Beatitud Sviatoslav Shevchuk. Foto: Aciprensa

Cartas desde la guerra (día 33): “No nos limitaremos a ver sin corazón cómo se mata a los niños ucranianos”

Hoy, todo el que contempla el sufrimiento y el tormento de Ucrania se enfrenta a una elección. Ucrania es hoy un símbolo, un signo, una llamada a que cada habitante del planeta elija de qué lado está.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

(ZENIT Noticias / Kiev, 28.03.2022).- Publicamos el texto de la comunicación que el arzobispo mayor de los greco-católicos da a conocer en el día 33 desde el inicio de la guerra.

***

¡Sea alabado Jesucristo!

Queridos hermanos y hermanas en Cristo

Hoy es 28 de marzo de 2022 y Ucrania atraviesa 33 días de esta terrible y sangrienta guerra.

Hoy, al recorrer nuestro camino cuaresmal hacia la Pascua del Señor, contemplamos de manera especial la Cruz de nuestro Salvador. De alguna manera sentimos que su sufrimiento, su muerte y también su resurrección, revelan el sentido de nuestro sufrimiento, el sufrimiento de Ucrania. Este es el camino de la procesión pascual en la que se mueve hoy el pueblo ucraniano.

Podemos decir que esta guerra produce cada día víctimas terribles. Cada día cae sobre Ucrania una lluvia de nuevas bombas y misiles rusos. Todos los días mueren personas en tierra ucraniana.

Pero al contemplar la Cruz del Señor, sabemos que para algunos era el camino del cielo, una señal de la Resurrección, y para otros se convirtió en una piedra de tropiezo, una roca de caída. Vemos a los dos ladrones que fueron crucificados con Cristo. Uno lo calumnió y se burló de Él, y el otro se arrepintió y recibió el camino, la entrada al paraíso y al cielo.

Del mismo modo, hoy, todo el que contempla el sufrimiento y el tormento de Ucrania se enfrenta a una elección. Ucrania es hoy un símbolo, un signo, una llamada a que cada habitante del planeta elija de qué lado está. Todo aquel que respete la vida humana, todo aquel que sienta que la vida de cada persona es sagrada y que respete el mandamiento de Dios «No matarás» debe estar hoy al lado de Ucrania. Todo el que respete el mandamiento de Dios «No robarás» pero vea que el ocupante ruso saquea hoy, roba a la gente corriente, le quita lo último y condena a la gente a morir de hambre, debe ponerse del lado de Ucrania. Quien respeta el mandamiento de Dios «No codiciarás la mujer de tu prójimo» pero ve cómo este ocupante humilla y viola a las mujeres ucranianas delante de sus hijos no puede ser neutral, sino que debe ponerse del lado de Ucrania.

Hoy quiero renovar mi llamamiento a todos los que me escuchan, a los jefes de Estado en cuyas manos está hoy el destino de la humanidad moderna, a los políticos, a los parlamentarios, a las figuras religiosas, a los líderes de la opinión pública y a todas las personas de buena voluntad: Hagan su elección. Poneos del lado de las víctimas inocentes de la injusta agresión de alguien que planea dictar sus nuevas reglas no sólo para Ucrania, sino para todo el mundo, y amenaza con iniciar una tercera guerra mundial.

Podemos detener la guerra juntos, pero ante la Cruz del Señor, cada uno de nosotros debe hacer su propia elección. Hagamos nuestra elección a favor de la vida, a favor de la bendición de Dios, a favor de una persona que puede y desea vivir, vivir con dignidad y verdad.

Hoy quiero dar las gracias a todos los que ya han hecho su elección y están con Ucrania, que apoyan a nuestro pueblo como pueden, cada uno en su lugar, cada uno según los dictados de su propia conciencia.

Si Ucrania no está sola en esa lucha, si la conciencia de todo el mundo está con nosotros, creo que entonces no nos limitaremos a ver sin corazón cómo se mata a los niños ucranianos.

Que el Señor nos bendiga a todos. Que el poder de la Cruz Preciosa y Vivificante se convierta en un nuevo poder para la humanidad que pueda salir victoriosa de la guerra. Que el Señor Dios bendiga al ejército ucraniano, al pueblo ucraniano que defiende la verdad de Dios en su justa lucha. Que Dios nos bendiga a todos.

Que la bendición del Señor sea con su gracia y su amor por la humanidad, siempre, ahora y siempre, y hasta los siglos de los siglos. Amén.

¡Gloria a Jesucristo!

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación