Disney lleva décadas corrompiendo a los niños: un caballo de Troya con forma de ratón

Print Friendly, PDF & Email

Disney lleva casi cuarenta años allanando silenciosa y constantemente el camino hacia la nueva normalidad de la política identitaria. Al menos desde los albores del llamado «Renacimiento Disney» en los años 80, Disney ha sido el Caballo de Troya progresista que se ha infiltrado en casi todos los hogares del mundo desarrollado. Ha depositado su especial moralidad Disney en la impresionable imaginación de varias generaciones que ahora abrazan las tautologías y equívocos narcisistas que conforman la política de la identidad.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Por:Mary Cuff

 

(ZENIT Noticias – Crisis Magazine / Roma, 09.04.2022).- Disney se ha declarado oficialmente un líder woke, prometiendo luchar contra la recién estrenada Ley de Derechos de los Padres en la Educación de Florida, al tiempo que promueve la agenda del arco iris para los más jóvenes. Las últimas semanas han mostrado la wokidad de Disney con detalles sorprendentemente claros: los altos ejecutivos prometen que el 50% de sus personajes serán minorías raciales o de género para finales de 2022; habrá un beso gay en un spin-off de Buzz Lightyear; sus parques temáticos han eliminado el «lenguaje de género»; y en las reuniones internas de la compañía se discute cómo Disney se compromete a reprogramar el concepto de lo que es «normal» en los niños pequeños.

Sin embargo, el hecho de que Disney se declare como el lugar más salvaje de la Tierra no debería sorprender a nadie. Las películas recientes de Disney no son necesariamente «familiares». Muchos conservadores contuvieron la respiración antes del estreno de la segunda película de Frozen: ¿cedería la corporación a las ruidosas demandas de hacer a la reina del hielo Elsa abiertamente gay? Parecía probable, después de su canción de «salida del armario» en la primera película, aunque técnicamente estuviera hablando de sus habilidades mágicas en lugar de su orientación sexual. Los padres de todo el mundo deben haber respirado aliviados cuando la secuela decidió, en cambio, aleccionar a sus hijos sobre la culpa de los blancos y la opresión de los pueblos nativos.

Disney lleva casi cuarenta años allanando silenciosa y constantemente el camino hacia la nueva normalidad de la política identitaria. Al menos desde los albores del llamado «Renacimiento Disney» en los años 80, Disney ha sido el Caballo de Troya progresista que se ha infiltrado en casi todos los hogares del mundo desarrollado. Ha depositado su especial moralidad Disney en la impresionable imaginación de varias generaciones que ahora abrazan las tautologías y equívocos narcisistas que conforman la política de la identidad.

Cuando yo era niña, la gente de la derecha ya intentaba llamar la atención sobre los peligros de Disney. Desgraciadamente, aunque mucha gente se olía que algo estaba podrido, con demasiada frecuencia destacaban las cosas equivocadas, convirtiendo en un hazmerreír toda la posición. Por ejemplo, la acusación de que hay un falo formando una de las agujas del palacio de la sirena Ariel; o que una nube de bichos en El Rey León deletrea rápidamente la palabra «sexo». Supuestamente, Aladino envía mensajes subliminales sucios y silenciosos al público. Los grupos eclesiásticos de los años 90 se advertían de este tipo de cosas, y gran parte del mundo -muchos padres buenos y conservadores incluidos- se reían.

Pero la supuestamente sana Disney de antaño era, de hecho, peligrosa. En los años 90, la empresa de «valores familiares» ofrecía beneficios familiares a las parejas homosexuales en un país en el que Bill Clinton, entre otros, firmaba la Ley de Defensa del Matrimonio. Esa década también marcó el comienzo de los «Días Gay» en los parques temáticos de Disney. Era de esperar: muchos de los productores, guionistas y letristas de las clásicas películas de princesas de Disney eran ellos mismos miembros de la comunidad gay. El compositor ampliamente aclamado como la principal fuerza detrás del Renacimiento de Disney -Howard Ashman- murió a la edad de 40 años a causa del SIDA. La Bella y la Bestia, por la que ganó un Oscar póstumo, está dedicada a él. Y su pareja del mismo sexo hizo historia al aceptar el premio en nombre de Ashman.

Ahora bien, como estudioso de la literatura, no creo que la vida personal de un artista repercuta necesariamente en la moralidad de su arte, ni tampoco estoy defendiendo que los cristianos consuman sólo literatura escrita por santos verificados. Si fuéramos tan escrupulosos, tendríamos que desechar casi todos los mejores libros jamás escritos. Sin embargo, si se examina más de cerca, no se puede negar que el Renacimiento de Disney escribió los temas de la realidad de hoy en día.

Tomemos, por ejemplo, la película que dio inicio al Renacimiento de Disney: La Sirenita. En el cuento original de Hans Christian Andersen, la sirena intercambia sus aletas y su voz con la bruja del mar no sólo para tener la oportunidad de ganar el amor del príncipe humano, sino también porque ha aprendido que los humanos tienen almas inmortales e irán al cielo; las sirenas, en cambio, viven 300 años y luego se convierten en espuma de mar. La bruja promete a la sirena que si se casa con el príncipe, no sólo seguirá siendo humana sino que compartirá su alma inmortal. Si no, morirá.

Naturalmente, el príncipe confunde a su chica, y la sirena muda observa cómo se casa con otra. La bruja ofrece a la sirena una daga mágica: si asesina al príncipe y a su esposa en su noche de bodas, podrá evitar la muerte y volver a ser una sirena. La sirena, sin embargo, elige la muerte antes que este mal. Al convertirse en espuma, es llevada al cielo, premiada con un alma inmortal propia por haber trabajado tan fielmente y con rectitud para conseguirla.

En cambio, Ashman y sus colegas de Disney convirtieron este cuento profundamente religioso en una historia que valida a quienes no les gusta su cuerpo y desean cambiarlo porque creen que la hierba es más verde al otro lado de la valla. No triunfa la virtud, sino el amor juvenil de dos adolescentes enamorados. El príncipe se siente atraído por Ariel por su voz, y cuando la bruja se la roba y la hace pasar por suya, su mal genio y el abuso de su fiel perro no son suficientes para hacerle recapacitar. El padre de Ariel se desprende de sus prejuicios antihumanos simplemente porque no puede decir no al «amor».

En 1989, cuando incluso la mayoría de los demócratas estaban en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo y la transexualidad era aborrecida casi universalmente, habría que ser muy perspicaz para ver qué era exactamente lo peligroso de la versión de Disney del cuento. Pero canciones como «Part of Your World» y el anhelo de estar en un cuerpo diferente por sentimientos personales se instalaron en el subconsciente de generaciones de niños.

Pronto se unieron a ese gusano de oreja las canciones de Mulán, que reafirmaban la idea de que puedes (y debes) cambiar tu reflejo para que coincida con quien eres por dentro. En Mulan hay incluso un chiste explícito sobre travestis, ya que una de las tontas (¿prejuiciosas?) antepasadas de Mulan entra en pánico cuando ve a la niña con ropa masculina. Mulan también se ha esforzado por burlarse de los roles matrimoniales tradicionales: nuestra heroína destaca entre la multitud de tontas descerebradas que hacen cola en la casa de la casamentera, francamente aterradora, ilusionada por convertirse en la cocinera jefe y lavadora de botellas de algún hombre. Más tarde, el ejército canta sobre «una chica por la que vale la pena luchar»: el tipo de chica que Mulan ha rechazado en su propio reflejo. Por el contrario, Mulan consigue nadar metafóricamente más que «Lia» Thomas con su repentina capacidad de eclipsar físicamente a todo un ejército de hombres.

Del mismo modo, el argumento de Tarzán se modificó drásticamente con respecto al énfasis original del libro en la superioridad del hombre en el estado de naturaleza. Disney convirtió ese cuento en un vehículo para la expansión y las posibilidades de las estructuras familiares. «No les hagas caso, porque ¿qué saben ellos? Nos necesitamos unos a otros, para tener, para sostener», aseguraba Phil Collins a millones de niños.

Aladino -la última película para la que Howard Ashman escribió la letra antes de su prematura muerte- fantasea con un «mundo completamente nuevo» en el que «nadie nos dirá que no». La película también incluye un recurso argumental bastante estúpido en el que el pobre sultán se siente como un imbécil porque hay leyes que dictan con quién puede o no puede casarse su hija, hasta que de repente y convenientemente se da cuenta de que puede cambiarlas a su antojo… sin pensar en por qué esas leyes podrían haber estado ahí para empezar. El propio Ashman se enfrentó a una ley que le impedía casarse con la pareja que había elegido, una ley que también fue abruptamente desechada de manera similar utilizando la más débil de las lógicas y sin ninguna consideración auténtica de por qué era una ley.

El hecho es que Disney ha estado alimentando a las generaciones con historias y canciones que centran nuestra atención en nuestros propios deseos sin hacernos reflexionar sobre su sabiduría o virtud. Durante casi cuarenta años, nos han machacado con la definición de amor de Disney, una definición que apoya escandalosamente la tautología de Woke que exige que no definamos más, que no impongamos límites y que no permitamos objeciones.

Los viejos cuentos de hadas y las leyendas más queridas fueron readaptados para adaptarse a un mensaje muy moderno por artistas y productores cuyos propios estilos de vida exigían un cambio cultural sísmico en las definiciones básicas sobre la familia, las relaciones, el amor y la identidad personal. Los conservadores de los noventa sintieron que había algo que no funcionaba bien cuando miraron este simpático Caballo de Troya con forma de ratón, pero pocos fueron lo suficientemente perspicaces como para darse cuenta de que el peligro estaba en las canciones que sus hijos se sabían de memoria y no en los supuestos mensajes subliminales e imágenes sucias.

En un mundo cuerdo, un mundo en el que las megacorporaciones no promuevan que las profesoras de pelo azul hablen abiertamente de sus hábitos de alcoba con los niños de la guardería, en el que los hombres no ganen premios a la «mujer del año» y en el que los libros de cartón para niños pequeños no presenten a los bebés la idea de que su identidad es «fluida», todo esto sería diferente. En un mundo así, las películas del Renacimiento de Disney serían simplemente versiones superficiales e insulsas de historias mayores, aunque con una música extraordinariamente pegadiza. En un mundo así, los padres podrían permitir razonablemente que sus hijos se enamoraran de estas películas porque sus fáciles representaciones del amor y la autoexpresión no tendrían una aplicación externa.

Pero el mundo en el que Disney ha estado operando al menos durante estos últimos cuarenta años no ha sido ese mundo. Y han estado introduciendo silenciosamente este nuevo mundo despierto reprogramando las concepciones de los niños sobre lo que es normal durante décadas. Sólo han salido del armario tan a fondo ahora porque sienten que la victoria total está muy cerca.

 

Mary Cuff es una académica independiente, esposa y madre que educa en casa. Es doctora en literatura americana por la Universidad Católica de América y ha publicado en Southern Literary Journal, Five Points, Mississippi Quarterly y Modern Age. Imparte cursos de retórica clásica de secundaria en línea en Homeschool Connections. Este artículo fue originalmente publicado en Crisis Magazine con el título “Disney Has Been Corrupting Kids for Decades”. La traducción del original en lengua inglesa fue realizado por el P. Jorge Enrique Mújica, LC, para ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }