Misa en Santa Marta, 24 febrero 2020 © Vatican Media

Santa Marta: Un solo camino contra la mundanidad, “servir a los demás”

Reflexión del Papa en la Misa

Share this Entry

(zenit – 25 febrero 2020).- “Contra el espíritu del mundo hay solo un camino: la humildad. Servir a los demás, elegir el último lugar, no trepar”, dijo el Papa Francisco.

Hoy, 25 de febrero de 2020, en la homilía de la Misa en la Casa Santa Marta, el Santo Padre reflexionó en torno al pasaje del Evangelio de hoy (Mc 9,30-37). En él, Jesús expone a los doce apóstoles que quien quiera ser el primero está llamado a hacerse el último y el servidor de todos.

En este sentido, Francisco señaló que no se puede vivir el Evangelio haciendo compromisos, sino que hay que elegir el camino del servicio. De lo contrario, se termina en el espíritu del mundo, que apunta al dominio de los demás y es “enemigo de Dios”.

Jesús era consciente de que los discípulos habían discutido entre ellos sobre quién era el más grande “por ambición”, describió el Papa. Para él, esta disputa diciendo “yo debo ir adelante, yo debo subir”, constituye el espíritu del mundo, la mundanidad.

Ansiedad de mundanidad

Del mismo modo, remitió a la primera lectura de la liturgia de hoy (Stg 4, 1-10), en la que el apóstol Santiago recuerda que el amor por el mundo es el enemigo de Dios y que subraya esta cuestión.

“Esta ansiedad de mundanidad, esta ansiedad de ser más importante que los demás y decir: ‘¡No! Yo merezco esto, no lo merece el otro’. Ésta es la mundanidad, éste es el espíritu del mundo y quien respira este espíritu, respira la enemistad de Dios”, explica el Pontífice.

Y recordó que “Jesús, en otro pasaje, dice a los discípulos: ‘O estáis conmigo o estáis contra mí’. No hay compromisos en el Evangelio. Y cuando uno quiere vivir el Evangelio haciendo compromisos, al final se encuentra con el espíritu mundano, que siempre trata de hacer compromisos para trepar más, para dominar, para ser más grande”.

Deseos mundanos

Remitiendo de nuevo a las palabras de Santiago, el Obispo de Roma remarcó que tantas guerras y tantas peleas tienen su origen precisamente de deseos mundanos, de pasiones. Y agregó que es cierto que “hoy en día el mundo entero está sembrado de guerras. ¿Pero las guerras que hay entre nosotros? Como aquella que había  entre los apóstoles: ¿quién es el más importante?”.

“’Mira la carrera que hice. ¡Ahora no puedo volver atrás!’ Ese es el espíritu del mundo y eso no es cristiano. ‘¡No! ¡Es mi turno! Tengo que ganar más para tener más dinero y más poder’. Éste es el espíritu del mundo”, expuso.

Después se refirió a “la maldad de los chismes: las habladurías. ¿De dónde viene? De la envidia. El gran envidioso es el diablo, lo sabemos, la Biblia lo dice. Por envidia. Por la envidia del diablo entra el mal en el mundo. La envidia es una termita que te lleva a destruir, a hablar mal, a aniquilar al otro”.

Ocupar el último lugar

Jesús reprende a los discípulos porque en su conversación estaban presentes todas estas pasiones. Así, los insta a convertirse en servidores de todos y a ocupar el último lugar: “¿Quién es el más importante de la Iglesia? El Papa, los obispos, los monseñores, los cardenales, los párrocos de las más bellas parroquias, los presidentes de asociaciones laicas… ¡No! El más grande de la Iglesia es el que se hace servidor de todos, aquel que sirve a todos, no el que tiene más títulos”, indicó el Papa.

“Y para hacer entender esto, tomó un niño, lo puso en medio de ellos y, abrazándolo con ternura -porque Jesús hablaba con ternura, tenía tanta – les dijo: ‘El que recibe a uno de estos pequeños, me recibe a mí’, es decir, el que acoge al más humilde, al más servidor. Éste es el camino”, describió.

Servidores de todos

En definitiva, Francisco indicó que no se debe “negociar con el espíritu del mundo”.

La mundanidad, de hecho, “es enemiga de Dios”. En contraposición, es preciso escuchar las sabias y confortadoras de Jesús en el Evangelio: “El que quiera ser el primero, debe hacerse el último de todos y el servidor de todos”.

Share this Entry

Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación