pero por favor, que los fieles no paguen la neurosis de los sacerdotes. No golpear a los fieles. Cercanía de corazón con ellos”, ha pedido.     

Asimismo ha asegurado que un sacerdote no puede perder sus raíces, “nuestras raíces nos ayudan a recordar quiénes somos y dónde nos ha llamado Cristo. A propósito de las raíces, el Santo Padre ha contado una anécdota de un sacerdote que conoció en Buenos Aires. Un buen sacerdote, ordenado desde hacía dos años que empezó a sentirse confundido. Habló con el padre espiritual, sacerdotes, médico y como no podía más pensó “me voy”. Francisco ha contado que, como conocía a su madre, una mujer humilde y fuerte, le dijo al sacerdote que fuera a hablar con ella. “La madre le ha dado dos bofetadas espirituales, espirituales. Le ha dicho tres o cuatros verdades, le ha puesto en su sitio y ha ido adelante”, ha contado. De este modo, el Papa ha explicado que es importante que los sacerdotes vayan a la raíz y recen como les enseñó su madre.

A propósito del segundo punto, hacerse sacerdotes para “servir a los hermanos y las hermanas”, el Pontífice ha subrayado que las imágenes de Cristo que se toman como referencia son claras: sumo pastor, siervo y buen pastor. “No somos sacerdotes para nosotros mismos y nuestra santificación está íntimamente unida a la de nuestro pueblo, nuestra unción a su unción”, ha precisado. Por eso ha asegurado que saber y recordar ser “constituidos para el pueblo” ayuda a ser “pastores y no funcionarios”.

El Santo Padre ha subrayado que un sacerdote debe aprender a alegrarse y no debe perder nunca esta capacidad. “Yo tengo miedo a los rígidos. Tengo miedo a los sacerdotes rígidos. Lejos. te muerden”, ha bromeado. Y ha asegurado que “el ministro sin el Señor se hace rígido. Y esto es un peligro para el pueblo de Dios”.                     

Por otro lado, el Pontífice ha explicado que la formación humana, la intelectual y la espiritual convergen naturalmente en la pastoral, a la que dan instrumentos, virtudes y disposiciones personales.

 

 

Francisco: la santificación del sacerdote está unida a la de su pueblo

El Santo Padre indica, en su discurso al Congreso organizado por la Congregación para el Clero, que tiene miedo de los sacerdotes rígidos y pide a los obispos que sean misericordiosos y tengan «residencia» siempre en su diócesis

En su encuentro de hoy con los participantes del Congreso organizado por la Congregación para el Clero, el santo padre Francisco trató diversos puntos, entre ellos ha recordado que el sacerdote es un hombre “en medio de los otros hombres”.

En este punto ha advertido a los obispos sobre la importancia de la cercanía con los propios sacerdotes. Les ha pedido que estén siempre disponibles para ellos aunque tengan mucho trabajo. “Un obispo siempre está ocupado, gracias a Dios. Pero si tú, obispo, recibes una llamada de un sacerdote y no puedes recibirle porque tienes mucho trabajo, al menos toma el teléfono y llámalo”, ha pedido el Papa. Y además de la cercanía les ha pedido “residencia” en la propia diócesis. “Si no tienes ganas de permanecer en la diócesis, dimite. Y da la vuelta mundo haciendo otro apostolado muy bueno. Pero si eres obispo de esa diócesis: residencia”.

Cercanía, entrañas de misericordia, mirada amorosa. Con este testimonio de vida –ha indicado el Papa– podemos evangelizar, hacer experimentar la belleza de una vida vivida según el Evangelio y el amor de Dios que se hace concreto también a través de sus ministros.

Al respecto, el Papa ha hablado del confesionario. “Siempre se pueden encontrar caminos para dar la absolución, recibir bien, pero algunas veces no se puede absolver. Pero algunos sacerdotes dicen: ‘no, de esto no te puede absolver. Vete’. Y ese no es el camino. Si no puedes dar la absolución, explica: ‘Dios te ama mucho, Dios te quiere. Para llegar a Dios hay muchos caminos. Yo no te puedo dar la absolución, te doy la bendición. Pero vuelve, vuelve siempre aquí. Cada vez que vuelves te dará la bendición como signo de que Dios te ama’. Y ese hombre, esa mujer se va lleno de alegría porque ha encontrado el icono del Padre, que no rechaza nunca”.      

Finalmente, el Pontífice ha invitado a los presentes a preguntarse dónde tienen su corazón y les ha pedido que no tengan “espacios privados” porque tienen que estar siempre disponibles para las necesidades de los fieles. “Un sacerdote no puede tener un espacio privado. Siempre está con el Señor o con la gente”, ha afirmado. Para concluir su intervención, ha deseado que este Congreso ofrezca una ayuda a la formación de los sacerdotes, “los que son y los que el Señor quiera regalarnos”.

 

 

El Papa pide ojos abiertos para discernir quién entra en los seminarios

Ha advertido sobre personas que están psicológicamente enfermas y buscan para su vida estructuras que las defiendan y donde sentirse seguras

Salud espiritual, material, física y psicológica. Es lo que ha pedido el papa Francisco a la hora de discernir la vocación y la misión en los seminarios. Durante su discurso a los participantes del Congreso promovido por la Congregación para el Clero, el Santo Padre ha contado cuando poco después de ser nombrado maestro de novicios, llevó a una psicóloga los resultados del test de personalidad, un test sencillo que se hacía como uno de los elementos del discernimiento. El Papa ha asegurado que era una buena mujer y una buena médica.

Y esta mujer le decía: “Este tiene este problema pero puede ir si hace así”. Pero también era inflexible en algunos casos los cuales a Bergoglio le parecían ‘buenos chicos’ y la psicóloga le explicó: “Ahora es bueno, pero sepa que hay jóvenes que saben insconscientemente, no son conscientes, pero sienten insconscientemente que están psicológicamente enfermos y buscan para su vida estructuras que les defiendan, para poder ir adelante. Y van bien hasta el momento en el que se sienten estables y ahí empiezan los problemas”.  

“Me parece un poco extraño”, respondió él. Y la respuesta que le dio la mujer no la olvidará nunca, ha contado Francisco. “Padre, ¿usted no ha pensado por qué hay tantos policías torturadores? Entran jóvenes, parecen sanos pero cuando se sienten seguros, la enfermedad comienza a salir. Esas son las instituciones fuertes que buscan estos enfermos inconscientes: la policía, el ejército, el clero… Y después muchas enfermedades que todos conocemos salen fuera”, explicó la psicóloga.

De este modo, el Santo Padre ha indicado hoy a los presentes, que cuando él se da cuenta que un joven es demasiado rígido, demasiado fundamentalista, “no me fío, detrás hay algo que él mismo no sabe”.

A propósito, ha hecho referencia a Ezequiel 16, cuando el Señor le dice a su pueblo todo lo que ha hecho por él. Le ha encontrado recién nacido, le ha vestido, le ha desposado… “y después, cuando te has sentido segura, te has prostituido”. Es una regla de vida, ha advertido el Santo Padre. Por eso, el papa Francisco ha pedido “ojos abiertos en la misión en los seminarios. Ojos abiertos”.

 

 

España: UNIAPAC presentará iniciativas empresariales de éxito gestionadas con principios cristianos

El Congreso Internacional «Christian Management Education in the 21st Century» se celebrará en Madrid el próximo 26 de noviembre. Participarán personalidades del mundo empresarial y académico de diferentes países

El Congreso de la Federación Internacional de Asociaciones de Empresarios y Directivos Cristianos (UNIAPAC), que este año se organiza bajo el título “Christian Management Education in the 21st Century”, tendrá lugar en Madrid el próximo 26 de noviembre. Durante la reunión, se presentarán diferentes iniciativas empresariales de éxito gestionadas con principios cristianos.

El arzobispo de Madrid y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Mons. Carlos Osoro; el presidente de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, Carlos Romero; el presidente de UNIAPAC Europa, Franco Nava; y el presidente de Acción Social Empresarial (ASE), Luis Hernando de Larramendi, serán los encargados de inaugurar este foro internacional.

“Este coloquio forma parte de una sucesión de reuniones internacionales que buscan presentar diferentes casos de iniciativas empresariales impulsadas por valores cristianos que han alcanzado éxito, con el objetivo de que puedan conformar un corpus práctico de iniciativas empresariales éticas útiles para programas de estudios y maestrías empresariales de universidades y escuelas de negocios católicas y no católicas de todo el mundo”, han explicado sus organizadores en un comunicado remitido a ZENIT. Para ello, el Congreso contará con la participación de personalidades del mundo empresarial y académico provenientes de México, Argentina, Estados Unidos, Francia, Alemania y España.

En el encuentro, se hará también especial referencia a la figura del empresario argentino Enrique Shaw, que podría ser el primer empresario elevado a los altares. La jornada, que se celebrará en el Colegio Mayor Universitario del CEU, terminará con una recepción que permitirá intercambiar opiniones y establecer contactos con los ponentes y participantes.

UNIAPAC reúne a asociaciones empresariales cristianas en 36 países de Europa, América Latina, África y Asia. Su visión está fundamentada en el pensamiento social cristiano, con el fin de restablecer una economía centrada en la persona, como condición necesaria para impulsar un auténtico desarrollo y condiciones aceptables de equidad en los distintos países y regiones.

 

 

Bangladesh: el ISIS reivindica atentado contra misionero italiano

Piero Parolari, del Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras, recibió disparos en el cuerpo y la cabeza. Está hospitalizado

El misionero italiano Pietro Parolari del Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras (PIME) fue atacado esta semana por tres hombres en la diócesis de Dinajpur y ha sido gravemente herido por disparos en el cuerpo y la cabeza. Actualmente, el misionero, que se encuentra en Bangladesh desde 1985, está fuera de peligro. Está internado en el Medical College de Dinajpur, localidad en donde se produjo el ataque.

Por su parte, el Estado Islámico ha reivindicado el antentado vía twitter, aunque es muy difícil verificar la autenticidad del anuncio que define al misionero como un «cruzado italiano».  El 28 de septiembre pasado, el ISIS se declaró responsable de haber asesinado al cooperador italiano Cesare Tavella. 

El misionero ahora secuestrado fundó el Tbc Hospital con 70 camas, al lado de la parroquia de Rajshahi. Desde hace algunos años trabaja en la parroquia de Suhiari, cerca de Dinajpur, como vicepárroco y también en el hospital St. Vicent, indicó el PIME en su página web.

El obispo Sebastian Tudu en declaraciones a la agencia MISNA indicó que “el padre Piero, que además es médico y presta servicios en el hospital de la misión, estaba yendo a visitar a pacientes cuando un grupo de hombres armados le agredió y le disparó. Parece que dos balas lo alcanzaron y presentaría heridas en la cabeza y los ojos. Por el momento esto es todo lo que sabemos sobre las circunstancias de este ataque. Para conocer otros detalles esperamos que sea él quien nos informe”.

La policía ha detenido a algunas personas relacionadas con el partido Jamaat-e-Islami, considerado el tercer partido del país y le ha prohibido participar en las elecciones. Según otras fuentes locales, el ataque contra el misionero estaría relacionado con la confirmación de las sentencias a muerte que la Corte Suprema de Bangladés dictó contra dos líderes opositores acusados de crímenes de guerra cometidos antes de 1971.

 

Ataque yihadista en Malí. Toman a 170 rehenes

En el Hotel Radisson de Bamako. Hasta el momento 80 fueron liberados. Hay 3 muertos. Pedían que recitaran versos de Corán en árabe para dejarlos libres

Un grupo terrorista islámico tomó hace pocas horas el hotel Radisson en Bamako, capital de Malí. De los 170 rehenes 80 fueron liberados. Los terroris
tas islámicos impusieron como condición para liberar a lo rehenes que recitaran versos del Corán en árabe.

Hasta el momento hay tres muertos, según las noticias que van llegando, no quedando claro si fueron ejecutados por no poder cumplir con la condición impuesta a los rehenes o durante el fuego cruzado con las autoridades policiales.

La mayoría de los clientes del Hotel Radisson son franceses, entre ellos una tripulación de Air France que indicó la empresa está fuera de peligro.

La denominación del grupo terrorista que tomó el hotel aún no se sabe, pero sí que son yihadistas relacionados con Al Qaeda o Boko Haram, aliados a su vez con el Califato Islámico (ISIS, por sus siglas

 

España: los obispos condenan la plaga del terrorismo y manifiestan su cercanía con Malí

El secretario general y portavoz de la CEE, José María Gil Tamayo, ha pedido agotar todos los medios pacíficos en Siria e Irak antes de una intervención armada

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha reiterado este viernes por la mañana su condena por los atentados de París y por lo que está sucediendo en Malí, donde diez asaltantes han tomado como rehenes a 170 personas en un hotel, y también ha asegurado su oración por las víctimas.

En la rueda de prensa final de la 106º Asamblea Plenaria, el secretario general y portavoz de la CEE, José María Gil Tamayo, ha pedido que “nuestra mirada de comprensión y de solidaridad, abarque también la situación que están sufriendo en Oriente Medio y otros países. No nos acostumbremos nunca al sufrimiento de los inocentes ante esta plaga que es el terrorismo”.

Gil Tamayo ha transmitido el rechazo de los obispos españoles a la violencia y ha advertido de que “nunca la imposición de las ideas puede justificarla”. Además, ha subrayado que es “una perversión del hecho religioso usar el nombre de Dios” para cometer estos actos terroristas y ha expresado el deseo del episcopado español de que “se imponga la justicia y la paz”.  

Preguntado por la posición de la Iglesia ante una posible intervención militar en Siria e Irak, el portavoz de la CEE se ha remitido a lo que diga la Santa Sede sobre este asunto y ha recordado que “lo que siempre se va a buscar es la paz y se van a agotar todos los medios pacíficos que lleven a su consecución”.

No obstante, el sacerdote y periodista ha indicado que “hay principios que se tendrán que estudiar, como el derecho a la defensa y la cuestión de la injerencia humanitaria”, así como el principio de legalidad establecido por Naciones Unidas y el principio de proporcionalidad.

Gil Tamayo ha reclamado también coherencia en todos los ámbitos, y ha afirmado que no se puede “estar invocando la paz y al mismo tiempo permitiendo la venta de armas de forma masiva y sobretodo indiscriminada”.

Ante la crisis de refugiados, el secretario general de la CEE ha pedido que “no se asocie refugiados y delincuentes”. “La figura del refugiado es una conquista de los derechos humanos y no podemos contagiarla con cuestiones delictivas y no podemos generalizar por una cuestión muy particular”, ha dicho.

En otro orden de cosas, Gil Tamayo ha informado de los trabajos de la Asamblea Plenaria que ha tenido lugar esta semana en la Casa de la Iglesia. Así, ha destacado que la CEE ha aprobado el Plan Pastoral 2016-2020, con el título “Iglesia en misión al servicio de nuestro pueblo”, que se ha elaborado teniendo en cuenta la exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” del papa Francisco.

Asimismo, ha explicado que los obispos han estudiado los borradores de otros dos documentos: “Jesucristo, salvador del hombre y esperanza del mundo”, que está redactando la Comisión Episcopal de Doctrina de la Fe, y un informe sobre la situación del clero en España.

La Asamblea Plenaria también ha dado el visto bueno a la petición de adhesión de la CEE a la solicitud de declaración de santa Bonifacia Rodríguez de Castro como patrona de la mujer trabajadora que está promoviendo la Congregación de las Siervas de San José, de la que es fundadora, ha proseguido el portavoz.

La reapertura de la causa de beatificación de la venerable María de Jesús de Ágreda, fundadora del monasterio de Ágreda de las monjas Concepcionistas y conocida por su obra “La Mística Ciudad de Dios”, ha sido una más de las iniciativas que han contado con el apoyo del episcopado español. Ahora, ha apuntado el sacerdote extremeño, la causa seguirá los trámites ante la Congregación para las Causas de los Santos.

A la luz del Motu Propio Mitis Iudix Dominus Iesus y con el fin de determinar unos criterios comunes para su puesta en práctica en lo que corresponde a la Conferencia Episcopal, los obispos han dialogado sobre la reforma de los procesos de nulidad matrimonial, según ha señalado su secretario general. 

Como es habitual en la Plenaria de noviembre, se han aprobado los balances y liquidación presupuestaria del año 2014, los criterios de constitución y distribución del Fondo Común Interdiocesano y los presupuestos de la CEE y de los organismos que de ella dependen para el año 2016. Unos temas que ha tratado el recién reelegido vicesecretario para Asuntos Económicos de la CEE, Fernando Giménez Barriocanal, que ha comparecido ante los medios junto a Gil Tamayo.

 

Rey misericordioso

XXXIV Domingo Ordinario

Daniel 7, 13-14: “Su poder es eterno”
Salmo 92: “Señor, tú eres nuestro rey”
Apocalipsis 1, 5-8: “El soberano de los reyes de la tierra ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para su Dios y Padre”
San Juan 18, 33-37: “Tú lo has dicho. Soy rey”

Les llamaban “jefes de zona” y son los coordinadores de muchas comunidades y entregan su vida a favor de sus servidores y catequistas. Se preocupan cuando alguien ha faltado, si uno está enfermo o tiene algún problema. En la pasada visita pastoral a la parroquia de Tenejapa me sorprendieron cuando resueltamente de dijeron: “Ya no queremos ser jefes de zona”. Conociendo su generosidad y disposición me quedé sorprendido. Pero mi sorpresa y fue mayor cuando continuaron: “El jefe es el que manda y a quien le tienen que servir; el que ordena y muchas veces ni conoce; el que busca su provecho. Mejor nos queremos llamar “jCananzona” que quiere decir el cuidador y servidor de la zona. Porque queremos de verdad servir a los hombres y mujeres de nuestra región, especialmente a los más débiles”. No sé si sea muy feliz esta nueva palabra mezcla de tseltal y español. Mi admiración y respeto para quienes generosamente se disponen a servir viviendo a contra corriente an un mundo de ambición y de poder.

Hoy es el último domingo del año y celebramos una fiesta que quiere dar sentido y culmen a todo este tiempo: Cristo Rey. Pero ¿de qué rey se trata? Juan parece darnos la respuesta. El relato del proceso de Jesús ante Pilato tiene un gran relieve en el evangelio de Juan. La reflexión sobre la realeza está presente en todo el episodio hasta llegar a la declaración de Pilato a los judíos: “¡Aquí tienen a su rey!”, que unida a la declaración de que es “Hijo de Dios”, son las causas que se aducen para su condena. Es una imagen plástica que confronta dos estilos de realeza: por una parte la político militar que sostiene la ideología del imperio romano, y por otra la realeza soñada por los judíos que esperaban la venida de un mesías que debería liberarlos del yugo militar. Jesús no encaja en ninguna de las dos. Y en este día que celebramos la fiesta de Cristo Rey, Jesús nos ofrece un concepto de realeza muy diferente al que esperaríamos humanamente. La realeza de Jesús, como aparece en este texto es de otra forma, a tal grado que aunque es el
condenado y golpeado, sigue apareciendo como el verdadero rey frente a la caricatura de poder que ofrece Pilato. Parecería que quiere unirse a todas víctimas humilladas, vejadas y despreciadas a causa de la verdad y la justicia.

Entre las ambiciones que más ciegan el corazón de la persona está el poder. El poder que dispone arbitrariamente de bienes y personas, la autoridad que debe ser obedecida y ser tomada siempre en cuenta. Es uno de esos virus que ataca y deforma a las personas. Hace que se olvide de los lazos de fraternidad y solidaridad con los hermanos y se asume como un privilegio para buscar los propios beneficios sin importar el pueblo. De hecho, sufrimos con frecuencia los mandatos despóticos de personas que antes se mostraban amables, interesadas y humanas. Se hace realidad aquella parábola bíblica (Jueces 9, 7s) que nos presenta a los árboles que querían elegirse un rey; ninguno de ellos acepta para no perder su posibilidad de dar frutos. Solamente lo acepta la zarza que al abrazarlos a todos con sus ramas, los pincha y lastima. El poder se encarama sobre el pueblo que sufre y que padece hambre. Un pueblo que además de todas las calamidades propias, tiene que ir cargando con una estructura autoritaria que, como parásito, acaba chupando al que ya no aguanta más. La autoridad debe dar vida y protegerla, está para ayudar y buscar justicia. Solamente entonces será verdadera autoridad.

Cuando Cristo afirma:“Mi reino no es de este mundo”, algunos erróneamente han considerado que a Él no le interesa el bienestar de los necesitados y que solamente se situa en el ámbito espiritual. Pero Jesús mismo continúa con su aclaración: “Si mi Reino fuera de este mundo, mis servidores habrían luchado para que no cayera yo en manos de los judíos. Pero mi Reino no es de aquí”. Es decir, no actuará al estilo de este mundo que se rige por la fuerza y la violencia. Para Juan, “mundo” con frecuencia no tiene el sentido de cosmos, sino designa las fuerzas del mal y del pecado. Así nos expresa que no ha venido a dominar ni infundir terror, sino a servir a la verdad y a la justicia. No se desconecta de todo compromiso con el orden temporal. Muy al contrario, Jesús se empeña apasionadamente por la justicia y quiere cambiar el mundo.

Justicia en la Biblia implica mucho más que leyes y derechos: es el atributo fundamental de Dios. Justicia y misericordia en Dios están estrechamente unidas. Justicia es comprometerse por los que no tienen protección, es proteger y salvar su vida, es luchar contra todo desorden. Es intervenir de forma activa y tomar iniciativas a favor de una convivencia donde todos vivan en paz. La justicia debe velar por el derecho a una existencia digna para todos los hombres. Jesús entregó su vida por la justicia y el letrero de la cruz declara la causa de su muerte: “Jesús Nazareno Rey de los judíos”. Un rey que va más allá, hasta dar la vida por su pueblo. Cuando el Apocalipsis lo proclama soberano de los reyes de la tierra es porque “nos amó y nos purificó de nuestros pecados con su sangre y ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para su Dios y Padre”. Jesús mismo afirma que es rey y que esa es su vocación. Pero es el rey de la justicia y de la misericordia.

Hoy que las estructuras nacionales y mundiales tiemblan y amenazan con derrumbarse porque han perdido el verdadero sentido de autoridad, ¿no convendría que miráramos a Jesús y el reino que Él nos propone? Él nos da el verdadero sentido del reinado y del servicio. A Jesús se le enternecía el corazón frente a las ovejas descarriadas que sufrían el hambre y se comprometía en serio con ellas aunque fuera perseguido y criticado. Sus discípulos no pueden hacerse desentendidos y pasar de lado ante tantas formas de opresión y sufrimiento. No debemos habituarnos a los pecados globales que son un reto y un desafío: las catástrofes del medio ambiente y el hambre, la pobreza, las guerras y la miseria de los migrantes, los niños que no tienen acceso a la salud y a la educación, las mujeres maltratadas, las víctimas y tantas otras formas de dolor. El verdadero discípulo, al igual que Jesús misericordioso, dejará enternecer su corazón, se unirá al que vive en el dolor y se comprometerá en serio en la construcción de un “reino mejor”. La oración, la mirada atenta a las necesidades y el servicio fraternal, serán las señales de un discípulo de este Rey que quiere construir su reinado de justicia y de paz. ¿Qué estamos haciendo? ¿A qué nos compromete nuestro seguimiento de Cristo Rey?

Dios todopoderoso y eterno, que quisiste fundar todas las cosas en tu Hijo muy amado, Rey del universo, haz que toda creatura, liberada de la esclavitud, sirva a tu majestad y te alabe eternamente. Amén.

 

 

Beata María de Jesús, el Buen Pastor (Franciszka Siedliska) – 21 de noviembre

«Polaca, fundadora de las Hermanas de la Sagrada Familia de Nazaret. Un ejemplo de tenacidad y fe en defensa del ideal religioso. Abrió casas en Europa y Estados Unidos. Es patrona de la misión católica polaca en Inglaterra y Gales»

Hoy, festividad de la Presentación de la Virgen María, la Iglesia también celebra la vida de Franciszka Anna Józef. Nació el 12 de noviembre de 1842 en el castillo polaco de Roszkowa Wola, lugar cercano a Varsovia. Era la primogénita del matrimonio de terratenientes compuesto por Adolf Siedliska y Cecilia Mariana Morawska. Los Siedliska tenían lazos de parentesco con aristócratas polacos que se hallaban en la zona rusa. El abuelo materno de la beata era ministro de finanzas.

El ambiente que rodeó su infancia, tal como le ocurrió a la mayoría de sus contemporáneos, cedía al influjo de las ideologías políticas del momento. El aire que se respiraba en su hogar estaba teñido por un cierto liberalismo en el que la fe ocupaba un papel muy secundario. Ella y su hermano Adam simplemente recibieron la educación que correspondía a su alcurnia. Sin embargo, Franciszka no era ajena al hecho religioso. Su institutriz le había familiarizado con la oración, y de alguna forma fue su guía hasta que se produjo su muerte. Con esta sensibilidad espiritual en carne viva, cuando tenía 9 años al ver a su madre gravemente enferma no dudó en solicitar insistentemente la gracia de su curación a la Virgen de Czestochowa. Y poco tiempo después, en 1854, tuvo la fortuna de tomar contacto con el padre Leander Lendzian, un capuchino lituano que residía en Varsovia, ciudad en la que Cecilia se encontraba en periodo de restablecimiento, residiendo en casa de sus padres.

Este religioso, que tuvo gran influencia en la vida de Franciszka (fue su director espiritual hasta 1879), la preparó para recibir los sacramentos de la comunión y la confirmación, momento en que decidió consagrarse. La noticia cayó como un jarro de agua fría en el hogar de los Siedliska; sus padres tenían planes diametralmente opuestos a los suyos. En particular, su progenitor no le daba otra alternativa que la de contraer matrimonio con una persona de similar posición. Aparentemente la joven se plegaba a su voluntad; les acompañó en un largo viaje por Europa en el transcurso del cual se perfilaron claramente los puntos de vista de uno y de otra. Adolf, su padre, insistió hasta la saciedad en la tesis del ventajoso matrimonio, y ella, que había heredado su fuerte carácter, replicó mostrando su férrea decisión de seguir a Cristo.

Tanta carga de tensión emocional terminó por afectarle a su madre y a ella. En su caso se temió que hubiera podido contraer la tuberculosis. Mientras visitaban médicos afamados y recibía tratamientos en balnearios de Alemania, Austria, Francia y Suiza, hubo una insurrección que obligó a su padre a dejar Polonia. Fue el momento de la conversión de la beata. Su hermano Adam falleció en 1860, parece que a consecuencia de un accidente. Cuatro años más tarde, hallándose en Cannes a la espera de que su padre la autorizara a ingresar en la vida religiosa, Franciszka priv
adamente consagró a Cristo su castidad. Cuando pudieron regresar a su domicilio se comprometió como terciaria franciscana. Adolf murió en 1870 y ella tenía vía libre para materializar su consagración, alentada por Lendzian. Nuevo veto, en este caso debido a su precaria salud, le impidió dar el paso que anhelaba. En abril de 1873 por sugerencia de este capuchino, que veía clara la voluntad de Dios sobre ella, inició la fundación de la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Familia.

Fue secundada por su madre y dos terciarias franciscanas de avanzada edad. Iniciaron una labor catequética teniendo como centro de su consagración la adoración de Jesús Sacramentado. En otoño, una vez que vio frustrados los intentos de poner en marcha la obra en Polonia y en Lourdes, contando con la ayuda del padre Piotr Semenenko, superior general de los resurreccionistas, viajó a Roma y recibió la bendición de Pío IX, quien les dio vía libre para que pudieran establecerse allí. La fundación vio la luz en 1875. El padre Semenenko contribuyó también con su experiencia a la redacción de los estatutos. Ambos asistían a los emigrantes. El lema de Franciszka fue el fiat: «hágase tu voluntad». La primera comunidad tenía como modelo a la Sagrada Familia, con un claro compromiso eclesial de unión con el Santo Padre y la determinación a vivir la caridad que debía plasmarse en la acción apostólica. El padre Semenenko las asistía espiritualmente.

En 1881 Franciszka fundó en Cracovia, y tres años más tarde profesó tomando el nombre de María de Jesús, el Buen Pastor. Las religiosas se dedicaban a enseñar el catecismo, preparando a los niños para recibir los sacramentos. Progresivamente fueron abriendo otros campos: la dirección de residencias e internados, el trabajo en escuelas, en el ámbito sanitario, ayuda a los emigrantes e incluso la acogida y crianza de niños de diversas nacionalidades, entre otras acciones. En 1885 se fundó Chicago respondiendo a la petición de prelados y sacerdotes para que asistieran a compatriotas polacos. Cuando Franciszka murió el 21 de noviembre de 1902 a causa de una peritonitis, dejaba 28 casas extendidas por distintos países, entre ellos, además de los Estados Unidos, las ciudades de París y Londres. Fue beatificada por Juan Pablo II el 23 de abril de 1989. En 1996 fue proclamada patrona de la misión católica polaca en Inglaterra y Gales.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación