El juez de la Corte Suprema Brett Kavanaugh. Foto: Susan Walsh; AP

Estados Unidos: hombre armado acosa a juez Kavanaugh y nueva violencia de los abortistas en iglesias por todo el país

Detenido un hombre armado con una pistola y un cuchillo cuando gritaba amenazas de muerte cerca de la casa del juez Kavanaugh; 15 activistas juran y se desnudan en una iglesia protestante; más cócteles molotov y vandalismo contra centros provida; y los abortistas pretenden bloquear el Tribunal Supremo el 13 de junio. Los demócratas y los medios liberales fomentan la violencia.

Share this Entry

Por: Luca Volonté

 

(ZENIT Noticias – La Bussola Quotidiana / Washington, 09.06.2022).- Estamos un paso más cerca de lo peor. La llamada a las «armas» por parte de la prensa, los demócratas y las corporaciones abortistas contra las iglesias, los pro-vida y los jueces del Tribunal Supremo que podrían decidir eliminar la validez del aborto a nivel federal, está llevando a consecuencias ominosas. Un hombre armado con una pistola y un cuchillo, un joven de 20 años de California, fue detenido ayer por la tarde cerca de la casa del juez Brett Kavanaugh mientras gritaba amenazas de muerte. Es una señal más de un clima cada vez más caliente.

El pasado 3 de junio, el Capitol Hill Crisis Pregnancy Centre, un centro católico de apoyo a la vida en Washington, DC, fue completamente vandalizado con pintura, huevos y escritos. La marca de los terroristas es siempre «Jane Says Revenge» (o frases similares). El domingo 5 de junio, un grupo de 15 activistas pro-aborto del grupo Rise Up 4 Abortion Rights interrumpió el sermón del predicador Joel Osteen en la Lakewood Church de Houston, una mega iglesia protestante con miles de asientos, desnudándose hasta la ropa interior y gritando improperios y consignas pro-aborto antes de ser escoltados fuera del edificio. El 7 de junio, CompassCare, un centro para embarazadas propiedad de un grupo provida, fue atacado en Buffalo, donde unos vándalos destrozaron ventanas y prendieron fuego, lanzando cócteles molotov, al consultorio médico del centro, añadiendo pintadas con las palabras «Jane Was Here» (Jane estuvo aquí), frase utilizada por el grupo Jane’s Revenge, que ha reivindicado ataques similares en todo el país. Ese mismo día, el Mountain Area Pregnancy Services de Asheville (Carolina del Norte) se cubrió de pintura roja, amenazas y pintadas a favor del aborto.

Por enésima vez, el 7 de junio, tras una alerta emitida hace aproximadamente un mes, el Departamento de Seguridad emitió un boletín de advertencia sobre la creciente amenaza de violencia derivada de la desinformación extremista interna y los posibles disturbios civiles relacionados con la decisión final del Tribunal Supremo sobre el aborto.

Sin tener en cuenta todo lo que está ocurriendo en el país por la publicación ilegal en mayo del borrador de la sentencia y los numerosos llamamientos a todas las formas de protesta contra los jueces, las iglesias y los partidarios de la vida humana del concebido, el presidente Joe Biden ha invitado a los principales grupos y corporaciones abortistas a la Casa Blanca (noticia filtrada en los últimos días) para animarles y prometerles su apoyo. Mientras tanto, la vicepresidenta Kamala Harris se reunió con líderes religiosos en Los Ángeles, en un encuentro al que se cuidó de no invitar a los representantes católicos y a los líderes de las denominaciones cristianas provida.

 

Los próximos días pueden ser cruciales, no sólo porque crece la expectación ante el Tribunal Supremo y su posible decisión la próxima semana, sino también y sobre todo porque día a día se va deshaciendo el plan preparado por los grupos terroristas abortistas de cara al lunes 13 de junio, primer día en que el Tribunal Supremo se reúne para deliberar sobre sus sentencias. A este respecto, el periódico en línea The Epoch Times publicó más detalles sobre los planes de los activistas radicales del aborto de bloquear las carreteras alrededor del Tribunal Supremo el 13 de junio en un intento de cerrarlo. «El 13 de junio, planeamos bloquear las calles alrededor del Tribunal Supremo y levantarnos para lograr el cambio transformador que nuestras comunidades necesitan», se lee en el sitio web del grupo. Además, basándose en un vídeo obtenido en una reunión del grupo Shut Down D.C., se informó de que se organizarán sentadas para bloquear las tres entradas de vehículos al edificio del Tribunal Supremo, e impedir que los jueces y el personal del tribunal entren y fallen en contra del aborto. El objetivo es escalar la crisis, obligando a la policía a intervenir o al gobierno a satisfacer las demandas de los abortistas para aprobar en pocas horas una ley que federalice el aborto libre en todo el país, así como destituir a los jueces conservadores y/o ampliar la composición de la Corte con jueces de probadas convicciones abortistas y Lgbt.

A la reunión de coordinación de la protesta en línea asistieron unas 60 personas de varios grupos activistas, entre ellos Showing Up for Racial Justice D.C., Rainforest Action Network y SCOTUS6, afiliado a Ruth Sent Us. Esta es la situación explosiva que la Administración Biden y sus sicarios mediáticos liberales están provocando e instigando, sin pestañear, y poniendo claramente en peligro la vida de jueces, voluntarios y fieles en todo Estados Unidos de América.

El miércoles 8 de junio, en las horas posteriores a la detención de la abortista que planeaba el asesinato del juez Brett Kavanaugh, el grupo terrorista abortista Ruth Sent Us, desconociendo por completo el significado de la máxima excusatio non petita, accusatio manifesta, declaró la devoción de sus miembros a la «no violencia» y difamó la verdadera conveniencia política de los provida para provocar este tipo de incidentes. El Vicesecretario de Prensa de la Casa Blanca, Andrew Bates, declaró que «el Presidente Biden condena en los términos más enérgicos las acciones de este individuo y agradece a las fuerzas del orden que lo hayan detenido rápidamente». Cualquier tipo de violencia, amenaza de violencia o intento de intimidar a los jueces no tiene cabida en nuestra sociedad». Todo es falso porque, a pesar de conocer a los líderes, los planes de ataque y los financiadores de estos grupos subversivos pro-aborto, ni el presidente Biden ni el fiscal general Merrick Garland tienen intención de detenerlos.

Hasta este 8 de junio, las balas no habían impactado, pero a la espera del veredicto, la Fundación Ford anuncia con orgullo en un boletín informativo que está multiplicando al máximo la dotación económica para los abortistas.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")