Líbano: tema del encuentro del secretario para las relaciones con los Estados de la Santa Sede con embajadores acreditados ante la Santa Sede

Print Friendly, PDF & Email

El secretario de la Santa Sede para las relaciones con los estados tuvo un encuentro oficial con el cuerpo diplomático acreditado. La reunión giró en torno a la situación en Líbano.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 09.01.2022).- «Fue una experiencia muy significativa, tanto por el ritmo del programa como por la intensidad de los encuentros: me permitió tocar la realidad del Líbano». Con estas palabras, el Secretario para las Relaciones con los Estados, el arzobispo Paul Richard Gallagher, se centró en su reciente viaje al Líbano, entre el 31 de enero y el 4 de febrero pasados. La ocasión era una reunión, en el antiguo Aula del Sínodo del Vaticano, con miembros del Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede.

El encuentro se dividió en tres momentos diferentes: un relato detallado de la visita al país de los Cedros; unas reflexiones del prelado sobre los aspectos más significativos; y un diálogo abierto con preguntas y respuestas.

Al variopinto mosaico libanés, formado por diferentes religiones, igualmente representadas en el orden constitucional, el arzobispo Paul Richard Gallagher aportó la cercanía y las oraciones del Santo Padre. El Secretario para las Relaciones con los Estados también aseguró a todos los que se reunieron que se está estudiando un posible Viaje Apostólico a la Tierra de los Cedros, un deseo expresado varias veces por el propio Papa Francisco, que tendrá lugar tan pronto como «las condiciones lo permitan», quizás incluso dentro de este año.

El viaje del Arzobispo Paul Richard Gallagher al Líbano coincidió con el 75º aniversario de las relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y el Líbano; el 25º aniversario del Viaje Apostólico de San Juan Pablo II al país asiático, acompañado de la firma de la Exhortación Apostólica Postsinodal «Una nueva esperanza para el Líbano»; y el 10º aniversario del Viaje Apostólico de Benedicto XVI, que culminó con la firma y publicación de la Exhortación Apostólica Postsinodal de la Asamblea Especial para Oriente Medio del Sínodo de los Obispos.

Al Líbano, afligido por un doloroso estancamiento político y una crisis económica que empobrece a la población día tras día, el Secretario de Relaciones con los Estados le aportó una sólida señal de cercanía, y la pluralidad de reuniones mantenidas fue una expresión de la voluntad de llegar a todos. La agenda del viaje incluía a los más altos cargos del Estado, desde el Presidente de la República del Líbano, el General Michel Aoun, hasta el Presidente del Parlamento, Nabih Berry, el Primer Ministro, Najīb Mīqātī, y el Ministro de Asuntos Exteriores, Abdallah Hab. También el ministro de Asuntos Exteriores, Abdallah Bou Habib, el Gran Mufti Sheikh Abdel Latif Deryan, el Vicepresidente del Alto Consejo chiíta, Sheikh Ali El Khatib, y el Sheikhat Akl de los drusos, Sheikh Dr. Sami Abi El Mouna, así como Patriarcas y Obispos católicos y ortodoxos, entre ellos el Cardenal Béchara Boutros Raï, O.M.M., Patriarca de Antioquía de los Maronitas.

El Arzobispo Paul Richard Gallagher, entre otras cosas, también se refirió al dolor de las familias de las víctimas del puerto de Beirut, y a su clamor por la justicia y la verdad, con un momento de oración en el lugar donde la terrible explosión del 4 de agosto de 2020 acabó con cientos de vidas y destruyó grandes partes de la capital.

En el Líbano, dijo el Secretario de Relaciones con los Estados, dirigiéndose a los embajadores presentes, cada uno tiene su propia perspectiva, pero falta «consenso sobre las soluciones a los problemas» que afligen al país. Todos tienen clara la necesidad de celebrar elecciones parlamentarias en mayo, un «paso indispensable» para devolver la estabilidad al país y frenar la hemorragia de jóvenes que lo dejan todo en busca de un futuro mejor. El arzobispo Paul Richard Gallagher dedicó un pensamiento especial a los jóvenes, después de escuchar sus testimonios llenos de angustia y ver cómo son, sin embargo, testigos de la esperanza.

El simposio «El Papa Juan Pablo II y el mensaje libanés», en la Universidad del Espíritu Santo de Kaslik, de la Orden Maronita Libanesa, el encuentro en la Universidad Jesuita San José, y la visita al Centro Juvenil Carlos Acutis de los Lazaristas, permitieron al Pontífice comprobar cómo los jóvenes libaneses son una verdadera riqueza del país, pero también una preocupación por la incertidumbre existencial a la que se ven abocados.

Para ayudar a superar las controversias, el Secretario para las Relaciones con los Estados reiteró que la Santa Sede está dispuesta a promover un posible diálogo nacional, a condición de que todas las partes implicadas lo soliciten.

Entre los temas que se trataron en la parte final de la reunión en el antiguo Aula del Sínodo figuran la situación de los migrantes y los refugiados, el concepto de neutralidad del Líbano, el diálogo interreligioso y la peligrosa disparidad entre ricos y pobres.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }