El histórico abrazo entre san Juan Pablo II y el rabino jefe de Roma, Toaff

El histórico abrazo entre san Juan Pablo II y el rabino jefe de Roma, Toaff

Recuerdan en Roma los 30 años de la visita de Juan Pablo II a la sinagoga

El Museo judío de Roma abre la exposición: «1986-2016. Treinta años del histórico abrazo entre el Papa Juan Pablo II y el rabino Elio Toaff

Share this Entry

(ZENIT – Roma).- El miércoles 13 ha abierto en el Museo Judío de esta ciudad, la exposición que lleva el título «1986-2016. Treinta años del histórico abrazo entre el papa Juan Pablo II y el rabino Elio Toaff».
La exposición que recoge fotografías, documentos, escritos del rabino, cartas del Vaticano, y periódicos de la época nace de la colaboración entre la Comunidad judía de Roma y los Correos de Italia.
Para el presidente de la Comunidad Judía de Roma, Ruth Dereguello, más que la exposición en si misma lo que quisimos representar “fue el abrazo físico que hoy es símbolo de acogida, escucha y comprensión”.
“Un gesto valiente –añadió– que hace treinta años marcó un cambio entre las relaciones del mundo judío y cristiano, que hoy no solamente es un camino, sino sobre todo una alerta para las futuras generaciones”. O sea “un ejemplo que debe ser seguido, una piedra angular de lo que debe ser la educación y la formación, así como las relaciones entre los pueblos y las personas”.
La exposición inicia con una frase: la narración de este momento hecha por el rabino jefe Elio Toaff. “A las 17,15, Juan Pablo II ingresó en el Templo, vino hacia mi y con los brazos abiertos me abrazó”, Y mientras él se preparaba para entrar en la sinagoga repleta, para cumplir un gesto de reparación que debía recomponer una fractura de siglos, yo me sentí aplastar por el peso de todo el dolor que mi pueblo había sufrido en dos mil años”.
La responsable de la exposición, Lia Toaff, nieta del rabino jefe, señaló que decidieron iniciar la exposición desde el abrazo porque «rompió el ceremonial establecido y se volvió símbolo del cambio y de la amistad que se desarrolló durante los años”. Y añadió que esta amistad «fue talmente sincera y profunda que a veces hasta el ceremonial es superado”. En un clima que era complejo, dijo Lia Toaff, “se realizaron etapas de acercamiento que llevaron hasta este encuentro”.
Daniel Toaff, el hijo del rabino recordó el encuentro de 1986: «Emoción sí, pero también preocupación, porque mi padre era consciente de la importancia histórica de la visita del Papa a la Sinagoga. También recuerdo que estuve presente en la conversación privada entre mi padre y el Papa Wojtyla, porque tenía que hacer un reportaje para la RAI».
En la apertura de esta exposición estuvo presente el rabino jefe de Roma, Riccardo di Segni, quien recordó que «ese abrazo era la traducción en los medios de comunicación, de los avances realizados por los cristianos en relación con los judíos con el Concilio Vaticano II y los documentos posteriores».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación