Papa Francisco © Vatican Media

Francisco: La Academia, «fuerza de evangelización», experiencia y modelo «de sinodalidad»

Mensaje a las Pontificias Academias

Share this Entry

(ZENIT – 5 dic. 2019).- El Papa Francisco remarcó que, en su propio campo, la Academia supone “una experiencia y un modelo de sinodalidad. Es también una fuerza de evangelización, que pertenece al presente de la Iglesia y de su misión”.

El Santo Padre redactó un mensaje a los participantes en la XXIV Sesión Pública de las Pontificias Academias, organizada por la Pontificia Academia Mariana Internacional, que este año festeja el 60° aniversario de su institución bajo el lema “María, camino de paz entre las culturas”.

Este mensaje, dirigido al cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Pontificio Consejo de la Cultura y del Consejo de Coordinación entre las Academias Pontificias, fue leído por el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado Vaticano, indica Vatican News.

Conocimiento convertido en servicio

A lo largo del mismo, Francisco rememoró el recorrido de las siete Academias reunidas en el Consejo de Coordinación desde 1995 y resaltó que la entrega del Premio constituye un momento no secundario de su compromiso al servicio de la teología, la cultura y la vida pastoral de la Iglesia.

“La Academia es un lugar donde el conocimiento se convierte en servicio, porque sin un saber que nace de la colaboración y que resulta en la cooperación no hay desarrollo humano genuino e integral”, describió el Pontífice de acuerdo a la misma fuente.

La Academia, “Casa de María”

Respecto al 60º aniversario de la Pontificia Academia Internacional, establecida por san Juan XXIII el 8 de diciembre de 1959, el Papa animó a los académicos a seguir con su trabajo, comprometido con la promoción de la ciencia mariológica y en el fomento de la auténtica piedad mariana.

“Esta Academia se caracteriza así por ser un lugar similar a la ‘Casa de María’, donde Jesús creció en ‘edad, sabiduría y gracia’, y donde la Virgen, como madre acogedora y esposa atenta, enseña a ser un ‘cenáculo’ vivo”, destacó el Pontífice. Por todo ello, para él, el tema “María, camino de paz entre las culturas”, resume excelentemente el camino de estos sesenta años.

La Virgen, visión serena

En esta misma línea, el Obispo de Roma remitió al vínculo entre la Virgen y el pueblo creyente, que resuena alto, claro, consciente y apasionado en la Marialis cultus (57) de san Pablo VI.

En ella y ante la situación del hombre contemporáneo, que vive habitualmente entre la angustia y la esperanza, Pablo VI apuntaba: “La Virgen, contemplada en su vicisitud evangélica y en la realidad ya conseguida en la Ciudad de Dios, ofrece una visión serena y una palabra tranquilizadora: la victoria de la esperanza sobre la angustia, de la comunión sobre la soledad, de la paz sobre la turbación, de la alegría y de la belleza sobre el tedio y la náusea, de las perspectivas eternas sobre las temporales, de la vida sobre la muerte”.

María, vía de acceso al nuevo milenio

Con respecto a Juan Pablo II, el Santo Padre aludió a los esfuerzos que realizó por lograr que “la Madre del Redentor se convirtiera en el motivo y la inspiración de un encuentro renovado y de una fraternidad redescubierta como vías de acceso para la Iglesia y el mundo en el nuevo milenio”.

Por ello, san Juan Pablo II quería que la mariología tuviera un papel propio en la formación teológica universitaria y en el diálogo entre los conocimientos y esperaba que esta se adentrara en las cuestiones cruciales de nuestro tiempo, apuntó Francisco.

María, centro íntimo de la verdad

Benedicto XVI, por su parte, en la Exhortación Apostólica Post-Sinodal Verbum Domini, en la que exhortaba a los estudiosos a profundizar su comprensión de la relación entre la mariología y la teología de la Palabra, impulsó la mariología en la misma línea que su predecesor.

“De esto saldrá un gran beneficio tanto para la vida espiritual como para los estudios teológicos y bíblicos. En efecto, lo que la inteligencia de la fe ha tematizado en relación con María se sitúa en el centro más íntimo de la verdad cristiana”, considera el papa emérito.

Mariología, presencia necesaria

Sobre el trabajo de la Pontificia Academia Mariana Internacional, el Papa señaló que dicha institución ha acompañado el Magisterio universal de la Iglesia con la investigación y coordinación de los estudios mariológicos; con los Congresos Internacionales Mariológico-Marianos, cuya 25º edición será celebrada el próximo año; colaborando con los diversos centros de estudios eclesiásticos y laicales; y mediante la cooperación con diversas instituciones académicas.

“Estos compromisos  son un claro testimonio de que la mariología es una presencia necesaria de diálogo entre culturas, capaz de alimentar la fraternidad y la paz”, expone el mensaje.

Premios

Por último, con el fin de promover y fomentar la investigación teológica, y en particular la destinada a profundizar en los temas mariológicos, Francisco otorgó el Premio de las Academias Pontificias, ex aequo, a la Dra. Carme López Calderón, por la obra Grabados de Augsburgo para un ciclo emblemático portugués. Los azulejos de la iglesia del convento de Jesús de Setúbal, y al Dr. Ionuț-Cătălin Blidar, por el estudio titulado La Inmaculada Humanidad de María – Icono del logos de Dios, cumplimiento de la estirpe elegida y fruto del árbol de la cruz. Una aproximación ecuménica a la mariología greco-latina de la Inmaculada (siglos II-XIV). Además, otorgó la Medalla del Pontificado al Instituto Mariano Croata, indica el citado medio vaticano.

Share this Entry

Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación