A scene of the video One Human Family

Caritas Internationalis - YouTube

El Papa: 'Arrodillarse ante el otro es la forma más directa de ensanchar el corazón'

En el vídeo mensaje al Festival de la Doctrina Social de la Iglesia en Verona, el Santo Padre anima a convertir con alegría los desafíos en oportunidades

Share this Entry

Para prevenir el peligro de vivir fuera de la realidad es necesario abrir los ojos y el corazón. Son palabras que ha dirigido el papa Francisco en un vídeo mensaje a la V edición del Festival de la Doctrina Social de la Iglesia, sobre el tema: “El desafío de la realidad”, que se celebra del 26 al 29 en Verona.

De este modo, el Santo Padre advierte que nuestra vida está hecha de muchas cosas, de un río de noticias, de muchos problemas: «todo nos empuja a no ver, a no darnos cuenta de los problemas de las personas que están a nuestro lado».

La indiferencia –prosigue– parece una medicina que nos protege de la implicación, se hace una forma de estar más tranquilos.

Por eso, el Pontífice asegura que “el estar cerca de las personas, derramar el óleo de la consolación, tocar la carne del otro, hacerse cargo de sus problemas, ensancha el corazón, pone en circulación el amor y nos hace estar bien”.

Asimismo recuerda que “arrodillarse” ante el otro “es la forma más directa de ensanchar el corazón, encender el amor, inspirar el pensamiento, inventar respuestas concretas e inéditas a los problemas». El desafío de la realidad –añade– pide también la capacidad de dialogar, de construir puentes en lugar de muros.

Por otro lado, recuerda que el “diálogo se abre al diferente y recompone en un cuadro los muchos segmentos de nuestra sociedad creando las condiciones para un diseño armónico”.

Reconociendo que todos percibimos la necesidad de un cambio porque “hay algo que no va”, el Papa señala que “el consumismo, la idolatría del dinero, las demasiadas desigualdades e injusticias, la homologación al pensamiento dominante, son un peso del que nos queremos liberar con la recuperación de nuestra dignidad y implicándose en el compartir, sabiendo que la solución a los problemas concretos no viene del dinero sino de la fraternidad que se hace cargo del otro”.

El verdadero cambio –indica– nace en primer lugar de nosotros mismo y es un fruto del Espíritu Santo. Asimismo, precisa que “hacer un poco de limpieza, aumentar la transparencia, recuperar frescura, autenticidad y agilidad hace bien a las estructuras y a las personas: encontraremos nuevamente el impulso y el entusiasmo de hacer algo bonito al servicio de los hermanos”.

Como último punto de su mensaje, subraya el desafío ecológico, que “pide escuchar el grito de la madre tierra: el respeto de las criaturas y de la creación representa un gran desafío para el futuro del hombre”.

Al respecto, recuerda que “la sobriedad, el consumo responsable, un estilo de vida que acoge la creación como un don y excluye formas depredatorias y de posesión exclusiva, es la forma concreta a través de la cual se crea una nueva sensibilidad”. Por ello, el Papa cree que “si somos muchos los que vivimos así, toda la sociedad lo sentirá positivamente y se escuchará por todos el grito de la tierra y el grito de los pobres”.

Para concluir, el Santo Padre les anima a ir adelante con valentía y les recuerda que “los desafíos son muchos, y nuestra tarea es la alegría de transformarlos en oportunidad”.

 

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación