'Hagan Lío', una iniciativa para evangelizar en las redes sociales. Foto: opusdei.org

“Hagan lío”: una iniciativa en redes sociales

“Un grupo de amigos aislados por la pandemia quisieron compartir un sueño en común…”. Así comienza el trailer del canal ‘Hagan Lío’, una iniciativa en redes sociales que desde entonces pretende acercar testimonios auténticos de fe a los cuatro puntos cardinales.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

(ZENIT Noticias / Madrid, 18.02.2022).- Ramón y varios amigos comenzaron entrevistando a Mons. José Ignacio Munilla y, desde entonces, hace casi dos años, son más de 50 “influencers” con valores los que han pasado por sus cámaras. ¿Quién iba a pensar que la idea surgiría a raíz de un retiro online de esta misma web?

El confinamiento y la reunión frustrada

La historia comenzó en marzo de 2020 cuando la situación de aislamiento desencadenada por la pandemia les cogió de imprevisto. Un grupo de amigos, tras tiempo sin verse, tenían previsto encontrarse en Valencia durante la Semana Santa.

La imposibilidad de viajar no les desanimó, sino que mantuvieron el plan previsto… desde la distancia. Como muchas otras personas, descubrieron aplicaciones como Zoom o Google Meet, que utilizaron desde Pamplona, Alicante, Salamanca, Ciudad Real… durante esos días se creó algo más que una conexión virtual.

La mayoría de ellos asiste de manera habitual a medios de formación cristiana en centros del Opus Dei. Ahora, sin la posibilidad de acudir físicamente, debían de cambiar la metodología. Ramón propuso quedar por Zoom los sábados por la tarde para rezar un rato, aprovechando los recursos disponibles en la web del Opus Dei. En concreto, por esas fechas se habían comenzado a publicar los “Retiros #DesdeCasa”. Al resto le pareció una buena idea y, puntualmente, se conectaban para leer el texto propuesto, escuchar una meditación, rezar el rosario, etc.

Después de unas semanas Jorge, de espíritu emprendedor, comentó: “¿Por qué no invitamos a algún ponente interesante que hable de esperanza en la situación actual? Después, ¡podríamos colgar el video en YouTube!”. Pensado y hecho. El primer invitado fue Mons. José Ignacio Munilla, entonces obispo de San Sebastián, que habló de la evangelización a través de las redes sociales. Después vinieron José María ZavalaPati Trigo y otros más de cincuenta “influencers” entrevistados, que compartieron verdaderos testimonios de fe y dieron luz ante el incierto panorama que se vivía.

El Papa Francisco, motor del proyecto

 

“Cuando la propuesta tomó forma -comenta Ramón-, debatimos el nombre con el que nos lanzaríamos al mundo virtual. Durante una de las reuniones de los sábados, vimos un video del papa Francisco en la JMJ de Río de Janeiro donde, con gran energía, dijo a los jóvenes: Quiero que hagan lío, quiero que salgan fuera. Todos, unánimemente, sentimos en esas palabras una señal que nos indicaba hacia dónde teníamos que dirigirnos”.

 

De esta manera la situación no les impidió “salir fuera” virtualmente y acoger el “Hagan Lío” (@haganmaslio) del Papa como nombre en las redes sociales, pues expresaba perfectamente la esencia del proyecto.

El Papa también les echó una mano a la hora de elegir los contenidos y la forma de comunicarlos. Varios del grupo habían leído la exhortación apostólica Christus Vivit, de donde obtuvieron las claves. Por un lado, la importancia del testimonio personal en la sociedad actual; el papa lo expresaba con una idea de san Pablo VI: “El hombre contemporáneo escucha más a gusto a los testigos que a los maestros”. Y, por otro lado, animar a los jóvenes cristianos a crear espacios de diálogo con otros jóvenes, también en las redes. Si no fuera así, además de que el mensaje de Cristo no llegaría a las periferias virtuales, las relaciones online se volverían más y más inhumanas.

Mostrar los carismas de la Iglesia

De forma natural y casi sin pretenderlo el canal ha ido mostrando la rica diversidad de carismas en la Iglesia. Han pasado por sus canales de YouTube e Instagram, entre otros, algunas religiosas de vida contemplativa como sor Marta González (@marta_osb), un fraile capuchino (@unperegrino_gris), varios sacerdotes diocesanos, como Patxi Bronchalo (@patxibronchalo) o Íñigo Ugalde (@pater_ugalde); y muchos laicos comprometidos con su vocación, también en la evangelización en las redes, como por ejemplo el director de cine Juan Manuel Cotelo (@infinitomasunoorg) o la cantautora Paola Pablo (@paolapablord).

La facilidad para recibir feedback les ha permitido ampliar el contenido y adecuarlo a las necesidades de la gente. En uno de los comentarios, una madre comentó que estaba utilizando los videos como parte de la catequesis familiar al tener sus hijos dificultades para que acudir a la parroquia. En otro caso, un joven les agradeció el entusiasmo y la frescura con la que los entrevistados hablaban de Dios. Esto le había ayudado a retomar la vida cristiana después de años alejado de la Iglesia.

Hacer que las raíces crezcan

“La iniciativa ha seguido creciendo -cuenta Ramón-, pero tenemos claro que, más que aumentar el número de suscriptores, deseamos que cada persona profundice en las raíces de su fe. Por esta razón hemos creado contenidos diversos además de continuar con las entrevistas. Hace poco iniciamos la sección Tu vocación en un minuto, con videos cortos donde cada uno cuenta en primera persona cómo fue su llamada y que ha supuesto en su vida. Otro proyecto es acercar la teología a todos los públicos aprovechando temas de actualidad. En ella planteamos como reflexionar y afrontar situaciones desde un punto de vista teológico, por eso lo hemos llamado Con las gafas de la teología”.

 

“Tras casi dos años de andadura -concluye Ramón-, quién nos iba a decir que esa idea feliz durante el confinamiento se iba a extender como las raíces de un árbol. Precisamente el compartir inquietudes y pensamientos nos hizo no solo dar comienzo a un proyecto, sino continuar a pesar de las dificultades que siempre aparecen en el camino. Acoger el Hagan lío del Papa Francisco nos ayudó, sin duda, a comprender mejor eso de que “quien tiene un amigo, tiene un tesoro”. Y si son varios, pues mejor”.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación