Sinodalidad, misericordia y ecumenismo: el Papa recibe a peregrinos polacos en audiencia especial

«Habéis venido en peregrinación a Roma para concluir el Jubileo centenario de la Diócesis. Durante este Año Jubilar habéis recordado los inicios de vuestra Iglesia, especialmente a vuestro primer obispo, Mons. Wincenty Tymieniecki. Era un hombre de gran misericordia y gran sensibilidad ecuménica. A través de su ministerio episcopal, el Espíritu Santo ha inscrito estos dos aspectos esenciales del cristianismo -la misericordia y el ecumenismo- en el «ADN» de su Iglesia de Łódź, como legado y tarea para las generaciones venideras”, les ha dicho el Papa.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 28.04.2022).- Por la mañana de este jueves 28 de abril, el Papa recibió en audiencia a un nutrido grupo de peregrinos polacos de la diócesis de Łódź, en el contexto de su jubileo por el aniversario de la diócesis. La audiencia se celebró en el Aula Pablo VI del Vaticano. El discurso del Papa giró en torno a tres temas: sinodalidad, misericordia y ecumenismo.

***

De todo corazón les doy la bienvenida a la tumba del apóstol Pedro, a pocos metros del lugar de su martirio. Aquí escuchamos el eco claro e incesante de sus palabras: «Señor, tú sabes que te amo». (cf. Jn 21,16). Aquí nos encontramos con su testimonio fuerte y radical.

Su presencia aquí también es un testimonio. Da testimonio de tu fe y de tu amor por la Iglesia. Es una hermosa manifestación de vuestra talla espiritual y de vuestro amor al Papa, a quien el Señor, en su misericordia, ha confiado hoy el ministerio de San Pedro.

Una experiencia local del sínodo

Os agradezco vuestro deseo de encontrarme; vuestra numerosa, variada y festiva compañía; vuestra apertura al Magisterio del Papa: sé que durante los años del Sínodo Pastoral de vuestra Diócesis habéis leído con atención los documentos de mi Magisterio. Os agradezco especialmente vuestras oraciones por las intenciones del Papa: las necesito. Yo también rezo por ustedes y estoy dispuesto a escuchar con mucha atención. Este es el objetivo del actual curso del Sínodo de los Obispos, sobre el tema «Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión». Ahora su primera etapa, la diocesana, está llegando a su fin, también en su diócesis. Espero que no sólo os hayáis comprometido con este Sínodo, sino que también hayáis disfrutado ya de la experiencia, redescubriendo la belleza de la comunión eclesial, de vivir juntos la fe, de responsabilizaros mutuamente, de compartir con los demás la experiencia de Dios, incluso con los que aparentemente están alejados o piensan de forma diferente.

Peregrinar: una imagen de la iglesia sinodal

La peregrinación es también una bella imagen de la Iglesia sinodal, caminando por los caminos de los Apóstoles, caminando juntos, como una familia de hermanas y hermanos, de diferentes parroquias y diferentes comunidades y grupos eclesiales: sacerdotes y fieles laicos, casados y consagrados. Hay muchos jóvenes aquí, llenos de fuerza y entusiasmo, incluidos muchos estudiantes universitarios; hay scouts; también hay personas sin hogar y discapacitados.

Sinodalidad de los hechos

Me alegra mucho que las autoridades civiles estén con ustedes: el Presidente del Consejo Regional, el Voivoda y el Alcalde de la ciudad de Łódź. Siento una gran alegría al ver una representación tan numerosa de hermanos y hermanas de otras Iglesias cristianas. Saludo cordialmente al obispo ortodoxo y al obispo calvinista. Saludo a los miembros de la Sección de Lodz del Consejo Ecuménico Polaco, aquí presentes con su Presidente. Sé que su presencia aquí y su oración común en Roma forman parte de las relaciones y actividades ecuménicas permanentes y cotidianas. Su comunión en la diversidad es un signo de sinodalidad, de sinodalidad en los hechos. Gracias.

Y quiero agradecerles su presencia, hermanos cristianos. En otro tiempo nos excomulgamos mutuamente. Ahora nos llamamos hermanos gracias a Dios. Continúa así la unidad entre todos nosotros. Gracias. Necesitamos esta unidad. Gracias.

Misericordia y ecumenismo: legado para generaciones venideras

Queridos hermanos, habéis venido en peregrinación a Roma para concluir el Jubileo centenario de la Diócesis. Durante este Año Jubilar habéis recordado los inicios de vuestra Iglesia, especialmente a vuestro primer obispo, Mons. Wincenty Tymieniecki. Era un hombre de gran misericordia y gran sensibilidad ecuménica. A través de su ministerio episcopal, el Espíritu Santo ha inscrito estos dos aspectos esenciales del cristianismo -la misericordia y el ecumenismo- en el «ADN» de su Iglesia de Łódź, como legado y tarea para las generaciones venideras.

Misericordia y ecumenismo

Hoy la misericordia requiere una gran «imaginación», una gran creatividad que nos haga ser apóstoles de la Misericordia, poetas de la Misericordia. Hoy necesitamos poesía de la Misericordia. La misericordia tiene muchas caras, tantas como personas heridas y caídas al suelo. Cada uno lleva alguna herida, aunque no todas son visibles. Bendigo de corazón tus obras de caridad, incluso las realizadas de forma personal y espontánea y oculta. Bendigo a los que abren sus mentes y sus corazones, que abren sus casas y sus recursos a los enfermos, a los ancianos, a los parados, a los sin techo, a los inmigrantes, a todos los pobres, a los que sufren y a los marginados, y a los niños que necesitan un hogar y una familia. Así, abriendo las puertas, abriendo todo, la Iglesia asume el rostro más evangélico, el del buen samaritano, que no quiere y no sabe ser indiferente.

El obispo Tymieniecki supo combinar el valor de la misericordia y el valor del ecumenismo. Eligió el camino del ecumenismo mucho antes de que la Iglesia Católica se embarcara oficialmente en él. Les pido que mantengas vivo en ti este valor de tu primer Pastor. Apreciar la determinación ecuménica, recordando que el ecumenismo en la Iglesia no es algo opcional o decorativo, sino una actitud esencial. Os animo a caminar juntos, en la reflexión teológica y la evangelización, en la oración común y la escucha de la palabra de Dios, en el testimonio de la fraternidad. En este camino estáis construyendo la sociedad local, a la que llamáis con orgullo la «comunidad de las cuatro culturas».

Jubileo: oportunidad para ofrecer buenos deseos

El Jubileo es también una oportunidad para ofrecer buenos deseos. Así que me gustaría desearos a todos que salgáis de la experiencia del Jubileo renovados como Iglesia. Renovados y fortalecidos para la evangelización. La vocación de la Iglesia es evangelizar; la alegría de la Iglesia es evangelizar, decía el Santo Papa Pablo VI. Que el Espíritu Santo te ayude a interpretar los nuevos retos que el tiempo nos presenta; a discernir los medios adecuados para afrontarlos. Os deseo la credibilidad, la coherencia y el atractivo del testimonio; que experimentéis y cultivéis cada vez más las relaciones fraternas en vuestra Iglesia; que seáis una hermosa Iglesia que vive «saliendo», que como la levadura fermenta toda la masa; que tiene la fuerza del grano de mostaza que es el más pequeño y, sin embargo, se convierte en un árbol donde anidan los pájaros (cf. Mt 13,32).

¡Que el Señor te bendiga! Que la oración y la intercesión de la Madre de Dios, de San José -patrón de la Diócesis- y de Santa Faustina, patrona de Łódź, os acompañen. Por favor, no olvides rezar por mí. ¡Dziękuję! [Gracias.]

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación