CTV - Centro Televisivo Vaticano

El Papa: 'El jubileo bíblico invita a construir una tierra y una sociedad basada en la solidaridad'

En la audiencia de esta semana, el Santo Padre reflexiona sobre el sentido bíblico del Jubileo

Share this Entry

Miles de fieles, venidos de todas las partes del mundo, se han dado cita esta mañana en la plaza de San Pedro, para ver y escuchar al papa Francisco en la audiencia general. Como desde hace varias semanas, la catequesis de hoy se ha centrado en el Jubileo de la Misericordia, en concreto, sobre el sentido bíblico.
Tras su paso por los pasillo de la plaza con el papamóvil para saludar y bendecir a los presentes, el Santo Padre, desde el atrio, ha dado la catequesis. En el resumen realizado en español, ha explicado que hoy reflexionamos sobre el sentido bíblico del Jubileo”. “Cada 50 años, en el día de la expiación, tenía lugar un gran evento de liberación. Consistía en una especie de indulto general por el que se cancelaban las deudas y se restituía la tierra a sus propietarios”, ha indicado. Asimismo, ha precisado que “la idea central es que la tierra pertenece a Dios y ha sido confiada a los hombres como administradores. El jubileo bíblico era un verdadero jubileo de la misericordia, que tenía la función de ayudar al pueblo a vivir una fraternidad concreta buscando, a través de la ayuda recíproca, el bien del hermano necesitado”. En esta misma línea, el Pontífice ha observado que “otras instituciones, como el pago del diezmo y las primicias, así como la prohibición de dar préstamos con intereses desproporcionados, los usureros, estaban también destinadas a favorecer a los pobres, a los huérfanos y a las viudas”.  El mensaje del jubileo bíblico –ha concluido– nos invita a construir una tierra y una sociedad basada en la solidaridad, en el compartir y en la repartición justa de los recursos.
A continuación, ha saludado cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Al comenzar hoy el tiempo de cuaresma, les ha invitado a pedir al Señor “que nos ayude a prepararnos para la Pascua abriendo nuestros corazones a su misericordia, para que también nosotros sepamos vivirla en nuestra vida diaria, con las personas que nos rodean”.
Después del resumen de la catequesis en las distintas lenguas, ha dirigido unas palabras especiales a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados. Recordando que hoy es miércoles de ceniza, inicio del camino cuaresmal, ha pedido a los jóvenes “vivir este tiempo de gracia como una vuelta al Padre Misericordioso, que espera a todos con los brazos abiertos”. A los enfermos les ha animado a “ofrecer vuestros sufrimientos por la conversión de los que viven lejos de Dios. Y finalmente  ha invitado a los recién casados a “construir sobre la roca firme el amor divino de vuestra nueva familia”.
Este jueves, memoria de la beata Virgen María de Lourdes, se celebra la XXIVª Jornada Mundial del Enfermo, que tendrá su celebración culminante en Nazaret. En el mensaje de este año –tal y como ha recordado Francisco al final de la audiencia– se ha reflexionado sobre el rol insustituible de María en las bodas de Caná. Por eso ha indicado que “en la atención de María se refleja la ternura de Dios y la inmensa bondad de Jesús Misericordioso”. Por esto, ha invitado a rezar por los enfermos y hacer que sientan nuestro amor. La misma ternura de María –ha pedido– está presente en la vida de tantas personas que se encuentran junto a los enfermos sabiendo acoger sus necesidades, también las más imperceptibles, porque son vistos con ojos llenos de amor.
Antes de despedirse de los fieles presentes en la plaza, el papa Francisco ha pedido que recen por su próximo encuentro con el patriarca Kirill y por su viaje a México.
 

Share this Entry

Rocío Lancho García

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")