Tribunal Vaticano © Vatican Media

Tribunal Vaticano © Vatican Media

Coronavirus: El Papa suspende las actividades judiciales en el Vaticano

Hasta después del 3 de abril

Share this Entry

(zenit – 19 marzo 2020).- Como medida de precaución para proteger a todos los involucrados, el Papa Francisco suspende los juicios en curso ante los órganos judiciales del Vaticano hasta el 3 de abril de 2020, una disposición que entra en vigor inmediatamente el 19 de marzo.

El Santo Padre lo ha ordenado así en un rescripto firmado por el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, el 18 de marzo de 2020, “con el fin de contrarrestar la emergencia epidemiológica del Covid-19 y contener los efectos negativos en el desarrollo de la actividad judicial”.

El pequeño estado tiene tres tribunales: la Penitenciaría Apostólica (tribunal que se ocupa de asuntos de jurisdicción interna), el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica (jurisdicción superior) y el Tribunal de la Rota Romana (tribunal de apelación).

En dicho documento, el Pontífice establece que a partir de mañana “las audiencias de los juicios en curso en todas las oficinas judiciales se aplazarán de oficio hasta después del 3 de abril de 2020”, con algunas excepciones. Asimismo, se suspenden los plazos para la realización de cualquier acto de procedimiento y si “las actuaciones se iniciaban durante el período de suspensión, este mismo inicio se aplaza hasta el final de ese período”.

Además, “todos los plazos de prescripción”, salvo ciertas excepciones, quedan suspendidos para todos los efectos.

Excepciones previstas

Las excepciones previstas son las siguientes: la orden de suspensión no se aplica en los procedimientos civiles “en los que se infiera una situación razonable para no postergar y en los que la demora en la tramitación del caso pueda causar un grave perjuicio a las partes”, y en los procedimientos penales “para los que no se haya iniciado aun el juicio en primera instancia”.

Del mismo modo, en los procedimientos penales “contra personas detenidas o que están bajo medidas restrictivas de su libertad personal” y “en los que se infiera la necesidad urgente de obtener pruebas que no puedan aplazarse”.

Por otro lado, el jefe del Estado Vaticano dispone que el presidente del Tribunal también “puede limitar el acceso de los usuarios a las oficinas judiciales, garantizando en todo caso el acceso a las personas que deben realizar actividades urgentes”, así como el horario de apertura de las oficinas judiciales.

Igualmente, el letrado puede regular “el acceso a las oficinas judiciales sujeto a reserva, incluso por teléfono o medios de comunicación telemáticos, asegurándose de que la convocatoria de los usuarios se programe en un horario fijo”; la celebración “a puerta cerrada” de las audiencias que deban celebrarse en el marco de los procedimientos previstos en las excepciones; los turnos del personal administrativo y de oficina, “también en derogación de las disposiciones ordinarias”.

Share this Entry

Rosa Die Alcolea

Profesional con 7 años de experiencia laboral en informar sobre la vida de la Iglesia y en comunicación institucional de la Iglesia en España, además de trabajar como crítica de cine y crítica musical como colaboradora en distintos medios de comunicación. Nació en Córdoba, el 22 de octubre de 1986. Doble licenciatura en Periodismo y Comunicación Audiovisual en Universidad CEU San Pablo, Madrid (2005-2011). Ha trabajado como periodista en el Arzobispado de Granada de 2010 a 2017, en diferentes ámbitos: redacción de noticias, atención a medios de comunicación, edición de fotografía y vídeo, producción y locución de 2 programas de radio semanales en COPE Granada, maquetación y edición de la revista digital ‘Fiesta’. Anteriormente, ha trabajado en COPE Córdoba y ABC Córdoba.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación