Jornada Mundial de los Pobres Papa

Rino Fisichella saluda al Papa (C) Vatican Media

Jornada de los Pobres: El mensaje del Papa, para todos los afectados por la crisis

Monseñor Fisichella habla con ‘zenit’

Share this Entry

(zenit – 16 junio 2020).- A todos aquellos que luchan … A aquellos que pueden no haber sido “pobres” ni haberse considerado meses atrás “pobres”, el Mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de los Pobres, está destinado igualmente a ellos.

Esto fue lo que monseñor Rino Fisichella, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, expresó a zenit durante la conferencia de prensa virtual de presentación del Mensaje del Papa para el IV Día Mundial de los Pobres, el 15 de noviembre de 2020, sobre el tema “Tiende tu mano al pobre” (Sir 7,32).

Estaba respondiendo a la pregunta de zenit sobre si este mensaje ahora se aplica a un grupo más amplio de “pobres”, a la luz de los tiempos difíciles que han golpeado a aquellos que fueron considerados “clase media” en países europeos u otros como Estados Unidos, que han perdido su trabajo o están trabajando menos.

“Ciertamente”, respondió Mons. Fisichella, señalando que “el Papa dice que los rostros de los pobres están creciendo de manera extrema”.

El funcionario del Vaticano reflexionó sobre cómo las imágenes que el Papa Francisco nos ha dado de la pobreza son muy significativas, especialmente la del rostro de cada uno, “porque es la cara la que muestra la identidad de una persona”.

“Nadie adopta el rostro de otro. La ‘cara’ no es algo que uno pueda cambiar”, reconoció el prelado italiano, diciendo: “El rostro sigue siendo la expresión tangible y visible de quién es cada uno de nosotros”.

Basta con salir de esta sala, de este hall, para verificar y ver con nuestros propios ojos cuántas tiendas y lugares están cerrados”, reconoció el arzobispo italiano.

“Cuántas cortinas y persianas están completamente echadas, lugares completamente cerrados”, lamentó.

“Es una pena ver aquí mismo, en el centro de Roma”, dijo, “una escena que no hace más que confirmar lo que estás preguntando, es decir, sin la certeza del trabajo, la dignidad de la persona está comprometida”.

Sin la certeza de tener trabajo o sin trabajo, dijo, los diversos tipos de pobreza se expanden.

“Por lo tanto, es inevitable que este mensaje del Papa Francisco junto con el Día Mundial de los Pobres en noviembre tenga que prestar especial atención a estas situaciones, por las cuales, antes, no habíamos estado particularmente preocupados”, señaló Mons. Fisichella,

El prelado también recordó el “gesto muy concreto” que el Papa Francisco hizo como Obispo de Roma, para su propia diócesis, instituyendo un fondo, y donando 1 millón de euros a Cáritas Roma, para ayudar a los necesitados.

“Este gesto conllevó una forma de solidaridad”, dijo, que, “como una pequeña señal” muestra cómo la comunidad cristiana desea ayudar y trabaja para mostrar un sentido de urgencia e inmediatez necesarios para enfrentar y responder a estas crisis.

Otra pregunta planteó cómo la crisis de alguna manera ha creado un mayor desequilibrio entre los muchos que se empobrecen y los pocos que se enriquecen. El periodista italiano de la RAI interrogó sobre cómo el Vaticano puede trabajar contra esto, especialmente con una vacuna potencial que no contribuya más a este desequilibrio.

Mons. Fisichella reconoció el riesgo y el peligro de esta injusticia, al tiempo que reiteró la confianza que la Iglesia tiene en la ciencia y los científicos: “una confianza porque la ciencia y la fe no pueden ser una contra la otra”.

El arzobispo enfatizó que la Iglesia y la ciencia siempre deben trabajar juntas “hacia el bien común”.

“La fe”, dijo el prelado, “contribuye a solicitar un principio ético”. Este llamado a la ética, enfatizó, ayuda a la ciencia a saber que no puede realizar su trabajo adecuadamente si es parcial o tiene intereses concretos.

“La ética debe trabajar para el bien de todos”, apuntó el presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, subrayando: “La imagen de Dios es la misma para todos, y está impresa en cada hombre y mujer, y en cada niño presente en este mundo”.

A continuación, sigue los comentarios de Mons. Fisichella en la citada conferencia de prensa.

Traducido por Richard Maher

***

“Tiende tu mano al pobre” (Sir 7, 32). Con estas palabras del antiguo libro del Sirácida, el Papa Francisco propone su reflexión para la IV Jornada Mundial de los Pobres a celebrarse en toda la Iglesia el domingo 15 de noviembre. Es un Mensaje que irrumpe directamente en el dramático momento que el mundo entero ha vivido a causa del Covid-19, el cual, muchos países continúan combatiendo en el esfuerzo por llevar alivio a cuantos son víctimas inocentes del mismo.

La reflexión del Papa Francisco se desarrolla a la luz de la imagen bíblica que ve un hombre sabio, “Jesús, hijo de Sirá”, como se presenta él mismo al final del libro (cf. Sir 50, 27), que vivió unos doscientos años antes del nacimiento de Cristo. Las preguntas que se planteaba giraban en torno al tema de dónde residía la sabiduría y qué respuesta de sentido podría ofrecer a los acontecimientos de la vida. El Papa señala que son las mismas preguntas que han marcado la vida de millones de personas en estos meses de coronavirus: la enfermedad, el luto, la incertidumbre de la ciencia, el dolor, la falta de las libertades a las que se está acostumbrado, la tristeza de no poder despedirse de las personas a quienes se quiere… En esta circunstancia, la oración se hizo más insistente y el pensamiento de Dios tocó la mente de muchas personas a menudo indiferentes. Esto resultó en la búsqueda de una mayor espiritualidad, como lo testimonia la participación masiva en diferentes manifestaciones litúrgicas. Con razón el Papa Francisco enfatiza que el autor sagrado: “insiste en el hecho de que en la angustia hay que confiar en Dios : “Mantente firme y no te angusties en tiempo de adversidad. Pégate a él y no te separes, para que al final seas enaltecido. Todo lo que te sobrevenga, acéptalo, y sé paciente en la adversidad y en la humillación. Porque en el fuego se prueba el oro, y los que agradan a Dios en el horno de la humillación. En las enfermedades y en la pobreza pon tu confianza en él. Confía en él y él te ayudará, endereza tus caminos y espera en él” (n. 1).

El libro del Sirácida, sin embargo, no permite detenerse en la oración; al contrario, afirma que para que la oración sea digna y eficaz, es necesaria la atención a cuantos están en la pobreza. Lo afirma sin atenuantes el Papa Francisco cuando escribe: “La oración a Dios y la solidaridad con los pobres y los que sufren son inseparables. Para celebrar un culto que sea agradable al Señor, es necesario reconocer que toda persona, incluso la más indigente y despreciada, lleva impresa en sí la imagen de Dios. De tal atención deriva el don de la bendición divina, atraída por la generosidad que se practica hacia el pobre” (n. 2).

El tema de la “imagen de Dios” impresa en el rostro del pobre es extremadamente significativo porque obliga a no poder dirigir la mirada a otro lugar cuando se desea vivir una existencia plenamente cristiana. En este sentido, la metáfora de “extender la mano” adquiere su valor más profundo porque obliga a volver a las palabras del Señor que quiso identificarse con aquellos que carecen de lo necesario y viven en condiciones de marginación social y existencial. El Mensaje ejemplifica diversas situaciones que en estos meses de pandemia han visto una mano extendida y que están impresas en la mente de todos: “La mano tendida del médico que se preocupa por cada paciente tratando de encontrar el remedio adecuado. La mano tendida de la enfermera y el enfermero que, mucho más allá de sus horas de trabajo, permanecen para cuidar a los enfermos. La mano tendida de los que trabajan en la administración y proporcionan los medios para salvar el mayor número posible de vidas. La mano tendida del farmacéutico expuesta a tantas exigencias en un contacto arriesgado con la gente. La mano tendida del sacerdote que bendice con el corazón roto. La mano tendida del voluntario que socorre a los que viven en la calle y a los que, a pesar de tener un techo, no tienen comida. La mano tendida de hombres y mujeres que trabajan para proporcionar servicios esenciales y seguridad. Y otras manos tendidas que podríamos describir hasta componer una letanía de buenas obras. Todas estas manos han desafiado el contagio y el miedo para dar apoyo y consuelo” (n. 6).

Frente a este signo de gran humanidad y responsabilidad, el Papa Francisco contrasta la imagen de aquellos que continúan teniendo las “manos en los bolsillos y no se dejan conmover por la pobreza, de la que a menudo son también cómplices” (n. 9). El elenco, afortunadamente más corto, da testimonio de que el bien es siempre mucho más grande que la codicia de unos pocos y describe escenas de la vida cotidiana: “Hay manos tendidas para rozar rápidamente el teclado de una computadora y mover sumas de dinero de una parte del mundo a otra, decretando la riqueza de estrechas oligarquías y la miseria de multitudes o el fracaso de naciones enteras. Hay manos tendidas para acumular dinero con la venta de armas que otras manos, incluso de niños, usarán para sembrar muerte y pobreza. Hay manos tendidas que en las sombras intercambian dosis de muerte para enriquecerse y vivir en el lujo y el desenfreno efímero. Hay manos tendidas que por debajo intercambian favores ilegales por ganancias fáciles y corruptas. Y también hay manos tendidas que, en el puritanismo hipócrita, establecen leyes que ellos mismos no observan” (n. 9). Palabras duras, pero lamentablemente verdaderas que muestran cuánta falta de responsabilidad social sigue presente en el mundo actual con la consecuencia de núcleos de pobreza extrema que crecen de forma desproporcionada.

La mano tendida, por lo tanto, es una invitación a asumir la responsabilidad de dar la propia contribución que se evidencia en los gestos de la vida cotidiana para aliviar la suerte de los que viven en la desgracia y carecen de la dignidad de los hijos de Dios. El Papa Francisco no teme identificar a estas personas como verdaderos santos, “aquellos de la puerta de al lado” que, con sencillez, sin ruido y sin publicidad ofrecen el genuino testimonio del amor cristiano. La masiva presencia de tantos rostros de pobres requiere que los cristianos estén siempre en primera línea, y que sientan la necesidad de saber que les falta algo esencial en el momento en que un pobre se presenta delante. “No podemos sentirnos ‘bien’ cuando un miembro de la familia humana es dejado al margen y se convierte en una sombra” (n.4), escribe el Papa Francisco en su Mensaje. Es como si invitase a hacer nuestro el “corazón inquieto” de san Agustín. Permanecerá inquieto hasta que no se encuentre a Dios impreso en el rostro del pobre.

En muchos sentidos, la imagen de tender la mano recuerda de cerca el logo que desde el comienzo de esta iniciativa del Papa Francisco acompaña la Jornada Mundial de los Pobres. Las manos tendidas son las de dos personas: una está en el umbral de la casa, la otra espera. La llamada es fuerte por cuánto se necesitan la una de la otra. La mano tendida del pobre pide, pero invita al otro a salir de sí mismo para romper el círculo de egoísmo que envuelve a todos. Este Mensaje del Papa, por lo tanto, es una invitación a sacudirse la indiferencia, y a menudo el sentido de la molestia hacia los pobres, para recuperar la solidaridad y el amor que viven de la generosidad dando sentido a la vida.

La presentación de este Mensaje en la fiesta litúrgica de san Antonio de Padua, patrono de los pobres, manifiesta que cuanto podemos realizar es siempre bajo la gracia de Dios que acompaña la vida de los creyentes y la historia de los hombres. Son palabras que pretenden ayudar a la preparación y realización de la próxima Jornada Mundial, conscientes de las restricciones que las leyes de los distintos Países imponen. En efecto, en los próximos meses se seguirá exigiendo la debida atención a las normas de seguridad, pero es probable que se incrementen aún más las solicitudes de ayuda. Por lo tanto, será nuestra tarea hacer que no falten a los cada vez más numerosos pobres que encontramos, los signos cotidianos que acompañan nuestra acción pastoral, y aquellos extraordinarios que la Jornada Mundial de los Pobres prevé y que desde hace varios años realiza.

Share this Entry

Deborah Castellano Lubov

Deborah Castellano Lubov is Senior Vatican Correspondent for Zenit and its English edition. Author of 'The Other Francis,' now published in five languages, she gave a personal, in-depth look at the Holy Father, through interviews with those closest to him and collaborating with him, featuring the preface of Vatican Secretary of State, Cardinal Pietro Parolin. Lubov often covers the Pope's trips abroad, and often from the Papal Flight, where she has also asked him questions on the return-flight press conference on behalf of the English-speaking press present. Deborah Castellano Lubov, who also serves as NBC Vatican Analyst and collaborator, also has done much TV & radio commentary, including for NBC, Sky, EWTN, BBC, Vatican Radio, AP, Reuters and more. She also has written for various Catholic publications.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación