La asistencia a los servicios religiosos no solo afecta el rendimiento académico de los niños y adolescentes, sino que también crea familias más sólidas. Foto: Archivo.

El impacto de la asistencia a la iglesia en el desarrollo infantil y la vida familiar

Tanto la iglesia como una vida familiar sólida forman positivamente a los niños y los ayudan a ser productivos miembros de la sociedad.

Share this Entry

Por: Andrew Houser

(ZENIT Noticias – Acton Institute / Washington, 18.10.2021).- La asistencia religiosa es fundamental no solo para el desarrollo y la crianza de los niños, sino para la sociedad en su conjunto. Pero solo el 47% de los estadounidenses pertenecen a una iglesia de alguna fe. 

Esto es importante, especialmente para las familias y los niños, así como para nuestras comunidades, ya que la asistencia a la iglesia y la adhesión religiosa no solo benefician la vida familiar, sino también el desarrollo de los niños, ya que tanto la iglesia como una vida familiar sólida forman positivamente a los niños y los ayudan a ser productivos miembros de la sociedad.

Por ejemplo, en un estudio de Ilana Horwitz, los estudiantes adolescentes que fueron clasificados como «cumplidores», son aquellos que están involucrados en la religión y enfatizan la fe en su vida diaria, mientras que los estudiantes que fueron clasificados como «evasores», son aquellos que evitan involucrarse en la religión. La relevancia en sus vidas es que se desempeñaron de manera diferente en la escuela. Los que obedecían tenían un promedio de calificaciones mucho más alto que los que lo evitaban, 3,22 y 2,93, respectivamente. A modo de comparación, un GPA de 3.3 es una B +, mientras que un GPA de 3.0 es una B. Si bien esta brecha puede no parecer grande, las implicaciones siguen siendo sustanciales. Si bien Horwitz dijo que su estudio indica asociación y no causalidad, también afirma que su estudio «sugiere que el buen rendimiento académico también está impulsado por los hábitos aprendidos a través de la adherencia religiosa».

La asistencia a los servicios religiosos no solo afecta el rendimiento académico de los niños y adolescentes, sino que también crea familias más sólidas. La participación religiosa entre las mujeres de mediana edad y mayores conduce a vidas más saludables y menos suicidios, así como a una menor probabilidad de divorcio, que es hasta un 50 por ciento menos probable que aquellas que no asisten a servicios religiosos.

Esto se debe a que numerosas religiones enseñan que el matrimonio es sagrado, al mismo tiempo que abogan por una comunidad fuerte. Algunas investigaciones también muestran que las familias que participan en actividades religiosas experimentan una mayor satisfacción en sus relaciones, así como mayores niveles de confianza. Este compromiso también puede conducir a una forma más productiva y saludable de resolver problemas dentro de una relación.

Todo esto conduce a un efecto abrumadoramente positivo en el desarrollo infantil. Por ejemplo, los asistentes habituales a los servicios religiosos tienen más probabilidades de casarse y enfrentarse a menos divorcios que sus compañeros que son asistentes menos devotos.

El divorcio, así como la maternidad fuera del matrimonio, es sorprendentemente caro, ya que cuesta a los contribuyentes estadounidenses más de 112.000 millones de dólares al año en programas gubernamentales, así como la pérdida de ingresos fiscales en todos los niveles de gobierno. 

Los niños criados por padres casados ​​enfrentan menos pobreza y están mucho más seguros, ya que el riesgo de abuso infantil es mucho menor. Más estudiosos están de acuerdo en que los niños que son criados por sus dos padres biológicos en un matrimonio estable se desempeñan mejor que los niños criados en otras formas familiares. Además, es mucho más probable que los padres que se casan antes de tener hijos permanezcan juntos. Esencialmente, la estabilidad y la presencia de ambos padres es fundamental para los niños, que proporciona el matrimonio.

Entonces, ¿por qué es importante ir a la iglesia? Porque la asistencia religiosa es fundamental no solo para el desarrollo y la crianza de los niños, sino para la sociedad en su conjunto.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")