Cardenal Turkson

El Papa saluda al cardenal Turkson (C) Vatican Media

Cardenal Turkson reconoce retos inherentes al considerar las “secuelas” de COVID-19

En declaraciones a ‘zenit’

Share this Entry

(zenit – 10 julio 2020).- Aunque reconoce que hablar de las “secuelas” de la COVID-19 está resultando más complejo y difícil de lo que parecía en un principio, el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson considera que lo que estamos aprendiendo de los países que han aplanado la curva de contagio puede enseñar valiosas lecciones a otros a nivel mundial.

Al mismo tiempo, reconoce que las futuras reacciones de cada país ante el virus serán diferentes, sobre todo porque la investigación de la vacuna está en marcha.

Expertos de la Comisión Vaticana COVID-19 (C) Deborah Castellano Lubov

Así lo expresó el prefecto del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral y presidente de la Comisión Vaticana para la COVID-19 a zenit durante la conferencia de prensa sobre “Preparar el futuro, construir la paz en el tiempo de la Covid-19”, celebrada con algunos periodistas acreditados en la Oficina de Prensa de la Santa Sede el 7 de julio de 2020 a las 11:30 horas.

Como de costumbre, la Oficina de Prensa tomó la temperatura de cada periodista con máscara al entrar, proporcionó desinfectante y estableció canales para entrar y salir de la sala. La prensa acreditada por el Vaticano (y el personal de la Oficina de Prensa) precisaba llevar mascarillas y sentarse en asientos designados, socialmente distanciados. El micrófono para hacer preguntas también fue desinfectado después de cada pregunta.

Junto con el cardenal Turkson intervinieron la hermana Alessandra Smerilli, coordinadora del Grupo de Trabajo de Economía de la Comisión Vaticana para la COVID-19 y profesora de Economía Política en la Facultad Pontificia de Ciencias de la Educación Auxilium y el Dr. Alessio Pecorario, coordinador del Grupo de Trabajo de Seguridad de la Comisión Vaticana para la COVID-19 y funcionario del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral.

Dirigiéndose al cardenal Turkson, la edición inglesa de zenit señaló que en una entrevista inicial que hizo en el Vaticano cuando la Comisión COVID-19 fue instituida por el Papa Francisco, subrayó que “debemos considerar las secuelas de la COVID-19, para que no estar desprevenidos”.

Recordando estas palabras, zenit preguntó cómo -dada la posibilidad de que se produzcan segundas olas en algunos países, y cómo otros aún no tienen el virus bajo control- la Comisión puede hablar efectivamente de las “secuelas” del coronavirus.

“Es difícil”, contestó el cardenal Turkson a zenit.

“Como sabéis, el virus viaja a diferentes velocidades. En Italia, no solo hemos aplanado la curva, sino que está en descenso, por lo que prácticamente Italia ya no aparece en los titulares”.

“Ahora, los titulares”, expresó el cardenal, “son los Estados Unidos (EE.UU.), ni siquiera Nueva York, ahora son sobre Texas y Florida. También los vemos sobre el Amazonas… Brasil…”.

Diferentes países, reconoció el prefecto del Vaticano, están teniendo “diferentes experiencias” del virus ahora, después de reflexionar sobre cómo viajó: “China, en Wuhan… Luego pasó a Italia, luego a otros países de Europa. España. Luego a Nueva York”, apuntó, remarcando que allí otros estados de EE.UU. están teniendo mucho contagio, como Florida, Texas, entre otros.

“Así que”, preguntó entonces: “¿podemos hablar de ‘post’-COVID? ¿Cuándo podremos decir que la COVID ha terminado, y estamos tratando con un período post-COVID?”.

“Claramente, un período ‘Post-COVID’”, afirmó, “sería una experiencia igual a como ha sido la de COVID, es decir, una que ocurre en diferentes momentos, en diferentes países…”.

Pero la experiencia, subrayó el prelado ghanés, no será la misma, especialmente porque la investigación de la vacuna continúa y algunos países presumiblemente crearán una vacuna tan pronto como sea factible

Destacando las diferentes experiencias de país a país, de lugar a lugar, el líder de la Comisión COVID-19 destacó: “estamos viendo un caso. [Y] siempre que tenemos un caso, sabemos lo que estamos mirando, sabemos el impacto en la atención sanitaria, el impacto en el empleo, el impacto en la economía…”.

Siendo estos los fenómenos comunes en todo el mundo, subrayó que centrándose en ellos, “apuntando a los diferentes fenómenos”, son capaces de predecir mejor lo que sucederá bajo ciertas condiciones.

“Habiendo preparado esa investigación y los resultados para un caso”, explicó, “pueden aplicarse a otros casos, una vez que tengan esa misma experiencia”.

En su discurso, el cardenal Turkson dijo que la Iglesia apoya firmemente los proyectos de construcción de la paz que son esenciales para que las comunidades en conflicto y post-conflicto respondan al coronavirus.

Recordando que el Papa Francisco, el pasado noviembre en Nagasaki, expresó que debemos “romper el clima de desconfianza” y evitar la “erosión del multilateralismo”. En este sentido, el cardenal destacó que “en interés de construir una paz sostenible, debemos fomentar una ‘cultura del encuentro’ en la que hombres y mujeres se descubran unos a otros como miembros de una familia humana, compartiendo la misma creencia”.

“Solidaridad. Confianza. Encuentro. Bien común. No violencia”, enumeró, añadiendo: “Creemos que estos son los fundamentos de la seguridad humana real”.

El purpurado también indicó que “acoge con satisfacción” el reciente respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU a un alto el fuego mundial.

“No podemos luchar contra la pandemia si estamos luchando o preparándonos para luchar, unos contra otros”, dijo, marcando: “¡También celebro el respaldo de 170 países al llamamiento de la ONU para silenciar las armas! Pero una cosa es llamar o respaldar una declaración de cese al fuego, otra cosa es implementarla”, lo cual, según él, requiere “congelar la producción y el comercio de armas”.

“Ahora, más que nunca”, continuó el cardenal Turkson, “es el momento de que las naciones del mundo pasen de la seguridad nacional por medios militares a la seguridad humana como principal preocupación de la política y las relaciones internacionales. Ahora es el momento de que la comunidad internacional y la Iglesia desarrollen planes audaces e imaginativos para una acción colectiva acorde con la magnitud de esta crisis”.

La conferencia de prensa fue transmitida en vivo en el canal de YouTube de Vatican News.

A continuación, sigue la traducción proporcionada por el Vaticano del discurso del cardenal Turkson:

***

Intervención del cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson

Como todos sabemos, nos enfrentamos a una de las peores crisis humanitarias desde la Segunda Guerra Mundial. Mientras el mundo toma medidas de emergencia para hacer frente a una pandemia y a una recesión económica mundiales, ambas reforzadas por una emergencia climática global, también debemos considerar las consecuencias para la paz de estas crisis interconectadas. La Comisión Vaticana para el COVID-19, especialmente a través del Grupo de Trabajo sobre Seguridad y Economía, ha analizado algunas de estas implicaciones. Permítanme destacar las siguientes:

Mientras que hoy en día se dedican sumas sin precedentes a gastos militares (incluyendo los grandes programas de modernización nuclear), los enfermos, los pobres, los marginados, y las víctimas de los conflictos son afectados tremendamente por la crisis actual. Las crisis interconectadas (salud, socio-economía y ecología) están ampliando la brecha no sólo entre los ricos y los pobres, sino también entre las zonas de paz, prosperidad y justicia ambiental y las zonas de conflicto, privación y devastación ecológica.

No puede haber curación sin paz. La reducción de los conflictos es la única posibilidad de reducir las injusticias y las desigualdades. La violencia armada y los conflictos y la pobreza están absolutamente vinculados en un ciclo que impide la paz, fomenta los abusos contra los derechos humanos y obstaculiza el desarrollo.

Celebro el reciente respaldo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a un alto el fuego mundial (1). No podemos luchar contra la pandemia si estamos luchando, o preparándonos para luchar, unos contra otros. ¡También celebro el apoyo de 170 países al llamamiento de las Naciones Unidas para que callen las armas! (2).  Pero una cosa es lanzar o apoyar una declaración de alto el fuego, otra cosa es ponerla en práctica. Para ello, necesitamos congelar la producción y el comercio de armas.

Las actuales crisis interconectadas que he mencionado (salud, socio-economía y ecología) demuestran la urgente necesidad de una globalización de la solidaridad que refleje nuestra interdependencia mundial. En las dos últimas décadas, la estabilidad y la seguridad internacionales se han deteriorado (3).  Parece que la amistad política y la concordia internacional son cada vez menos el bien supremo que las naciones desean y por el  que están dispuestas a comprometerse.

Lamentablemente, en lugar de estar unidos para el bien común frente a una amenaza  que no conoce fronteras, muchos líderes están ahondando las divisiones internacionales e internas. En este sentido, la pandemia, con los fallecimientos y otras  consecuencias sanitarias, la recesión económica y los conflictos, representa la tormenta perfecta. Necesitamos un liderazgo mundial que pueda reconstruir los lazos de unidad y al mismo tiempo rechazar el argumento de los chivos expiatorios, la recriminación mutua, el nacionalismo chovinista, el aislacionismo y otras formas de egoísmo. Como dijo el Papa Francisco el pasado noviembre en Nagasaki, debemos «romper el clima de desconfianza» y evitar la «erosión del multilateralismo»(4). En aras de la construcción de una paz sostenible, debemos fomentar una «cultura del encuentro» en la que hombres y mujeres se descubran unos a otros como miembros de una familia humana, compartiendo la misma creencia. Solidaridad. Confianza. Encuentro. Bien común. No-violencia. Creemos que estos son los fundamentos de la seguridad humana actual.

La Iglesia apoya firmemente los proyectos de construcción de la paz que son esenciales para que las comunidades en conflicto y post-conflicto respondan a la COVID-19. Sin el control de las armas, es imposible garantizar la seguridad. Sin seguridad, las respuestas a la pandemia son incompletas.

La pandemia de COVID-19, la recesión económica y el cambio climático hacen cada vez más evidente la necesidad de dar prioridad a la paz positiva sobre las estrechas nociones de seguridad nacional. El Papa Juan XXIII señalaba ya la necesidad de esta transformación al redefinir la paz en términos de reconocimiento, respeto, salvaguardia y promoción de los derechos de la persona humana (Pacem in terris, 139). Ahora, más que nunca, es el momento de que las naciones del mundo pasen de la seguridad nacional por medios militares a la seguridad humana como principal preocupación de la política y las relaciones internacionales. Ahora es el momento de que la comunidad internacional y la Iglesia elaboren planes audaces e imaginativos para una acción colectiva acorde con la magnitud de esta crisis. Ahora es el momento de construir un mundo que refleje mejor un enfoque verdaderamente integral de la paz, el desarrollo humano y la ecología.

¡Gracias!

(1)https://news.un.org/en/story/2020/07/1067552

(2) https://news.un.org/en/story/2020/06/1066982

(3) https://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2019/09/27/190927b.html

(4) http://www.vatican.va/content/francesco/es/discursos/2019/noviembrer/documentos/papa- francesco_20191124_mensaje-armasnucleres-nagasaki.html

Share this Entry

Deborah Castellano Lubov

Deborah Castellano Lubov is Senior Vatican Correspondent for Zenit and its English edition. Author of 'The Other Francis,' now published in five languages, she gave a personal, in-depth look at the Holy Father, through interviews with those closest to him and collaborating with him, featuring the preface of Vatican Secretary of State, Cardinal Pietro Parolin. Lubov often covers the Pope's trips abroad, and often from the Papal Flight, where she has also asked him questions on the return-flight press conference on behalf of the English-speaking press present. Deborah Castellano Lubov, who also serves as NBC Vatican Analyst and collaborator, also has done much TV & radio commentary, including for NBC, Sky, EWTN, BBC, Vatican Radio, AP, Reuters and more. She also has written for various Catholic publications.

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación