General italiano Marco Bertolini. Foto: Spark Chronicles

¿Aplaudir a los espectadores en los juegos de gladiadores? En la guerra entre Rusia y Ucrania la vía militar no es la única. Entrevista con el General Marco Bertolini

Puede parecer una paradoja pero en la guerra entre Rusia y Ucrania la vía militar no es la única. «Parece que existe la tentación de mantener la guerra el mayor tiempo posible». Porque no faltan fuertes intereses internacionales en Ucrania. «Con la elevación del tono, somos ‘espectadores aplaudidores’ de estos ‘juegos de gladiadores'». Es decir, un enfrentamiento a muerte, que se libra principalmente en el mercado de las armas. «En Afganistán, uno de los principales esfuerzos fue recuperar los misiles que se habían entregado en su momento, porque no estábamos seguros de en qué manos habían caído. ¿Y las armas biológicas? «La misma acusación que se hizo a Assad en Siria se hace ahora a Putin, y esto es preocupante». Con China de fondo. «La unión de dos superpotencias complementarias podría dar lugar a la aparición de una entidad temible, tanto económica como militar, con la que habría que contar en el futuro». Entrevista con el General Marco Bertolini.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Por: Simone Varisco

(ZENIT Noticias – Caffe Storia / Roma, 09.04.2022).- «El viejo mundo está muriendo. El nuevo tarda en aparecer. Y en este claroscuro nacen los monstruos». Lo dijo Antonio Gramsci y lo citó un Giulio Regeni de 26 años. Vivimos en un crepúsculo incierto, sufrimos el nacimiento de nuevos monstruos. Monstruos en la sociedad, en la ideología, en el pensamiento único, en la política y en la economía. ¿Cómo podemos sorprendernos de los muchos monstruos de la guerra? Ucrania y el resto del mundo viven ahora una guerra de agresión con claras responsabilidades, la Rusia del presidente Vladimir Putin, pero con culpas mucho más amplias y compartidas.

Hablo de ello con el general Marco Bertolini, con 45 años de experiencia sobre el terreno, antiguo comandante del Mando de Operaciones de la Cumbre Inter-Fuerzas y de la Brigada Folgore, con un pasado en el 9º Regimiento «Col Moschin» y mando de Operaciones Especiales en Líbano, Somalia, Bosnia y Herzegovina. Fue Jefe de Estado Mayor de la Fuerza de Extracción de la OTAN en Kosovo y Jefe de Estado Mayor de la ISAF en Afganistán, siendo el primer oficial italiano en ocupar este cargo.

Pregunta: General Bertolini, más de un mes después del inicio de la guerra en Ucrania, todavía no parece haber una solución en el horizonte y, de hecho, la situación internacional parece deteriorarse cada vez más. ¿Existe el riesgo de una guerra interminable?

Sí, existe el riesgo de una guerra interminable. En cierto sentido, si se dejara a los dos beligerantes en libertad para encontrar una solución negociada al conflicto, este riesgo probablemente se reduciría en gran medida. Pero, desgraciadamente, los tonos utilizados, especialmente por el Lejano Occidente -me refiero al Occidente que está separado del continente europeo por el océano Atlántico y que, por tanto, ve esta guerra desde una perspectiva diferente- no lo permiten. Esta subida de tono está siendo seguida con demasiada facilidad también en Europa, y esto sólo puede alejar la posibilidad de llegar a un acuerdo.

Déjeme explicarle. Si yo digo, junto con Johnson, que Putin y sus subordinados deben ser juzgados en el Tribunal de La Haya, y si la acusación de crímenes de guerra es constantemente esgrimida por Biden, eso aleja cualquier negociación. Y si se quita espacio a las negociaciones, la guerra continuará mientras los contendientes tengan fuerza para hacerlo. En otras palabras, si Putin piensa que la única alternativa a su victoria sobre el terreno no es la negociación, sino encontrarse con la soga al cuello, como le ocurrió a Sadam, o encerrado en una prisión estadounidense, como le ocurrió a Noriega, está claro que luchará hasta el final. Elevar el tono sólo puede servir para llevar a las partes a los extremos. Y esto, desde luego, no beneficia a ninguna de las partes ni a los europeos. Es comprensible que las dos partes enfrentadas se lancen todo tipo de acusaciones mutuas, pero que los que no están inmediatamente implicados participen en esta escalada retórica está muy mal.

Pregunta: Hay responsabilidades objetivas de Rusia en la guerra de Ucrania que no se pueden ignorar. Además de estas responsabilidades, o junto con ellas, ¿existe el riesgo de que Ucrania se convierta en una nueva Siria, un nuevo Afganistán, una nueva Libia o una de las muchas otras tierras atormentadas por los intereses internacionales?

Cuando Afganistán fue ocupado por los rusos, la guerra fue alimentada por el apoyo de Estados Unidos que armó a los muyahidines. La guerra continuó hasta que los muyahidines ganaron. Recuerdo, sin embargo, que con la ISAF [Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad, una misión de la OTAN autorizada por la ONU como apoyo al Gobierno afgano en la guerra contra los talibanes y Al Qaeda, nota del editor], uno de los principales esfuerzos que ejercieron los estadounidenses fue recuperar los stingers (misiles tierra-aire, nota del editor) cedidos en su día, porque no se sabía a ciencia cierta en manos de quién habían ido a parar, pero se sabía que eran armas temibles que daban un gran poder de chantaje a los distintos señores de la guerra.

Pregunta: Se refirió a dos beligerantes. ¿Cree que es realista que haya más, que se amplíe el conflicto? A la OTAN, a algunos de los estados bálticos, a Georgia. ¿Dónde se detendrá Rusia y dónde se detendrá la OTAN?

Rusia no habría querido que los países bálticos entraran en la OTAN. Están en sus fronteras, fueron parte de la Unión Soviética, al igual que Ucrania. También hay un aspecto psicológico importante. También es cierto que la entrada de los Estados bálticos en la OTAN es ya un hecho consumado y que Rusia es muy consciente de que si realizara movimientos poco meditados hacia los Estados bálticos se produciría inevitablemente una intervención de la OTAN dirigida por Estados Unidos, con una escalada que haría posible cualquier resultado. Sin embargo, no creo que sea un riesgo real. A pesar de ello, y de que gran parte de la población báltica es rusoparlante, en los países bálticos se teme a Rusia.

Georgia es un caso similar al de Ucrania. Ya ha habido fricciones en la zona: la guerra de Chechenia, Osetia del Sur, la secesión de Abjasia. Todas estas son también consecuencias del intento de incorporar a Georgia a la OTAN, hay que decirlo, algo que Rusia no podía ni puede aceptar. No pudo aceptarlo con El’cin, no puede aceptarlo con Putin. Habiendo resuelto positivamente el problema de Ucrania, creo que el riesgo en Georgia también se reduciría.

Pregunta: ¿Qué espera ganar Rusia con la guerra en Ucrania?

Ucrania significa presencia en el Mar Negro y presencia en Europa. Si Ucrania entra en la OTAN, Rusia quedará casi completamente aplastada en Asia. No creo que la operación en Ucrania tenga como objetivo ocupar todo el país, de lo contrario se habrían desplegado muchas más fuerzas y se habrían utilizado métodos aún más violentos que los utilizados. Si uno recuerda el bombardeo estadounidense de Bagdad, aunque sólo sea visualmente, las escenas nocturnas en el cielo, entiende la diferencia. No hay acción real.

Creo que Rusia tiene objetivos limitados, no está en condiciones de invadir Ucrania y mantener el control sobre ella. 160-180 mil hombres, para un territorio tan grande, son realmente muy poco, también porque tienen que enfrentarse a 200 mil soldados ucranianos, bien entrenados y equipados. Creo que la idea de un «estancamiento» ruso es un poco falsa, una ilusión por parte de Occidente. Creo, en cambio, que los rusos han fijado los objetivos que querían alcanzar para llegar a la mesa de negociaciones con elementos bastante importantes en la mano.

Pregunta: La situación parece bastante diferente en Mariupol, que algunos ya han definido como «ciudad mártir».

Desde el punto de vista estratégico -ya que ninguno de nosotros conoce la planificación rusa- podemos intentar reconstruir algo a partir de los elementos que tenemos. Un primer elemento son las fuerzas que se han desplegado: pocas fuerzas para una invasión completa de Ucrania, como he dicho, por lo que hay objetivos limitados. El segundo elemento es lo que ya ha ocurrido: en los primeros días de la invasión, «Chernóbil» fue ocupado y los rusos llegaron a las afueras de Kiev. Se habló de esta columna de tanques de 60 kilómetros. Se esperaba un ataque inminente, pero no lo hubo. Las imágenes que siguen llegando del centro de Kiev no muestran la preparación de las obras de fortificación que serían necesarias para defender la ciudad: túneles de un edificio a otro, trincheras antitanques, barreras de hormigón armado. Como si incluso Kiev no creyera en el hecho de que es un posible objetivo de la ofensiva rusa, al menos por el momento. No hay ninguna operación que quiera ir más allá de Kherson, en el sur. Hay una flota frente a Odessa, hay bombardeos ocasionales, pero el rumoreado desembarco aún no se ha producido.

En cambio, donde se están produciendo los combates es, precisamente, en Mariupol. Conquistar Mariupol, es decir, la franja de territorio que va desde Crimea hasta Donbass y Rusia, es el principal esfuerzo. Significa conectar Crimea con Rusia, también desde el punto de vista terrestre, haciéndola aún más segura. Este parece ser el objetivo fundamental. Kiev sólo importa desde un punto de vista simbólico. Al igual que en Odessa, en Kiev sólo se está llevando a cabo un esfuerzo subsidiario, frente al principal en Mariupol. Medios subsidiarios sin el objetivo de conquistar Kiev u Odesa, al menos por el momento, pero con el único propósito de distraer a las fuerzas ucranianas que podrían intervenir en Mariupol y evitar su caída.

Luego hay un esfuerzo aéreo, que en las zonas donde se desarrollan las operaciones terrestres es bastante limitado, y que en cambio ataca ocasionalmente en la zona al oeste del meridiano de Kiev, donde no se desarrollan operaciones terrestres. Los centros de formación, las infraestructuras, los aeropuertos y, esencialmente, las instalaciones militares han sido afectados. El objetivo es evitar que la zona no afectada por las operaciones terrestres se convierta en un «santuario» en el que se pueda organizar la resistencia militar.

Pregunta: La proliferación y circulación indiscriminada de armas en el mundo es, o al menos debería ser, motivo de preocupación. En el caso de Ucrania, se habló de los riesgos que suponen las armas nucleares, y luego de las centrales nucleares, que no son armas, pero podrían llegar a serlo. Y luego, con insistencia, armas químicas y biológicas. ¿Considera creíble la presencia de laboratorios ilícitos estadounidenses en Ucrania, como afirma Rusia, o el posible uso de armas químicas por parte de Rusia, como afirma Estados Unidos?

En cuanto a la cuestión de los laboratorios biológicos, me remito a lo que he leído en los periódicos. Parece que la OMS ha recomendado asegurar los laboratorios biológicos en Ucrania, y algunas personas dicen que estos laboratorios existen. En cuanto a la amenaza nuclear, podemos dividirla en dos tipos: la posible fuga de material radiactivo, o incluso una explosión, en las centrales de Černobyl’ y ZaporiÅŸja, y el uso de armas nucleares.

En el primer caso, sabemos que las masas de aire se mueven de oeste a este. Esto significa que cualquier radiación se descargaría en Bielorrusia, Rusia y el Donbass. Estos serían entonces acontecimientos que afectarían a Rusia de forma devastadora. Por lo tanto, es impensable que haya un interés ruso en crear ese problema.

El caso de la amenaza nuclear, que el portavoz de Putin también mencionó como último recurso si Rusia consideraba que su supervivencia estaba en peligro, es diferente. Las armas nucleares, por desgracia, no se pueden «desinventar», existen y muchos países las tienen: Rusia, Estados Unidos, China, India, Pakistán, Francia, Gran Bretaña, Israel, por nombrar sólo algunos. A menudo nos consolamos diciendo que sólo son un elemento disuasorio. Sin embargo, la amenaza carece de sentido a menos que, por desgracia, se esté preparado para utilizarlas. A lo largo de la Guerra Fría, para evitar el uso de estas armas, se aseguró que los dos principales poseedores de armas nucleares -Rusia y Estados Unidos- nunca se encontraran acorralados. Si a alguien en Rusia se le ocurriera ir a por todas en el partido de hoy… No sería bueno para Rusia, pero tampoco para nosotros.

Luego está el tema de las armas químicas. Estos también existen. Sinceramente, no sé qué armas químicas tienen los rusos. Pero no cabe duda de que todos los ejércitos modernos -el ruso, el estadounidense y, desde luego, el chino- disponen de armas químicas. De nuevo, no creo que haya ningún interés por parte de Rusia en utilizarlos. Varias veces en Siria se han lanzado acusaciones contra Assad, amenazándole con una intervención occidental por el uso de gas en Alepo -fue en 2013- contra su población. A pesar de haber entregado los arsenales a Cape Ray, un barco estadounidense que luego los inertizó por hidrólisis y los dispersó en el Mediterráneo bajo el control de los inspectores estadounidenses, Assad también fue acusado posteriormente de haberlos utilizado en Ghuta, un barrio de la propia Damasco.

Se especuló con estas acusaciones, lo que llevó al riesgo de una intervención directa de Estados Unidos. Es una acusación de la que es muy difícil defenderse, esa es la realidad. Creo que Rusia tiene mucho cuidado en evitar incluso la sospecha de utilizar tales armas. Pero la misma acusación que se hizo contra Assad se hace ahora contra Putin, y eso es preocupante.

Pregunta: ¿Qué clase de mundo nos legará esta enésima guerra? En primer lugar, Ucrania: ¿qué futuro político o territorial prevé para Ucrania?

Zelensky parece haber admitido ahora que Ucrania no podrá ingresar en la OTAN. Creo que Putin hará todo lo posible para evitarlo. Sin embargo, Putin no conseguirá una Ucrania desmilitarizada, eso no es concebible. Ucrania probablemente será despojada de algunos territorios, no creo que mucho más de lo que ya tiene Rusia: Crimea, con la adición de la costa norte del mar de Azov, y luego Mariupol. Tal y como están las cosas, Odessa podría ser una «moneda de cambio»: dejársela a Ucrania para que también tenga su propia salida al mar. Por supuesto, esto son sólo hipótesis, no conocemos sus planes.

Pregunta: ¿Y qué pasa con Europa y Estados Unidos? ¿Cómo van a cambiar?

Me parece que, con la elevación del tono, somos «espectadores aplaudidores» de estos «juegos de gladiadores». Estamos en las gradas animando a uno u otro, o más bien todos a uno. En cambio, tendremos que enfrentarnos a problemas dramáticos tanto con Rusia como con Ucrania. Tendremos que ayudar a Ucrania a reconstruir lo que ha sido destruido. Habrá que intentar poner fin a los problemas que hemos tenido en Europa, en primer lugar el del abastecimiento energético, porque no creo que nadie pueda engañarse pensando que dentro de unos meses podremos romper nuestra dependencia energética de Rusia. Y no será fácil retomar el camino con Rusia, porque hemos dicho demasiadas palabras.

Evidentemente, cuando un ministro de Asuntos Exteriores dice que Putin es peor que un animal, no creo que se le reciba con una alfombra roja en Moscú. Pero el problema nos afecta a nosotros. Si no hubiera una completa agitación en Rusia, por la que aparentemente apostamos, ahora sería un gran problema. Casi parece haber una tentación por parte de algunos en Occidente de mantener la guerra el mayor tiempo posible para retrasar el momento en que tengamos que empezar a hablarnos de nuevo.

Pregunta: ¿Y esta agitación está en el aire en Rusia?

Parece que hay protestas, está Naval’nyj, pero no sé cuántos seguidores tienen realmente. No me parece que en Rusia exista el clima de guerra civil que a veces se desprende de los comentarios de los medios de comunicación occidentales, al menos por el momento. Si finalmente se negocian y se consigue la paz, la situación podría seguir siendo más o menos la misma que antes del conflicto, quizá sólo con una alternancia en la cúpula de un liderazgo menos desagradable que el de Putin. Una dirección a la que le costará olvidar que sus atletas paralímpicos han sido excluidos, que a sus directores de orquesta se les ha impedido dar conciertos en varios países. Para olvidar el clima antirruso y casi racista. Necesitaremos muchas tiritas para reanudar el diálogo.

Pregunta: Todavía no nos enfrentamos a una guerra mundial, pero sus efectos ya son mundiales. El resto del mundo también está implicado: Asia, especialmente China e India, pero no sólo allí. Oriente Próximo y Medio, América Latina.

Mientras tanto, espero que haya problemas en Siria. En Siria, el Isis no está tomando el sol en las playas de Latakia porque los rusos intervinieron. Si este apoyo fallara, porque los rusos están operando en Ucrania, podríamos prever nuevos problemas. Siria y Ucrania están profundamente conectadas. Rusia intervino en Siria para ayudar a su aliado, por supuesto, pero sobre todo para mantener el control de las bases de Tartus y Hmeimim, fundamentales para su presencia en el Mediterráneo.

China. No es una superpotencia militar, pero sí económica. Rusia es una potencia económica normal, que en cambio tiene la capacidad de una superpotencia militar. Así pues, la unión de estas dos superpotencias complementarias podría dar lugar a la aparición de una entidad verdaderamente temible, tanto económica como militar, con la que hacer frente en el futuro. En ese momento, los que querían aplastar a Rusia en Asia y separarla de Europa, que siempre ha sido su interlocutor natural, tendrán esta gran responsabilidad.

 

Simone Varisco es un joven historiador milanés graduado por la Universidad de Estudios de Milán. Trabaja para la Conferencia Episcopal Italiana. La traducción del original en lengua italiana fue realizado por el P. Jorge Enrique Mújica, LC, para ZENIT.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación