Cristianos perseguidos en China

AIN

Francisco ofrece la misa matutina por China

En la Jornada de Oración por la Iglesia en China, en la fiesta de María Auxiliadora, numerosos peregrinos van al Santuario de Sheshan, en Shanghai

Share this Entry

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- El papa Francisco ha ofrecido la misa celebrada esta mañana en Santa Marta por China y su población. “Ofrezco esta misa por todos los chinos, por este gran país, para que el Señor bendiga  China”. Estas han sido las palabras del Santo Padre al inicio de su homilía matutina de este martes.
Y es que el 24 de mayo es la Jornada de oración por la Iglesia en China, coincidiendo con la memoria de la Bienaventurada Virgen María ‘Auxilio de los Cristianos’ en la que numerosos peregrinos se dirigen al Santuario de Sheshan, en Shanghai.
También en el ángelus del pasado domingo, el Santo Padre rezó para que en el Año Santo de la Misericordia los católicos chinos puedan “convertirse en signo concreto de caridad y reconciliación”.
No es la primera vez que el papa Francisco muestra su admiración y cercanía por el gigante asiático, a pesar de la delicada relación diplomática existente entre China y la Santa Sede, ante la cual el Santo Padre ha continuado con el acercamiento iniciado por su predecesor Benedicto XVI.
En 2007, el ahora papa emérito escribió una carta a los feligreses chinos en la que les hacía llegar “las expresiones de mi fraterna cercanía”. Y les señalaba la alegría «por vuestra fidelidad a Cristo Señor y a la Iglesia», fidelidad que se ha manifestado a veces con graves sufrimientos. Si bien reconocía que “existe preocupación por algunos aspectos importantes de la vida eclesial en vuestro país”, precisó.
Sin pretender tratar todos los detalles de problemas complejos –añadió Benedicto XVI–, quisiera con esta Carta ofrecer algunas orientaciones sobre la vida de la Iglesia y la obra de evangelización en China, para ayudar a descubrir lo que les pide el Señor y Maestro, Jesucristo, ‘la clave, el centro y el fin de toda la historia humana’.
Con esta carta, fechada el 27 de mayo, solemnidad de Pentecostés del año 2007, y publicada el 30 de junio del mismo año, el papa Benedicto XVI presentaba la Jornada de oración por la Iglesia en China, el día 24 de mayo, fiesta litúrgica de la Santísima Virgen María, Auxilio de los Cristianos.
Por su parte, el papa Francisco también ha mostrado varios gestos concretos. En su vuelo hacia Corea del Sur, en agosto de 2014, al sobrevolar el espacio aéreo chino, escribió una telegrama al presidente Xi Jinping.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación