Papa recibe en audiencia a católicos de la Papal Foundation. Foto Vatican Media

Papa recibe en audiencia a católicos de la Papal Foundation: la alcancía de los millonarios para obras de caridad mundiales

Desde su creación, la solidaridad con el Sucesor de Pedro ha sido una característica de la Papal Foundation. Por eso sé que puedo contar con sus oraciones por mí y por mi ministerio, por las necesidades de la Iglesia, la difusión del Evangelio y la conversión de los corazones”, les ha dicho el Papa.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 28.04.2022).- El Papa Francisco recibió en audiencia a miembros de la Papal Foundation, una organización católica de origen estadounidense que contribuye a la misión del Papa y la Iglesia católica a través de su trabajo y de apoyo económico para las necesidades de la Iglesia que el Papa considera prioritarias. En 1988, la Papal Foundation creó un enfoque sostenible para financiar el trabajo del Santo Padre ahora y en el futuro. Cada Mayordomo de San Pedro hace una donación de un millón de dólares a un fondo cuidadosamente gestionado que entrega anualmente una parte de sus recursos para apoyar lo que el Papa sugiere apoyar. Se han concedido más de 200 millones de dólares en subvenciones y becas a proyectos y estudiantes de todo el mundo.

“Como cristianos que vivimos en la abundancia, buscamos formas de responder a las necesidades de nuestros hermanos y hermanas. A veces podemos sentirnos abrumados por las opciones para dar. ¿Qué mejor manera de compartir nuestras bendiciones que colaborando directamente con el Santo Padre mientras pastorea y consuela al pueblo de Dios?”, dicen en la web de la Papal Foundation.

Ofrecemos a continuación el discurso en lengua española:

***

Me complace darles la bienvenida a ustedes, los miembros, los administradores y los Mayordomos de San Pedro, de la Papal Foundation, y les hago llegar mis más sinceros deseos de éxito en su peregrinación a Roma. Es un regalo que podamos conocernos en persona este año, ya que las restricciones debidas a la pandemia de Covid-19 se han relajado un poco. Esto me da la oportunidad de expresar mi profunda gratitud por el generoso apoyo que me habéis dado a mí y a la Iglesia en tantas partes del mundo. Al celebrar la victoria del Señor sobre el pecado y la muerte y el don de la vida nueva, en este santo tiempo de Pascua, espero que la alegría de la Resurrección llene siempre vuestros corazones y que vuestra visita a las tumbas de los Apóstoles y de los Mártires fortalezca aún más vuestra fidelidad al Señor y a su Iglesia.

A lo largo de los años, la Papal Foundation ha favorecido globalmente el desarrollo integral de tantos hermanos nuestros. En particular, su respuesta a las diversas solicitudes de ayuda que recibe para proyectos educativos, caritativos y eclesiales, le permite apoyar el compromiso permanente de la Iglesia en la construcción de una cultura de la solidaridad y la paz. En este sentido, su labor caritativa sigue extendiéndose a los marginados de la sociedad que viven en la pobreza material y a menudo espiritual. Al mismo tiempo, al ser testigos estos días de los efectos devastadores de la guerra y otros conflictos, ustedes están dispuestos a reconocer la necesidad de prestar atención y asistencia humanitaria a las víctimas, los refugiados y las personas que se ven obligadas a abandonar sus países en busca de un futuro mejor y más seguro para ellos y sus seres queridos. Su acción ayuda a llevar el Evangelio del amor, la esperanza y la misericordia a todos los que se benefician de su generosidad y compromiso. Por eso os doy las gracias y os pido que os renovéis en vuestro celo por servir al Señor sirviendo a los más pequeños, como nos enseñó el propio Jesús (cf. Mt 25,40).

Desde su creación, la solidaridad con el Sucesor de Pedro ha sido una característica de la Papal Foundation. Por eso sé que puedo contar con sus oraciones por mí y por mi ministerio, por las necesidades de la Iglesia, la difusión del Evangelio y la conversión de los corazones. Os encomiendo a todos, junto con vuestras familias, a la amorosa intercesión de María, Madre de la Iglesia. Os imparto cordialmente mi Bendición como prenda de alegría y paz en Cristo nuestro Salvador Resucitado. Y, por favor, no olvides rezar por mí. Gracias.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación