La declaración incluye ocho postulados que desviarían fondos de programas destinados a empoderar mujeres y niñas hacia iniciativas de “derechos sexuales”. Foto: Archivo.

La lucha al interior del feminismo: entre la ideología de género y la despenalización de la prostitución

ONU Mujeres, encargada de la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en todo el mundo, pronto tendrá un nuevo liderazgo.

Share this Entry

Por:Lisa Correnti

(ZENIT News Agency / C-FAM, 30.07.2021).- Un monumental encuentro de grupos de interés en igualdad de género cosechó 40 mil millones de dólares americanos en compromisos. Bajo la superficie, sin embargo, un amplio desacuerdo persiste entre los feministas sobre si el avance de los derechos de mujeres y niñas debería incluir a los hombres biológicos y la legitimación de la prostitución.

ONU Mujeres, la agencia de la ONU encargada de la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en todo el mundo, pronto tendrá un nuevo liderazgo. En un aparente intento de influir en el trabajo de la agencia, una organización no gubernamental que opera junto con la Comisión de Mujeres de la ONU (NGO-CSW) publicó una agenda feminista redactada por dieciocho organizaciones pro aborto, pro prostitución y pro LGBTIQ.

Llamada “Una afirmación de principios feministas”, la declaración incluye ocho postulados que desviarían fondos de programas destinados a empoderar mujeres y niñas hacia iniciativas de “derechos sexuales”. Estos incluyen la legalización del aborto, la despenalización de la prostitución y “educación en sexualidad integral transformadora de género” para niños, incluyendo autonomía corporal y placer, abriendo espacios sólo para mujeres a los hombres biológicos que se identifican como mujeres, y asistencia sanitaria vitalicia, integral y gratuita que asista a personas que se identifican como transgénero para cambiar sus cuerpos con hormonas y cirugía.

No a todas las feministas les agradó la declaración.

“Este extenso y confuso documento parece ser un intento de presionar a los estados, la ONU y las ONGs en la adopción de los postulados postmodernos de ideología de género y desechar la realidad material de la opresión basada en el sexo de las mujeres”, respondió la Campaña de Derechos Humanos de las Mujeres”.

“No son principios ‘feministas’ sino principios antifeministas”, continuaba la declaración. “El documento consiste en un intento al descubierto para robar la capa de feminismo para cubrir y promover los deseos de grupos de hombres con intereses especializados, tales como hombres que reclaman ‘identidades de género’ femenino y hombres con interés en los ‘derechos sexuales de los niños”.

La Campaña de Derechos Humanos de las Mujeres fue fundada en 2019 para contrarrestar el socavamiento de los derechos de las mujeres a través de la incorporación de conceptos vagos como “identidad de género” en documentos internacionales. Lanzaron una declaración para presionar a políticos y legisladores “para retener la definición de mujer basada en el sexo biológico”.

Grupos contra la trata y abolicionistas de la prostitución también discreparon con la declaración de principios feminista, lanzando una carta de adhesión desafiando la promoción de la “prostitución como trabajo”.

“La noción de que ‘trabajo sexual es trabajo’ es una que creemos ser fundamentalmente incompatible con los valores establecidos en una declaración …que afirma oponerse a la explotación y discriminación en todas sus formas”, dice la carta iniciada por la Coalición contra la Trata de Mujeres. “Debemos reconocer que las supuestas prerrogativas masculinas sobre los cuerpos de otras personas son un sello de esclavitud, colonialismo y otras formas de racismo, genocidio y dominación. El sistema de prostitución es incompatible con la igualdad”.

ONU Mujeres ha mantenido una posicióneutral sobre la despenalización de la prostitución después de recibir una importante reprimenda de los abolicionistas de la prostitución cuando se informó en 2019 que su posición estaba bajo revisión.

La declaración de principios feministas es representativa de la infiltración de los tradicionales movimientos de derechos de las mujeres por los promotores de “derechos sexuales”. La unión de fuerzas de derechos reproductivos y grupos LGBT, y el fondo multi-millonario en dólares que lleva consigo, ha propulsado el aborto y los temas LGBTIQ sobre prioridades como la educación, el trabajo y la atención sanitaria.

Los postulados expresados en los principios feministas tampoco reconocen a las mujeres como madres a pesar de que aproximadamente el 90% de mujeres en el mundo tienen niños.

Las organizaciones que dirigen la iniciativa incluyen a International Planned Parenthood Federation, Association for Women’s Rights in Development (AWID), Women Deliver, ILGA World, Global Network of Sex Work Projects, Outright Action International y Transgender Europe.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación