Conferencia Episcopal Peruana

Perú: Los obispos recuerdan que la pena de muerte es inadmisible

Comunicado del Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal Peruana sobre la pena de muerte ante el debate electoral surgido en los últimos días

Share this Entry

(ZENIT -Roma).- “La vida humana es un don de Dios, y por tanto se nos exige respetarla y protegerla desde el primer instante de su concepción hasta su término natural”. Así se subraya en el comunicado del Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal Peruana firmado el 26 de abril. En el texto se reitera la posición de la Iglesia sobre la pena de muerte, tema expuesto en el debate electoral de estos últimos días.
El segundo turno electoral para elegir al presidente de Perú es el 5 de junio. Los candidatos son Keiko Fujimori, hija del ex presidente Alberto Fujimori, actualmente preso. Ella es favorable a la pena de muerte. Y el economista Pablo Kuczynski, ex ministro de economía del gobierno del presidente Alejandro Toledo, quien se declara contrario a la pena capital. Las encuestas actuales indican una diferencia mínima en la preferencia electoral.
Los obispos recuerdan en el comunicado que “la Iglesia reconoce el derecho y deber de la legítima autoridad pública para aplicar penas proporcionadas a la gravedad del delito, sin excluir, en casos de extrema gravedad, el recurso a la pena de muerte”. Sin embargo, citando a Juan Pablo II en la encíclica Evangelium Vitae «gracias a la organización cada vez más adecuada de la institución penal, estos casos son ya muy raros, por no decir prácticamente inexistentes». 
Finalmente concluyen citando las palabras del papa Francisco: “hoy en día la pena de muerte es inadmisible…todos los cristianos y los hombres de buena voluntad estamos obligados no sólo a luchar por la abolición de la pena de muerte, legal o ilegal, y en todas sus formas, sino también para que las condiciones carcelarias sean mejores, en respeto de la dignidad humana de las personas privadas de la libertad”.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación