Ángelus Papa Francisco. Foto: Vatican.va

Cuarto pronunciamiento público del Papa sobre Ucrania: En nombre de Dios, les pido: ¡detengan esta matanza!

Tercer domingo en el que el Papa alza la voz una vez más para pedir la paz ante la grave situación en Ucrania

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 14.03.2022).- Por quinta ocasión, el Papa vuelve a alzar la voz sobre el conflicto bélico en Ucrania. Lo ha hecho desde la plataforma mundial que supone la Plaza de San Pedro donde este domingo 13 de marzo había -según cálculos de la Gendarmería Vaticana- 25 mil personas. Muchas de ellas con banderas de Ucrania.

Tras rezar el Ángelus, el Papa dijo:

“Acabamos de rezar a la Virgen María. Esta semana, la ciudad que lleva su nombre, Mariúpol, se ha convertido en una ciudad mártir de la desgarradora guerra que está devastando Ucrania. Frente a la barbarie de la matanza de niños, de personas inocentes y de civiles indefensos, no hay razones estratégicas que valgan: ha de cesar la inaceptable agresión armada, antes de que reduzca las ciudades a cementerios. Con dolor en el corazón uno mi voz a la de la gente común, que implora el fin de la guerra. En nombre de Dios, escuchen el grito de los que sufren, pongan fin a los bombardeos y a los ataques. En nombre de Dios, les pido: ¡detengan esta matanza! ¡En nombre de Dios, escuchen el grito de los que sufren y pongan fin a los bombardeos y atentados! Se trabaje real y resueltamente en la negociación, y que los corredores humanitarios sean efectivos y seguros. En nombre de Dios, les pido: ¡detengan esta matanza!”.

 

El Papa exhortó “una vez más a la acogida de tantos refugiados en los que Cristo está presente y dar las gracias por la gran red de solidaridad que se ha formado. Les pido a todas las comunidades diocesanas y religiosas que aumenten los momentos de oración por la paz”.

Hay quien ha leído en lo que dijo a continuación, una indirecta al Patriarca Kirill quien de hecho se ha posicionado del lado del presidente Putín justificando de varios modos la invasión a Ucrania y usando en ello el nombre de Dios:

“Dios es solo el Dios de la paz, no es el Dios de la guerra, y los que apoyan la violencia profanan su nombre. Ahora recemos en silencio por los que sufren y para que Dios convierta los corazones a una firme voluntad de paz”.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación