El papa Francisco en la vigilia de la Divina Misericordia

El papa Francisco en la vigilia de la Divina Misericordia

El Papa en la vigilia: 'Seamos mensajeros de la Divina Misericordia'

Print Friendly, PDF & Email

Miles reunidos en la plaza de San Pedro participaron al evento con cantos, coreografías y testimonios de la misericordia del Señor

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- La vigilia de oración en la Plaza de San Pedro con motivo de la fiesta litúrgica de la Divina Misericordia, instituida por san Juan Pablo II, se realizó este sábado, en una tarde de primavera romana. Los varios miles de fieles allí presentes participaron con cantos y oraciones y asistieron a coreografías, mientras se esperaba la llegada del papa Francisco.
Este año el día de la solemnidad, que es el primer domingo después de Pascua, coincide significativamente con la fecha de la primera celebración: 3 de abril de 2005.
El papa polaco instituyó el domingo de la Divina Misericordia en los últimos meses de su pontificado, poco antes de ese 2 de abril de 2005, cuando falleció a las 21.37, justo en la víspera de la nueva solemnidad.
Hoy en la plaza de San Pedro estaban presentes los operadores que adhieren a la espiritualidad de la misericordia, reunidos en Roma desde el 31 de marzo en el Congreso Apostólico europeo de la Misericordia que concluye el próximo lunes 4, y que prepara también el congreso mundial en Filipinas que se realizará en enero de 2017 en Manila.
Varios fueron los testimonios de la misericordia, desde un joven francés que contó como Dios le estaba esperando, a una coreografía que recordó la misericordia de Jesús a María Magdalena, hasta una señora colombiana que narró el congreso sobre la Divina Misericordia en su país en donde participaron personas golpeadas por la violencia de los terroristas y de los paramilitares, y del testimonio de perdón que ellos dieron.
El Santo Padre llegó directamente a la explanada anterior a la basílica, en medio de aplausos y vivas. A continuación de las lecturas y testimonios, Francisco dirigió unas palabras a los presentes.
Les recordó que “la misericordia de Dios es un crescendo continuo. Dios no se cansa nunca de manifestarla y nosotros no deberíamos acostumbrarnos nunca a recibirla, buscarla y desearla. Siempre es algo nuevo que provoca estupor y maravilla al ver la gran fantasía creadora de Dios, cuando sale a nuestro encuentro con su amor”.
Añadió “recorriendo las páginas de la Sagrada Escritura, encontramos que la misericordia es sobre todo cercanía de Dios a su pueblo. Una cercanía que se manifiesta principalmente como ayuda y protección”.
“En Jesús -señaló Francisco- no sólo podemos tocar la misericordia del Padre, sino que somos impulsados a convertirnos nosotros mismos en instrumentos de su misericordia”.
Y que la misericordia “reconoce el rostro de Jesucristo sobre todo en quien está más lejos, débil, solo, confundido y marginado. La misericordia sale a buscar la oveja perdida, y cuando la encuentra manifiesta una alegría contagiosa. La misericordia sabe mirar a los ojos de cada persona; cada una es preciosa para ella, porque cada una es única”.
Leer el texto completo de las palabras del Santo Padre 

Share this Entry

Sergio Mora

Buenos Aires, Argentina Estudios de periodismo en el Istituto Superiore di Comunicazione de Roma y examen superior de italiano para extranjeros en el Instituto Dante Alighieri de Roma. Periodista profesional de la Associazione Stampa Estera en Italia, y publicista de la Orden de periodistas de Italia. Fue corresponsal adjunto del diario español El País de 2000 a 2004, colaborador de los programas en español de la BBC y de Radio Vaticano. Fue director del mensual Expreso Latino, realizó 41 programas en Sky con Babel TV. Actualmente además de ser redactor de ZENIT colabora con diversos medios latinoamericanos.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }