Lavatorio de pies © Cathopic/Demetrio

Lavatorio de pies © Cathopic/Demetrio

Píldoras de esperanza: “Soy feliz, Señor, porque tú estás conmigo”

Jueves de la IV Semana de Pascua

Share this Entry

Reflexión sobre los Evangelios diarios

Invocamos al Espíritu Santo

Espíritu Santo llena de alegría y paz mi corazón y da sabiduría a mi mente para poder entender la Palabra de Dios. Amén.

Evangelio según San Juan 13, 16-20

Después de haber lavado los pies a los discípulos, Jesús les dijo: “Les aseguro que el servidor no es más grande que su señor, ni el enviado más grande que el que lo envía.

Ustedes serán felices si, sabiendo estas cosas, las practican. No lo digo por todos ustedes; yo conozco a los que he elegido. Pero es necesario que se cumpla la Escritura que dice: El que comparte mi pan se volvió contra mí.

Les digo esto desde ahora, antes que suceda, para que cuando suceda, crean que Yo Soy. Les aseguro que el que reciba al que yo envíe, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me envió”.

Palabra del Señor

¿Qué dice el texto?

Ustedes serán felices si, sabiendo estas cosas, las practican.

Les digo esto desde ahora, antes que suceda, para que cuando suceda, crean que Yo Soy.

¿Qué nos dice a nosotros hoy Dios en este texto?

 El Evangelio de hoy está tomado de un pasaje muy extenso al que San Juan, el evangelista dedica una gran parte de su escrito. Es dentro de la última cena donde está ubicado este diálogo de Jesús con sus más íntimos discípulos. Obviamente que son las observaciones finales, Jesús sabe que va a ir al Padre, y está haciendo un repaso de su mensaje y su enseñanza y aquí dice algo fundamental: Hablará de la Felicidad y de la Fe.

Nadie puede negarse a reconocer su ansia de felicidad. Hay incluso psicólogos que afirman que nuestra motivación para obrar está dada por la felicidad. Es decir, cada uno busca hacer lo que sabe que le hará feliz. La experiencia juega aquí un papel importantísimo.

Si tuvieras que hacer un alto en el camino, podrías pensar ¿dónde buscas tú la felicidad? ¿Cuáles son las iniciativas que tomas para encontrarte feliz? Muchas veces dejamos que sean las situaciones exteriores las que condicionen mi estado de felicidad. A veces creemos que una persona que posee muchos bienes es más feliz que otra, o una persona que tiene buena salud es más feliz que el que está delicado, o tal vez vemos las personas que acompañan como un buen esposo o esposa, unos hijos buenos y obedientes, etc. Y así vamos dejando que sean las cosas de afuera, las que rijan nuestra felicidad y no le damos cabida a lo que Jesús nos propone.  Él dice claramente: “Ustedes serán felices si, sabiendo estas cosas, las practican”. Es decir, que se pueda resumir el mensaje cristiano y ponerlo en práctica será lo que verdaderamente nos haga felices. Así también en las llamadas bienaventuranzas o formas de ser felices está sintetizado.

El otro tema fuerte de este texto está en la fe: crean que Soy Yo. La fe en el único Dios verdadero es posiblemente la centralidad del mensaje. El “Yo Soy” que dice Jesús repetidamente, igualándose al ser que está en el nombre sagrado nos lleva a creer y el creer al practicar y el practicar a ser felices. Para Jesús está muy claro ¿Y para ti? ¿Está claro?

¡Cuántos son los obstáculos que ponemos para creer! Hoy puede ser la pandemia por la que pasamos, antes pudieron ser las personas que me rodean, etc. Ya es hora de tomar la responsabilidad de nuestra fe y de nuestra felicidad. Pueden pasar muchas cosas, pero no debe derrumbarse tu esperanza en la felicidad que Jesús nos otorga al creer en Él.

Te invito a que repitas muchas veces para que entre en tu vida y en tu corazón:

“Soy feliz, Señor, porque tú estás conmigo y vivo según tu palabra”

Te invito a conocer más de nuestro trabajo diario sobre la Lectura Orante de la Biblia

 

www.fundacionpane.comwww.cristonautas.com – Facebook: Fundación Ramón Pané – Youtube: Fundación Ramón Pané

Share this Entry

Ricardo Grzona

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación