A los representantes de las Iglesias cristianas presentes en Irak. Foto: Vatican.va

Obispos europeos y norteamericanos se unen para apoyar a la Iglesia y el pueblo en Líbano

Obispos de Estados Unidos, Canadá y Europa han hecho un llamamiento para poner manos a la obra en la actual crisis que atraviesa Líbano.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Washington, 01.03.2022).- Publicamos en español la declaración que obispos de Europa y Norteamericanos realizaron a propósito de un urgente llamado para ayudar a Líbano a salir de su crisis actual.

***

Hace un año que Su Beatitud el Cardenal Béchara Pierre Raï, Patriarca Maronita de Antioquía, convocó una conferencia internacional para proteger al Líbano.

El Líbano es desde hace tiempo un ejemplo de convivencia entre cristianos y musulmanes. Es «un mensaje universal de paz y fraternidad que surge de Oriente Medio» (Papa Francisco). Para muchos de sus habitantes, el momento actual está marcado por el dolor, la pobreza y la desesperación. Sin embargo, sigue habiendo esperanza de cambio, para proteger el carácter único de su país.

Hemos escuchado la advertencia del Papa Francisco de que «el Líbano está en gran peligro» y su llamamiento para que nos ocupemos de la «crisis sin precedentes» que afronta. Apoyamos los continuos esfuerzos de la Santa Sede para buscar la paz en el Líbano. Rezamos para que los llamamientos al diálogo del arzobispo Paul Gallagher durante su visita en febrero den frutos duraderos.

La comunidad mundial debe estar al lado de todos los que trabajan para mantener vivos los principios que dieron forma a la Constitución del Líbano y ayudaron a poner fin al conflicto mediante logros como el Acuerdo de Taif de 1989 y el Acuerdo de Doha de 2008.

Por ello, instamos a nuestros propios gobiernos a

– que apoyen el llamamiento del cardenal Raï a actuar a través de las Naciones Unidas para encontrar una solución a la crisis, defendiendo la independencia, la soberanía y la neutralidad del Líbano

– salvaguardar el derecho de los ciudadanos libaneses a elegir a sus propios representantes en unas elecciones libres y justas, incluso mediante la oferta de observadores electorales independientes

– ayudar al establecimiento de la buena gobernanza, la honestidad, la transparencia y la responsabilidad al servicio del pueblo libanés.

Nuestras naciones también tienen la responsabilidad de proporcionar ayuda a los afectados por la catástrofe humanitaria que se está produciendo, tanto a los ciudadanos libaneses como a los numerosos refugiados que han huido de los países vecinos. Agradecemos el trabajo humanitario de las agencias católicas y animamos a nuestras propias comunidades a sostener sus esfuerzos.

Sobre todo, invitamos a los fieles a unirse a nosotros en la oración por el Líbano. En palabras del Santo Padre «Que la noche de los conflictos se aleje ante un nuevo amanecer de esperanza. Que cesen las hostilidades, se desvanezcan los desacuerdos y el Líbano vuelva a irradiar la luz de la paz».

Monseñor Udo Bentz, Obispo Auxiliar de Maguncia (Alemania), Presidente del Grupo de Trabajo sobre Oriente Medio, Conferencia Episcopal Alemana

Mons. Michel Dubost, obispo emérito de Evry-Corbeil-Essonnes (Francia) y delegado apostólico de Foyers de Charité

Mons. Garry Gordon, Obispo de Victoria (Canadá), Presidente de la Comisión Episcopal de Justicia y Paz, Conferencia Episcopal Canadiense

Mons. Declan Lang, Obispo de Clifton (Inglaterra y Gales), Presidente del Departamento de Asuntos Internacionales, Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales

Mons. David J. Malloy, Obispo de Rockford (EEUU), Presidente del Comité de Justicia y Paz Internacional, Conferencia Episcopal de Estados Unidos

Monseñor Bertram Meier, Obispo de Augsburgo (Alemania), Presidente de la Comisión de Asuntos Internacionales de la Iglesia, Conferencia Episcopal Alemana

Mons. Rimantas Norvila, Obispo de Vilkaviškis (Lituania) y Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la UE de la COMECE

Mons. Marc Stenger, obispo emérito de Troyes (Francia) y copresidente de Pax Christi Internacional

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación