Lavatorio de los pies a detenidos de la cárcel Regina Coeli. Foto: Vatican Media

Papa celebrará la misa del jueves santo con el lavatorio de los pies en la cárcel de Civitavecchia

Print Friendly, PDF & Email

Con el gesto del lavatorio de los pies en la cárcel, un lugar simbólico de la fragilidad humana, el Papa Francisco transmitirá el mensaje de «cercanía y esperanza» a los presos; a personas que, por el error cometido, encarnan la debilidad y la fugacidad de la existencia humana. En la cárcel de Civitavecchia, 12 reclusos elegidos entre los 500 de la penitenciaría del Lacio serán los protagonistas del gesto de amor del Papa. Agradecemos al Santo Padre -comentó don Raffaele Grimaldi, Inspector de los capellanes de prisiones en Italia- que haya elegido, una vez más, una periferia existencial, un lugar de proximidad para lanzar un mensaje de cercanía y esperanza al mundo.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias / Roma, 13.04.2022).- Un año más, el Papa Francisco realizará el gesto del lavatorio de los pies -un gesto que expresa el deseo de amor acogedor y servicial- en un Instituto Penitenciario de Italia. Con el gesto del lavatorio de los pies en la cárcel, un lugar simbólico de la fragilidad humana, el Papa Francisco transmitirá el mensaje de «cercanía y esperanza» a los presos; a personas que, por el error cometido, encarnan la debilidad y la fugacidad de la existencia humana. En la cárcel de Civitavecchia, 12 reclusos elegidos entre los 500 de la penitenciaría del Lacio serán los protagonistas del gesto de amor del Papa.

“Estamos agradecidos al Santo Padre -dijo el jefe de los capellanes de las prisiones de Italia, el padre Raffaele Grimaldi- por haber elegido, una vez más, una periferia existencial, un lugar de proximidad para relanzar un mensaje de cercanía y esperanza al mundo. Lavar los pies a 12 presos, inclinarse ante su pobreza y sus debilidades, lavar los pies a quienes han recorrido el camino de la violencia, pisoteando los derechos de los inocentes, significa para nosotros los operadores un gesto humilde, incomprensible y escandaloso que Jesús, el Buen Pastor, ha dado a la humanidad».

En privado, en el Centro Penitenciario de Civitavecchia, que alberga a unos 500 reclusos, donde capellanes, agentes de pastoral y voluntarios cruzan diariamente el umbral para servir y curar las heridas de los reclusos, el Papa Francisco realizará el acto de amor, justicia y misericordia para encapsular el mensaje evangélico de perdón y reconciliación. El gesto del lavatorio de los pies evoca, cada vez, esa posibilidad de experimentar el abrazo de Dios Padre hacia sus hijos encarcelados; recuerda a todos que Dios Padre, al hacerse prisionero del amor, no niega «el derecho a la esperanza, el derecho a recomenzar».

«No son los sanos los que necesitan un médico, sino los enfermos», cita el Evangelio. «Por tanto, el lavatorio de los pies -en la reflexión del P. Grimaldi- no es un rito cíclico que se repite, sino que es un acto de gran humildad para quien lo realiza y para quien lo recibe. El agua de la jofaina utilizada por Jesús es un recuerdo vívido del agua bautismal, signo de unidad y fraternidad que une incluso a quienes han cometido delitos, porque nadie puede ser excluido de la familia de Dios. A pesar del cansancio físico y de los sufrimientos ocultos, el Papa Francisco no se cansa de recorrer caminos polvorientos, embarrados y llenos de baches «para ir a buscar lo que se ha perdido» y no se avergüenza de ensuciarse las manos para lavar los pies de los muchos Judas condenados por la justicia humana, pero salvados por la Misericordia de Dios. El Cristo sufriente «no vino por los justos sino por los pecadores». La visita del Papa a la cárcel de Civitavecchia es un bálsamo de consuelo para la Iglesia, un modo de enjugar las muchas lágrimas de la soledad humana, un modo de abrir los corazones sufrientes de los presos a la confianza y a la esperanza; un recordatorio de que nadie puede quedar solo en un mar tempestuoso. Y es precisamente desde la colina del Calvario donde Cristo crucificado lanza un reto de Esperanza al buen ladrón: «Hoy estarás conmigo en el Paraíso».

 

No te pierdas las transmisiones de Semana Santa, en vivo por Zenit.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }