A una delegación ecuménica de Finlandia. Foto: Vatican.va