La pandemia, “una oportunidad propicia” para los sacerdotes, por el cardenal Stella

Pensar en ellos con gratitud y afecto

Share this Entry

(zenit – 12 abril 2020).- Para el sacerdote, esta pandemia es “una oportunidad para detenerse, discernir y evaluar el drama que estamos experimentando, como parte de su responsabilidad ministerial”, dijo el cardenal Beniamino Stella, prefecto de la Congregación para el Clero, en un entrevista publicada en L’Osservatore Romano.

El prefecto de la Congregación del Vaticano señaló entre los sacerdotes “un nuevo deseo de evangelización y cuidado pastoral para el pueblo de Dios”. Está encantado con una “creatividad” que “nos acerca a las personas de todos modos”, en particular mediante el uso de las redes sociales y los “medios por los cuales pueden ejercer un ministerio real, especialmente en tiempos de pandemia, permaneciendo cercanos, a pesar de la distancia”.

Refiriéndose al sacrificio y a la dedicación de tantos sacerdotes en este tiempo de contagio, el cardenal Stella expresó el deseo de que después de la pandemia, “pensemos en los sacerdotes con gratitud y afecto similares a aquellos con los que tanta gente habla hoy de los médicos, las enfermeras, los profesionales de la salud y la policía que están presentes en el terreno hasta el heroísmo”.

Aquí está nuestra traducción de la entrevista del cardenal Stella.

HG

***

Entrevista con el cardenal Stella

Este año, debido a la pandemia, la Misa Crismal del Jueves Santo no se celebra en muchas diócesis; se pospone para una fecha posterior. ¿Cómo renovar las promesas sacerdotales en este contexto?

La historia bíblica a menudo nos habla de situaciones de grandes crisis y dramas para el pueblo, en las que incluso el Templo es destruido y donde es imposible practicar el culto. En este sentido, Jeremías tiene palabras de desolación: “Incluso el profeta, incluso el sacerdote, andan errantes por el país y nada saben” (14,18). Y sin embargo, en estas circunstancias aparentemente desesperadas, Dios sugiere otros espacios para alabarlo y servirlo; De esta manera, también nos purifica de algunos de nuestros esquemas pastorales habituales y de ciertas formas que son demasiado externas, que a veces pueden oscurecer la belleza del Evangelio y la frescura del rito litúrgico. Es bien sabido que en la Misa Crismal, llamada así porque el obispo consagra los aceites para el sacramento del Bautismo, la Confirmación, del Orden sagrado y de la Unción de los enfermos, el rito prevee la renovación de las promesas sacerdotales, que explicitan los compromisos tomados el día de la ordenación en lo que concierne a la vida y al ministerio.

Ahora, si estas promesas quieren expresar la identidad profunda del sacerdote, es decir, que no recibe la ordenación para su satisfacción personal, sino que es el signo vivo de Cristo el Buen Pastor que ofrece su vida por sus hermanos, el Jueves Santo, tenemos la oportunidad de renovarlos no solo con nuestros labios y en la oración de la Misa Crismal, sino que esta vez cargando sobre nuestros hombros el inmenso sufrimiento del pueblo cristiano y de la humanidad, ofreciéndonos como intercesores al corazón de Dios. Si bien respetamos las distancias de precaución que se nos solicitan, tenemos muchas posibilidades de expresar nuestra cercanía humana y espiritual y dar testimonio de manera oportuna de la ofrenda de nuestra vida por el rebaño. En el silencio del corazón es una oración auténtica que agrada al Padre y que cae sobre el pueblo de Dios como un bálsamo que suaviza la soledad, el miedo y el mal. Estoy seguro de que en la mañana del Jueves Santo, sufriendo internamente por la ausencia del gesto litúrgico, ningún sacerdote se olvidó de presentarse ante el Señor, renovando con humildad y profundidad las promesas de su ordenación.

¿Cómo pueden los sacerdotes ejercer su ministerio durante este período?

Estoy convencido de que, para el sacerdote, interpelado ante Dios y el pueblo cristiano, esta es una ocasión propicia para detenerse, discernir y evaluar el drama que estamos experimentando, en el marco de su responsabilidad ministerial. Observo que, precisamente en estas semanas, se ha despertado entre los sacerdotes un nuevo deseo de evangelización y de preocupación pastoral por el Pueblo de Dios, por lo que está surgiendo una creatividad que, en todo caso, nos acerca a personas que sienten, y esto nos sorprende gratamente, el “hambre” de la Eucaristía. Quizás nunca como ahora las comunidades hayan percibido en sus corazones una verdadera nostalgia por su iglesia, las reuniones fraternas que tienen lugar allí y especialmente la celebración de la misa, los sacerdotes en particular, gracias al uso de las redes sociales y las numerosas herramientas de comunicación digital, también hemos participado activamente en una serie de iniciativas que se ejecutan a través de la web, buscando ofrecer una rica variedad de mensajes, oraciones, homilías y meditaciones sobre la Palabra de Dios, etc. Estos son los medios por los cuales pueden ejercer un ministerio real, especialmente en tiempos de pandemia, manteniéndose cerca, a pesar de la distancia.

¿Podemos ver modalidades interesantes para el cuidado pastoral?

En respuesta a una situación de gran fatiga y gran sufrimiento, que paralizó nuestras energías y obligó a las personas a un aislamiento forzado, se han activado otras iniciativas pastorales de presencia, no solo virtuales, y están llegando al corazón de los fieles a través de gestos y palabras. En estas novedades creativas, el Espíritu Santo también trabaja y apoya el camino de los creyentes, al momento de cruzar el desierto. Sin embargo, hay un aspecto que no debe pasarse por alto, que requiere atención pastoral especial de los sacerdotes: este momento difícil puede ayudar a las personas a redescubrir la dimensión de la Iglesia doméstica, la belleza de la oración familiar, la importancia de leer el Evangelio en casa. Para ayudar al pueblo cristiano a encontrar la profundidad en su relación con Dios, observo que muchos párrocos, por ejemplo, preparan hojas para las familias similares a las de la Misa, con lecturas dominicales y una breve reflexión, también se les ofrece una señal para poner en el centro de la mesa, un gesto cristiano para compartir, la recitación del Padre Nuestro o una oración mariana. También vimos pequeñas ramas de olivo y los dibujos bíblicos de niños exhibidos en el exterior de sus hogares, como una expresión viva de la fe de la familia.

 ¿Cómo puede el sacerdote evitar la tentación, contra la cuáll el Papa ha advertido en los últimos días, “hacer el ‘Don Abbondio’”? (un pequeño párroco vago, de la novela de Manzoni, Los Novios)

Sobre todo, la convicción interna, para todos los sacerdotes, debe ser esta: la suspensión de las liturgias y las distancias de seguridad nunca deben convertirse en una coartada para aislarse o descansar. No tengo dudas de que los sacerdotes fueron tocados por el sacrificio de tantos de sus hermanos que murieron por el contagio; En su sufrimiento y en el aislamiento de los servicios médicos, mirando de cara la eternidad, estos sacerdotes habrán orado y ofrecido sus vidas por sus comunidades, trayendo ante el Señor, en el tormento de la enfermedad, las necesidades materiales y espirituales de su pueblo. Con el corazón, habrán visto los rostros de sus jóvenes que atraviesan una crisis en su fe y de todas las madres angustiadas y sufriendo para soportar el cansancio y la fatiga de sus familias.

Hablando con sacerdotes, me conmovió escuchar la voz quebrada por un sollozo real en el teléfono, debido a la imposibilidad humana de socorrer a los fieles en el drama actual. Por lo tanto, percibí el valor de la oración intercesora por el pueblo de Dios, tan a menudo enfatizado por el Papa Francisco, como cuando pidió a los sacerdotes que “pelearan con Dios” en beneficio de sus fieles. También reuní la fatiga de los sacerdotes, agotados por hablar con la gente por teléfono, porque perciben la importancia de este apoyo espiritual para tantos corazones desesperados. A diferencia de ‘don Abbondio’ encerrado en su presbiterio, del que habló el Papa, también veo al sacerdote en los bancos de su iglesia, esperando la visita de algunos fieles, listo para dar su bendición y decir una palabra de esperanza y consuelo. Como el Papa nos recomendó al comienzo de esta dolorosa tragedia, imagino que los pastores pudieron en algunos casos llevar la unción de los enfermos o el sagrado viático a una persona moribunda.

Me impresionó mucho el ejemplo de los fieles laicos, médicos o enfermeras, que pudieron demostrar su fe en Jesús resucitado, dibujando en la frente del moribundo la señal de la cruz. Nunca podremos olvidar el gesto de los sacerdotes que pasaron ante los ataúdes de sus fieles con la bendición de la Iglesia, confiando a los difuntos la entrada a la vida eterna con el misericordioso corazón de Dios Padre y portando en su propia persona, en la imposibilidad de hacer lo contrario, la presencia de toda la comunidad. Cualquier buen sacerdote habrá sabido cómo inventar su fórmula, sus gestos, reuniendo el impulso interno de su identidad como pastor y la de la voz del Espíritu Santo que lo empuja a ser activo y vigilante en medio de su pueblo, de acuerdo con las costumbres culturales y litúrgico de cada país. Deseo realmente que en el futuro, cuando salgamos de esta infinita pandemia, pensemos en los sacerdotes con una gratitud y un afecto similares a los que tanta gente habla hoy en día de los médicos, enfermeros, profesionales de la salud y agentes de la ley presentes sobre el terreno hasta el heroísmo.

Share this Entry

Hélène Ginabat

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación