participación mujeres Iglesia

Agnès Desmazières (C) AD

“La participación de las mujeres en el gobierno de la Iglesia”, por Agnès Desmazières

El debate sobre la mujer en la redacción de un decreto conciliar

Share this Entry

(zenit – 27 julio 2020).- “El Papa Francisco, desde Evangelii gaudium, ha estado fomentando la participación de las mujeres en el gobierno de la Iglesia. No es solo una cuestión de palabras, sino también de hechos, como han demostrado algunos nombramientos recientes en el Vaticano”.

Agnès Desmazières enseña teología en el Centro Sèvres (París, Francia) y propone introducir el diálogo del Papa Francisco en su libro Le dialogue pour surmonter la crise: le pari réformateur du pape François (El diálogo para superar la crisis: el reformador del Papa Francisco) (Salvator, 2019), con un prefacio del P. Alain Thomasset, s.j. y un epílogo del P. François-Marie Léthel, ocd.

El teólogo francés reflexiona sobre el apostolado de los laicos y la corresponsabilidad de los bautizados, y por lo tanto de las mujeres en la Iglesia. Estas palabras son las piedras de la expectativa para la reflexión del próximo Sínodo de los Obispos, en octubre de 2022, sobre la “sinodalidad”.

El tema también fue abordado por el suplemento mensual de L’Osservatore Romano “Mujeres de la Iglesia Mundial”.

Agnès Desmazières, en un largo artículo [1], habla de un “silencio” conciliador con respecto a las mujeres, ¿qué significa eso?

Este “silencio” debe entenderse: no es una falta de interés del Consejo por las mujeres, sino un silencio relativo en los documentos conciliares. Se habla mucho de los laicos; también los jóvenes tienen -sobre todo a instancias del futuro Juan Pablo II- derecho a un número en el decreto sobre el apostolado de los laicos, Apostolicam actuositatem, n. 12. Las mujeres apenas se mencionan. La consulta de los archivos del Vaticano, relacionados con el Vaticano II, proporciona una visión muy útil.

En primer lugar, es importante señalar que las mujeres participaron en la labor de reconciliación en una etapa temprana. Tal vez la personalidad secular que ha tenido la influencia más decisiva en la redacción de los documentos conciliares sea la auditora australiana Rosemary Goldie, a la que se consulta muy a menudo y que es autora de numerosos informes. Esta participación fue al principio discreta y oculta. Hubo cierta resistencia a la participación pública y oficial de las mujeres en el Consejo.

Inicialmente, solo los hombres laicos fueron nombrados auditores. Es significativo que, a su llegada a Roma, suplicaron enérgicamente la presencia de sus colegas femeninas. Al frente de los movimientos internacionales de apostolado laico, estaban acostumbrados a trabajar con sus homólogos femeninos y habían trabajado juntos con ahínco para que el papel de los laicos se tuviera en cuenta en el Consejo. Varios obispos, entre ellos el cardenal Léon Suenens, hicieron declaraciones públicas en este sentido, permitiendo a las mujeres, laicas y también religiosas, asistir como oyentes.

Los auditores participaron activamente en la redacción del decreto sobre el apostolado de los laicos y, más aún, en la redacción de la constitución pastoral Gaudium et spes. Los padres conciliares y los expertos teólogos, pertenecientes a la comisión que preparaba la Gaudium et spes, se preocuparon por involucrar estrechamente a los auditores en el trabajo. De hecho, consideraban que los laicos eran particularmente expertos en este diálogo con el mundo y que su opinión era decisiva si el mensaje dirigido por la Gaudium et spes debía dirigirse a todos los fieles y, más allá de ellos, a la humanidad en busca de sentido.

Yves Congar desempeñó un papel importante en este sentido. Simbólicamente, los auditores firmaron en la misma hoja de firmas que los expertos en teología. Se puede decir que hubo una verdadera experiencia de corresponsabilidad en esta edición de Gaudium et spes. Este ejemplo es inspirador para hoy.

No hay que olvidar, sin embargo, que esta experiencia también puede haber sido dolorosa en cierto modo para estas mujeres. Habiendo sido investidos con importantes responsabilidades en sus movimientos religiosos o congregaciones, no se les permitió, por ejemplo, a diferencia de los oyentes laicos, hablar públicamente ante los padres del Concilio en su conjunto.

El debate, sin embargo, es anterior al Consejo…

Trabajé particularmente en la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC), que sigue activa hoy en día y que, en el momento del Consejo, reunía a 36 millones de mujeres de todo el mundo. Su presidenta en ese momento, la española Pilar Bellosillo, fue auditora en el Vaticano II.

Podemos ver que en esta organización, al igual que en otras, ha habido un proceso de concienciación sobre la dignidad y los derechos de la mujer, así como sobre la importancia de su promoción en la Iglesia y en la sociedad. La filosofía personalista ha desempeñado un papel importante en la afirmación de la dignidad de la persona humana. En esta perspectiva, la relación entre hombres y mujeres se entiende menos en términos de sumisión que en términos de “colaboración”. Ya antes de la Segunda Guerra Mundial, la UMOFC se pronunció a favor del derecho al voto de las mujeres.

Todo esto es en preparación para el Consejo. En 1961, un año antes de la apertura del Concilio, la UMOFC organizó una reunión internacional sobre “La mujer católica, agente de la unidad en Cristo y en la Iglesia”. Algunas de sus dirigentes participaron, en colaboración con dirigentes masculinos de la Acción Católica, en la redacción de un texto sobre “El lugar de la mujer en la sociedad y en la Iglesia”, que se dirigió al Consejo.

¿Qué aporta el examen del caso del Decreto sobre el Apostolado de los Laicos?

La investigación en los archivos del Vaticano revela que ha habido varios intentos de proponer una reflexión sobre las mujeres en el Concilio. Esta cuestión no formaba parte originalmente de la agenda conciliar establecida por Juan XXIII. Sin embargo, la Comisión Preparatoria del Apostolado de los Laicos se ocupó rápidamente del asunto a petición de “asistentes eclesiásticos” (capellanes) de organizaciones femeninas católicas, incluido Antoon Ramselaar, asistente de la UMOFC.

Como primer paso, se planea dedicar al apostolado femenino un capítulo del esquema sobre el apostolado de los laicos. El debate, que sigue siendo interclerical, revela posiciones muy contrastadas sobre el lugar de la mujer en la Iglesia y en la sociedad: las opiniones expuestas, especialmente por los asistentes eclesiásticos –acostumbrados a trabajar con mujeres– despertaron la reticencia de otros miembros.

A continuación, con el fin de reducir la longitud del esbozo, se prevé que el tema ocupe solo un párrafo. Solo entonces se consulta a los laicos, incluyendo a Rosemary Goldie. Solo entonces se consulta a los laicos, incluyendo a Rosemary Goldie. Junto con sus asistentes eclesiásticos, indican que prefieren hablar de los laicos, hombres y mujeres todos juntos. Les gustaría que se pusiera más énfasis en lo que es común en lugar de lo que separa. Es un enfoque inclusivo que domina y, en mi opinión, sigue siendo relevante hoy en día. En un momento en el que se insiste con razón en el lugar de la mujer en la Iglesia, también me parece crucial no olvidar el de los hombres laicos.

Esta preferencia por el “silencio” se debe también a la dificultad de comprender adecuada y positivamente la especificidad del apostolado de la mujer y de tener en cuenta los rápidos cambios en la condición de la mujer. El riesgo es, por ejemplo, querer confinar a las mujeres a “obras de devoción” y a los hombres a “apoyo material de la Iglesia”. Por lo tanto, domina el deseo de reservar el tratamiento de estas cuestiones para un documento posterior en lugar de hacer una reflexión precipitada e insatisfactoria.

Finalmente, en el último minuto, como revelan los archivos del Vaticano, se le pidió a Rosemary Goldie que escribiera algunas líneas generales de aliento para el apostolado de las mujeres. Aparecen en el n. 9 de Apostolicam actuositatem: “Puesto que la mujer tiene hoy una participación cada vez más activa en toda la vida de la sociedad, es muy importante que su participación en los diversos sectores del apostolado de la Iglesia aumente también”. El significado es altamente simbólico: ¡Una mujer escribió una frase del Vaticano II!

¿Cuál es el tono específico del pontificado del Papa Francisco hoy en día?

Hay un fuerte compromiso del Papa Francisco con la participación de las mujeres en la vida de la Iglesia. Esto tiene sus raíces en una experiencia de relaciones de trabajo con mujeres – pienso en particular en la influencia de la teóloga española Dolores Aleixandre. El contexto latinoamericano también es importante. El documento de Aparecida indica la necesidad de “superar una mentalidad machista que ignora la novedad del cristianismo” (n. 453).

El documento de Aparecida introduce también la categoría de “reciprocidad”, que retoma el Papa Francisco y que es fundamental para pensar en la relación entre hombres y mujeres y superar ciertas lógicas de complementariedad -exaltando escandalosamente, por ejemplo, la vulnerabilidad, la dulzura, etc. de las mujeres- que pueden de hecho apoyar la perpetuación de formas de opresión. El Papa Francisco nos invita así a considerar la reciprocidad desde la “perspectiva del con” y no desde la “perspectiva del contra” (discurso del Papa Francisco, 7 de febrero de 2015). Aquí encontramos el enfoque inclusivo del Vaticano II: hombres y mujeres, todos juntos corresponsables.

Por otro lado, el Papa Francisco, desde Evangelii gaudium, ha estado fomentando la participación de las mujeres en el gobierno de la Iglesia. No es solo una cuestión de palabras, sino también de hechos, como muestran algunos nombramientos recientes en el Vaticano. Este es un importante campo de reflexión teológica. Como él mismo dice, el Papa Francisco inicia y acompaña un proceso que requiere una búsqueda común de la verdad, más allá de los intereses sectoriales y las ambiciones personales. Esta búsqueda no es sólo teórica, sino también práctica y es una cuestión de testimonio de vida: ¿cómo doy testimonio en mi vida en la Iglesia de la igual dignidad de todos los bautizados?

***

NOTA

[1] Agnès Desmazières, Généalogie d’un ‘silence’ conciliaire: Le débat sur les femmes dans l’élaboration du décret sur l’apostolat des laïcs, Archivos de Ciencias Sociales de las Religiones 61, no. 175 (2016): 297-317.

Share this Entry

Anita Bourdin

Giornalista francese accreditata presso la Santa Sede dal 1995. Ha lanciato il servizio francese di Zenit nel gennaio 1999. Master in giornalismo. Laura in lettere classiche (Sorbonne). Abilitazione al dottorato in teologia biblica (PUG). Corrispondente a Roma di Radio Espérance.

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación