Pio XII © Vatican Media

Pio XII © Vatican Media

Apertura de los archivos vaticanos de Pío XII, un papa “reformador”

Declaraciones de Mons. Alejandro Cifres

Share this Entry

(zenit – 2 marzo 2020).- Este lunes, 2 de marzo de 2020, la Santa Sede ha abierto el Archivo Apostólico Vaticano y otros archivos a la consulta de los estudiosos los documentos del pontificado de Pío XII (1939-1958).

Anunciada por el Papa Francisco el 4 de marzo de 2019, la apertura fue preparada durante más de catorce años de trabajo, e involucra, además de los Archivos Vaticanos, los Archivos Históricos de la Sección de Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado, los Archivos de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el Archivo Histórico de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos (de Propaganda Fide), el Archivo Histórico de la Congregación para las Iglesias Orientales, el Archivo de la Penitenciaría Apostólica y el Archivo Histórico General de la Fábrica de San Pedro.

Importancia de la apertura

Los casi veinte años de pontificado de Eugenio Pacelli, complejos y dramáticos, abarcan la Segunda Guerra Mundial, la reconstrucción, la oposición de los bloques occidentales y orientales pero también instancias y fermentos nacidos en este período en la Iglesia y la sociedad desarrollados en los años siguientes.

Mons. Alejandro Cifres Giménez, de la Congregación de los Archivos de la Doctrina de la Fe, comentó en declaraciones exclusivas a zenit que se trata de un periodo “es absolutamente decisivo para la historia del mundo y de la Iglesia: SGM, Guerra Fría y todos los cambios sociales enormes del periodo. Una verdadera piedra angular del siglo XX. Lo mismo para la Iglesia, que tuvo que afrontar los mismos tiempos terribles con los cambios de paradigma subsiguientes, y preparar el terreno para el Concilio Vaticano II.

La importancia de la apertura radica en la posibilidad que se ofrece a los estudiosos de acceder a todas las fuentes estudiando estos y otros problemas desde un punto de vista que no era posible hasta ahora.

Anticipación de los plazos

“Se trata de una apertura decidida por el Papa Francisco”, señala el obispo español, “anticipando los plazos normales, que técnicamente habrían exigido más tiempo de preparación, porque se trata de un pontificado muy largo: 19 años, y por consiguiente de una mole enorme de documentos”.

“Son todos los archivos vaticanos los que se abren para ese periodo”, indica Cifres. En realidad se trata de ampliar en término cronológico de los documentos consultables, hasta ahora fijado en la muerte de Pío XI (febrero 1939), y que ahora será la muerte de Pío XII (octubre 1958).

Un papa “reformador”, “no un conservador”

Los años del pontificado de Pacelli también se caracterizan por una marcada globalización de la sociedad y la apertura de la Iglesia a una dimensión menos eurocéntrica y más universal.

“El pontificado de Pacelli es fundamental, porque todas las problemáticas eclesiales, teológicas, morales, espirituales que se plantearán en el Concilio y post-concilio, ya están anticipadas en tiempos de Pío XII”. Fue un Papa “reformador e innovador, no un conservador como a menudo se le pinta”, asegura. Por eso, abrir sus archivos “es una contribución de primer orden para la historiografía eclesiástica y civil”.

Multitud de audiencias

Pío XII se reunió con numerosas y diversas personalidades, no sólo en el Año Santo de 1950. En 1952, casi medio millón de personas fueron recibidas en audiencias: huérfanos de guerra y amputados, granjeros, mineros, deportistas, periodistas y psicólogos deportivos, médicos, artistas, astrónomos…

Con el fin de ofrecer a todos un mensaje de comprensión y estímulo, el Papa preparó meticulosamente sus discursos, que aún hoy en día destacan por su altísimo nivel de contenido deontológico, técnico y científico. Este aspecto de su versatilidad intelectual y sensibilidad pastoral también puede ser estudiado en detalle en los fondos de archivo que ahora están disponibles para su consulta por los estudiosos.

20.000 unidades de archivo

Para dar una idea de la inmensidad de la documentación puesta a disposición, en los Archivos Vaticanos, estarán disponibles para su consulta 73 archivos de representaciones pontificias, 15 series de la Secretaría de Estado, 21 fondos de Congregaciones Romanas y de oficinas curiales y palatinas, 3 del Estado de la Ciudad del Vaticano y otros 8 fondos. En total, por lo tanto, 120 entre fondos y series, para un total de unas 20.000 unidades de archivo.

Sólo una de estas series, sin duda la más grande, la de los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, incluye casi 5.000 cajas que han sido reordenadas, numeradas y descritas por un grupo de 15 archiveros que han elaborado un inventario de unas 15.000 páginas, que pueden ser consultadas digitalmente, reflejando veinte años de la vida de la Iglesia y la sociedad.

Consultas

Los diversos archivos de la Santa Sede podrán albergar un total de unos 120 investigadores que, en algunos casos, podrán beneficiarse de la digitalización de los documentos y, a menudo, podrán interrogar los nuevos inventarios en formato digital.

En los Archivos Vaticanos (que pueden acoger a 60 investigadores cada día) las reservas para la consulta de los documentos del pontificado de Pío XII comenzaron a principios de octubre; las recibidas hasta ahora se han distribuido a lo largo de varios meses (hasta mayo-junio), tratando de asegurar un cierto equilibrio entre los estudiosos del pontificado del Papa Pacelli y los de otros períodos.

Decisión del Papa

Según la práctica habitual, es el Papa quien decide la apertura de los documentos de un pontificado de su predecesor. Cuando en 1881, León XIII abrió progresivamente los Archivos Vaticanos a la investigación de los estudiosos, los documentos estuvieron disponibles para su consulta hasta 1815.

En 1921 Benedicto XV extendió la consulta hasta 1830, mientras que poco después (1924) Pío XI trasladó el mandato a 1846 (fin del pontificado de Gregorio XVI). Pablo VI, en 1966, abrió la consulta de los documentos del pontificado de Pío IX (1846-1878). Juan Pablo II, en 1978, prorrogó el plazo al final del pontificado de León XIII (1878-1903) y, en 1984, amplió la consulta de documentos hasta 1922, incluyendo los pontificados de Pío X (1903-1914) y de Benedicto XV (1914-1922).

Nuevamente el Papa Wojtyła en 2002 puso a disposición de los investigadores, desde principios de 2003, los documentos relativos a Alemania para el pontificado de Pío XI (1922-1939) conservados en los Archivos Vaticanos y en los Archivos Históricos de la Sección de Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado. Al mismo tiempo, el Papa decidió publicar por adelantado los datos relativos a los prisioneros de la última guerra (1939-1945) conservados en los documentos de la «Oficina de Información del Vaticano» (el inventario vio la luz en 2004).

Por último, en 2006, Benedicto XVI hizo accesibles todos los documentos del pontificado de Pío XI, permitiendo, sin embargo, el inventario y la consulta anticipada en lo que respecta a los fondos del censo de los archivos eclesiásticos italianos de 1942 y de la Pontificia Comisión Central de Arte Sacro de Italia (los inventarios vieron la luz en 2010-2011 y 2013 respectivamente).

Share this Entry

Rosa Die Alcolea

Profesional con 7 años de experiencia laboral en informar sobre la vida de la Iglesia y en comunicación institucional de la Iglesia en España, además de trabajar como crítica de cine y crítica musical como colaboradora en distintos medios de comunicación. Nació en Córdoba, el 22 de octubre de 1986. Doble licenciatura en Periodismo y Comunicación Audiovisual en Universidad CEU San Pablo, Madrid (2005-2011). Ha trabajado como periodista en el Arzobispado de Granada de 2010 a 2017, en diferentes ámbitos: redacción de noticias, atención a medios de comunicación, edición de fotografía y vídeo, producción y locución de 2 programas de radio semanales en COPE Granada, maquetación y edición de la revista digital ‘Fiesta’. Anteriormente, ha trabajado en COPE Córdoba y ABC Córdoba.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación