Papa Francisco oración en Asis. Foto: Vatican Media

“Perdónanos la guerra, Señor”: la desgarradora oración que hizo el Papa este miércoles 16 de marzo

Al final de la audiencia general del miércoles, el papa se hizo eco de una oración sobre la guerra compuesta por el arzobispo de Nápoles, Mons. Mimmo Battaglia.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 16.03.2022).- A tres semanas del inicio de la invasión de Rusia en Ucrania, el Papa hizo una desgarradora oración al final de la audiencia del miércoles 16 de marzo en el aula Pablo VI. Al introducir la oración, el Santo Padre señaló que “en el dolor de esta guerra hacemos una oración todos juntos, pidiendo al Señor el perdón y pidiendo la paz. Rezaremos una oración escrita por un obispo italiano”. El obispo italiano al que se refiere el Papa es el arzobispo de Nápoles, Mons. Mimmo Battaglia. Ofrecemos el texto de la oración en lengua española.

 

***

 

Queridos hermanos y hermanas,

 

Perdónanos la guerra, Señor.

Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten misericordia de nosotros pecadores.
Señor Jesús, nacido bajo las bombas de Kiev, ten piedad de nosotros.
Señor Jesús, muerto en brazos de la madre en un bunker de Járkov, ten piedad de nosotros.
Señor Jesús, enviado veinteañero al frente, ten piedad de nosotros.
Señor Jesús, que ves todavía las manos armadas en la sombra de tu cruz, ¡ten piedad de nosotros!

Perdónanos Señor,
perdónanos, si no contentos con los clavos con los que atravesamos tu mano, seguimos bebiendo la sangre de los muertos desgarrados por las armas.
Perdónanos, si estas manos que habías creado para custodiar, se han transformado en instrumentos de muerte.
Perdónanos, Señor, si seguimos matando a nuestros hermanos, perdónanos si seguimos como Caín quitando las piedras de nuestro campo para matar a Abel.
Perdónanos, si seguimos justificando con nuestro cansancio la crueldad, si con nuestro dolor legitimamos la brutalidad de nuestras acciones.
Perdónanos la guerra, Señor. Perdónanos la guerra, Señor.

Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ¡te imploramos! ¡Detén la mano de Caín!
Ilumina nuestra conciencia,
no se haga nuestra voluntad,
¡no nos abandones a nuestras acciones!
¡Detennos, Señor, detennos!
Y cuando hayas parado la mano de Caín, cuida también de él. Es nuestro hermano.
Oh Señor, ¡pon un freno a la violencia!
¡Detennos, Señor!

Amén.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación