Wolfgang Hass, primer arzobispo de Vaduz. Foto: Archivo.

El arzobispo de Liechtenstein no se sube al barco de la “sinodalidad complicada” y lo dice públicamente

«En nuestra pequeña arquidiócesis podemos abstenernos de llevar a cabo un camino tan complejo y a veces incluso complicado.»

Share this Entry

Por: Joachin Meisner Hertz

(ZENIT Noticias / Vaduz, 19.10.2021).- Wolfgang Hass es, desde 1997, el primer arzobispo de Vaduz, capital de uno de los países más pequeños del mundo (y uno de los pocos confesionalmente católicos por Constitución): Liechtenstein. Y es también el obispo de una diócesis que no participará en el así llamado “camino sinodal” que pidió el Papa de cara al sínodo ordinario de la Iglesia que se realizará en 2023 en la ciudad del Vaticano.

“En nuestra pequeña arquidiócesis podemos abstenernos de llevar a cabo un camino tan complejo y a veces incluso complicado, que en nuestras latitudes corre el riesgo de convertirse en algo ideológicamente viciado, por buenas razones”, declaró el arzobispo desde la web de la diócesis de Vaduz.

Mons. Hass aduce que dada las características poblacionales de Vaduz la cercanía entre sacerdotes y fieles, sea a nivel informal como formal, es tal que no se necesitan nuevos procesos de escucha: “las estrechas relaciones en nuestras parroquias permiten un contacto mutuo rápido y sin complicaciones entre pastores y laicos, por lo que un intercambio espiritual y espiritual siempre ha sido y es posible. Todos los que lo deseen pueden entablar un diálogo entre sí, escucharse y mantener una comunicación personal a través de sugerencias, deseos e ideas en la vida diaria de la iglesia. En los consejos parroquiales y eclesiásticos, así como en las instituciones escolares, sociales y caritativas y en los establecimientos educativos, hay relaciones constantes entre las personas interesadas, donde puede tener lugar una interacción responsable, discreta y sensible”, dice en la carta.

Sin embargo, él mismo está disponible para acoger y escuchar: “cualquier persona que desee enviar deseos, inquietudes y sugerencias para dar forma a la vida de la iglesia en nuestra diócesis por escrito aún puede hacerlo y comunicarse directamente con el Arzobispo o el Vicariato General”.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación